edición: 3072 , Jueves, 22 octubre 2020
09/02/2015
Bankia como escarmiento

De Guinos apercibe a la CNMV a que extreme su celo en Aena

Elvira Rodríguez se juega su mandato con la nueva operación
La OPV que el ministro inició con mal pie, tiene que resultar ejemplar
Juan José González
La oleada de ofertas públicas de venta de acciones que se anuncian parecen haber servido a la CNMV para escenificar la entrada en razón de que su función, supervisar y vigilar el mercado financiero, se va a desarrollar en esta nueva etapa sin la desidia ni impericia que caracterizaron etapas anteriores de ese organismo, y que ahora parece espabilado tras algunos escarmientos; léase la salida a Bolsa de Bankia. La entrada en razón de la responsable de la Comisión, Elvira Rodríguez que reconocía hace unos días errores del pasado ("no queremos reaccionar dos años después"), llega tarde porque la desidia y el pasotismo de las autoridades pasa factura, tarde o temprano, en forma de escándalos, injusticia, abusos y costes, muchos costes, tanto en dinero para el contribuyente como para la reputación y credibilidad de las instituciones. Razón tienen en evitar que se repita el fiasco con Aena.
El desparpajo y regocijo mostrados por Rodrigo Rato en el célebre repique de campana anunciando el bautizo bursátil de Bankia, pasará a la historia como un fiasco más digno del olvido que de cualquier celebración. Lo cual no evita que la OPV en cuestión se haya convertido en motivo de estudio universitario, en escuelas de negocios y, por supuesto, en fundamento de castigo o sanción y de lección para posteriores aventuras bursátiles. El ministro de Economía, Luis de Guindos, lo ha tenido en consideración porque más allá de los costes financieros y económicos que deberán soportar las instituciones -la propia entidad bancaria y el Estado, habitual pagano en primera instancia- se encuentra el daño reputacional y el precedente, un hecho que pasará a figurar en los anales de la historia, con sus autores, nombres y apellidos.

En este escenario de preocupaciones oficiales hay que enmarcar la actuación de Rodríguez cuando la semana pasada venía a reconocer con claridad meridiana que la Comisión se había borrado de la OPV de Rato, como en su día el Banco de España de la crisis de las cajas. Con dos años de diferencia entre Bankia y ahora Aena, en blanco, ministerio y supervisor tratan de evitar que se repita la historia bancaria y que la venta de su operador aeroportuario se desarrolle por un cauce razonable y no por una barranquera financiera.

El ministro tan sólo está demandando de la presidenta de la Comisión que vigile y utilice con diligencia los mecanismos de supervisión, que se adelante a `jugadas´ o tretas, tan frecuentes alrededor de este tipo de operaciones donde una parte de la demanda, los pequeños ahorradores -no iniciados- acaban convirtiéndose en víctimas. Es decir, el guion de la última película, Bankia, debe ser modificado en la fase de tutela previa a la venta de los nuevos títulos. Es la garantía obligada del vendedor que, además, en esta ocasión, es una empresa del Estado.

La venta de Aena, por otra parte, le viene muy bien a la Comisión para poner en práctica la idea importada del mystery shopper, suerte de comprador misterioso que no es más que un becario avispado, convertido para la ocasión en cándido inversor interesado en la OPV. (La CNMV asegura que los shoppers serán, nada menos, que inspectores de oposición y técnicos contratados). La idea de introducir esta práctica aprovechando la coyuntura de la OPV parece tener acierto, si bien, habrá que esperar a que la Comisión haga público algún informe con las actuaciones, sanciones y apercibimientos, si ha lugar, y donde, seguramente, no faltarán las anécdotas.

Todo parece indicar que estamos ante una nueva etapa de la CNMV llamada a enmendar errores y desidia, que han caracterizado los últimos mandatos del organismo público y que han terminado por exigir su obligada transformación, refundación o integración en un Banco de España hoy mermado en sus funciones tradicionales por la EBA. Nueva etapa en la que deberá aportar algo más que los mystery shoppers en el control de la venta de `aenas´ por las oficinas bancarias. Más le vale a Rodríguez que en esta ocasión se imponga el acierto en su doble cometido; enmendar el fiasco de Rodrigo Rato y enmendar también el error de partida de la OPV, error de cálculo del auditor `resuelto´ por De Guindos con la suspensión de la operación. Sin olvidar que quizás sea esta la última oportunidad para la presidenta de la Comisión que, a las puertas de las elecciones generales, se jugará el mandato cuando todavía no haya cumplido su tercer año al frente del supervisor.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...