edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
01/07/2019
Siguiendo el modelo noruego

Cuenta atrás para la creación del fondo de inversión soberano para las pensiones

Los beneficios de los ingresos originados en el turismo nacional irían destinados al fondo de reserva de la Seguridad Social para las pensiones
Juan José González
El Gobierno noruego parece haber encontrado la solución a la financiación de sus pensiones, al menos, como complemento. Delegado en el banco público Norgest Bank, a través de su brazo gestor de inversiones Norgest Bank Investment Management (NBIM) mantiene la actividad de dos fondos de inversión: uno centrado en activos de riesgo interior y otro exterior. Ambos presentan buenos avances, con rentabilidades superiores al 10% en los últimos cinco años y, por supuesto, también con alguna caída notable, como sucedió en 2018 cuando llegó a registrar cerca de 50.000 millones de euros. La fórmula, que parece querer ser imitada por países del centro y sur de Europa, da alegrías espectaculares, caso del primer trimestre de 2019 en el que declara unas ganancias que se acercan a los 76.000 millones de euros. El Gobierno español de la etapa de Mariano Rajoy acarició la idea de formar una estructura de fondos soberanos similar a la noruega, idea que no contaba con el entusiasmo de algunos cargos del Banco de España. Pero ahora no se descarta que sea estudiada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez como paliativo al fondo de reserva de las pensiones en vista de que el Pacto de Toledo no ofrece garantías para solucionar el grave problema del sistema de pensiones español. El acuerdo de la mayoría de las formaciones políticas plasmado en una ley de financiación de pensiones al estilo de la noruega es probable que no esté tan lejos, al menos, el debate político ya lo tiene en cuenta.
Por el mismo criterio que aplica el Gobierno noruego, es decir, destinar los excedentes de beneficios por los ingresos procedentes de la extracción de petróleo, licencias de exploración y dividendos de la petrolera pública, el español podría pensar en trasladar el mismo sistema a un fondo nacional español, fondo de inversión soberano que se nutriría con las aportaciones de los excedentes de los beneficios generados por los ingresos procedentes del sector del turismo, la industria nacional, el equivalente local al petróleo noruego. 

Siguiendo el mismo ejemplo, el del fondo de pensiones del Gobierno Noruego (The Goverment Pension Fund) un fondo soberano español podría considerar la coexistencia de dos fondos; uno centrado en inversiones de riesgo interno, deuda pública española, alemana, etc. y otro de riesgo exterior que, como sucede con el de Noruega está formado por una cartera internacional, en la que se encuentra incluido la inversión en compañías españolas con un peso en el Ibex 35 del 2%. Según recoge el banco noruego Norges Bank en su memoria, banco que gestiona el fondo global (el exterior) su cartera mantiene participaciones accionariales en 34 sociedades de las 35 que componen el selectivo Ibex 35 español, con 9.447 millones de euros.

Un fondo el noruego tan seguro como activo si se tiene en cuenta la estabilidad, seguridad y liquidez de las compañías en las que participa como inversor bursátil. En esa cartera de encuentran Telefónica, donde ostenta el 3,22%; Iberdrola con el 3,19%; el 1,7% en Enagas; el 1,5% en Repsol y mantiene posiciones menores a las señaladas pero también significativas en Enagas, Naturgy y Red Eléctrica. En conjunto, en el sector de las utilities el fondo noruego tiene inversiones por valor de 2.498 millones de euros.

El principio más elemental de la inversión es igualmente seguido por los gestores del fondo noruego, si bien, en este caso, con mayor riesgo que en telecomunicaciones y utilities. La inversión de mayor valor del fondo tras los anteriores sectores citados se encuentra en el sector bancario, por un valor de la inversión que a precios de mercado supera ligeramente los 2.400 millones de euros. Está presente en Santander con cerca del 2,7% de su capital; 3% de Caixabank, 2,62% de Enagas así como en Bankinter, Bankia y Sabadell.

Aunque de igual forma que el fondo noruego gana 76.000 millones de euros en un trimestre como el primero del presente año, puede también llegar a perder casi 50.000 millones de euros si vienen mal dadas, como en el pasado 2018 al que corresponde la cifra señalada. Es decir, que hay que estar dispuesto a ir al Congreso de los Diputados a explicar la mala fortuna de unas pérdidas coyunturales. Sería en ese momento cuando los detractores de la especulación denunciarían los peligros de la fórmula noruega, aunque quizá también podrían aportar alguna solución.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...