edición: 2306 , Martes, 19 septiembre 2017
16/03/2009
La intervención llegará con el nuevo ministro de Economía

‘Damocles’ espera los resultados del primer trimestre

Juan José González

En apenas 14 días se conocerán los primeros resultados del año, los trimestrales, los que sirven para corregir el tiro si es que tiene desvío. A estas alturas del trimestre la mayoría de las entidades financieras conocen ya la velocidad de la cuenta de resultados, si esta hace aguas o va viento en popa. Todo parece indicar que, a tenor de alguno de los últimos movimientos de Gobierno, Banco de España y algunas actitudes de bancos y cajas, hay para todos los gustos y, lo que es peor, de todos los colores. Parece que las políticas de contención de costes comienzan a dar sus frutos, a costa de la ayuda inestimable que supone la caída de la actividad crediticia. Algo es algo pero no suficiente. El aspecto más complicado es la rúbrica de los ingresos, donde todo sigue igual de mal.

Se han multiplicado las ofertas y promociones, todas ellas a la caza de nóminas y depósitos a cambio de preferentes y cédulas hipotecarias. Todo con escaso éxito. En estos primeros meses de 2009 los bancos han aprovechado para hacer liquidez y plegar velas vendiendo activos inmobiliarios a precios de hace diez años. Se han detectado multitud de operaciones que, como el ‘lease back’ de las oficinas de Banco Pastor, el viernes pasado, no hacen sino, confirmar que la cura de adelgazamiento de los balances va a ser la tónica general en el presente ejercicio. Ya habrá tiempo para comprobar el peso, pero la dieta esta en marcha y será visible en este primer trimestre.

Los cinco bancos medianos españoles y una veintena de cajas de ahorros se han acostumbrado a vivir en los últimos meses en el mar de incertidumbre creado por las autoridades económicas y financieras, las mismas que en condiciones normales deberían aportar certidumbre y sosiego al sistema, alimentan la duda permanente. Al igual que, como sucede en una partida de mus, se puede apreciar en las relaciones entre gestores financieros y autoridades económicas, mensajes cargados con argot de tapete verde. Lo cierto es que a estas alturas del año aún no se sabe quién tiene ases en la manga ni cómo piensa utilizarlos. El ministerio de Economía sigue su política de amagar sin aclarar ni dar pistas (al menos, en público) sobre el alcance, fondo y formas de su intervención en el sector llegado el caso; es como si la espada de Damocles pendiera sobre las balances. Los responsables de la banca mediana ya conocen la opinión del supervisor y de Economía; con los primeros números rojos –no con la morosidad- se hará obligatoria la aplicación de una solución. Sin más explicaciones. Nada más.

Por su parte, el Gobernador del Banco de España esta preocupado, únicamente, por el corto plazo, pendiente de los informes trimestrales y de las proyecciones semestrales. “No atiende a otros papeles”, dicen en su entorno. En Cibeles no es probable que se haga público el protocolo de intervención bancaria, entre otras cosas porque no hace falta puesto que es conocido de sobra en el sector, y si no que se lo pregunten al director legal o jurídico del banco o caja: se lo saben de memoria.

La situación de las entidades financieras españolas es complicada por la diversidad de problemas; como aseguran en Alcalá, “nunca se habían dado tantas tipologías al mismo tiempo”. Se asegura que la diversidad de los problemas hace, más que difícil, imposible la adopción de una única solución. Si en el caso de las cajas, las posibles soluciones pasan por una fusión o absorción, incluso en una “cooperación temporal en negocios compartidos”, en el caso de los bancos la solución en más radical. La solución a los problemas del sector financiero no pasa únicamente por una inyección de capital o recapitalización de varias entidades financieras, o incluso de la mayoría de ellas. Tampoco parece la más ocurrente la señalada por el presidente de la AEB, Miguel Martín, porque la nave del Fondo de Garantía de Depósitos apenas tiene espacio para un banco mediano, o para dos cajas de ahorros. Economía y Banco de España mantienen la tesis de que el hecho de llamarse caja o banco no otorga patente de corso ni para entrar en el FGD ni para recibir el capital suficiente que alivie agobios temporales de liquidez. Los dos responsables públicos ‘corresponden’ con tibieza y falta de claridad a la falta de transparencia de algunas entidades financieras que, como ya sucedió recientemente con tres cajas de ahorros, “no terminan de poner sobre la mesa los costes explícitos y reales de algunas operaciones de fusión”, señala una fuente del sector.

Banco de España, ministerio de Economía y AEB, conocen el alcance de los problemas, y únicamente los dos primeros están en posición –obligación- de tomar decisiones. La opinión más generalizada apunta a que, utilizando una figura del profesor Thomas L. Friedman para describir la situación de la banca norteamericana, “se sabe con certeza el tamaño del barco que hay que utilizar para salvar a todas las entidades, pero nadie se atreve a decirlo”. Algo parecido, sino igual, es lo que sucede en España; quién se atreve a tomar la iniciativa o las riendas del problema, sabiendo que al ministro de Economía apenas le restan unas semanas tras el G20. Al Gobernador del Banco de España, le afecta y compromete la provisionalidad en Economía. Por todo ello, atados de pies y manos, es más que probable que no se tomen decisiones hasta bien entrado el mes de abril, cuando se conozcan las cuentas del primer trimestre y la figura de un nuevo ministro de Economía pueda poner en marcha la reconversión y reducción del tamaño del sector financiero español.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...