edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
29/07/2015
Triplicó su déficit antes de las elecciones

Los internautas critican el déficit de la Comunidad Valenciana y apuntan la mala gestión del PP

Valencia se sitúa como el paradigma de la corrupción y el mal uso de los fondos públicos, antes y durante la crisis
ICNr
Los últimos datos sobre el déficit de las distintas administraciones públicas siguieron trayendo cola durante la jornada de ayer, a cuenta de las cifras registradas por una de las comunidades más polémicas por su política de cuentas: la valenciana. Ésta tuvo en los cinco primeros meses del año un déficit de nada menos que 749 millones frente a los 252 que registró en el mismo periodo del año anterior. En términos del PIB, el agujero de sus cuentas se sitúa ya por encima del objetivo anual y alcanza el 0,73 por ciento, frente al 0,25 por ciento en mayo de 2014.
No es la única comunidad en llamar la atención de la prensa y de la opinión pública: otras tres autonomías (Extremadura, Navarra y Murcia) superan también el límite del ejercicio del 0,7 por ciento. A este grupo se suma también Cataluña con el 0,66 por ciento. En general, tal y como se destacó el pasado martes, el conjunto de las comunidades autónomas queda ya a sólo dos décimas del objetivo.

El balance es que, sólo contando hasta el pasado mes de mayo –es decir, a siete meses del cierre de las cuentas del presente ejercicio-, ya se puede decir que 2015 será otro año perdido para el cumplimiento del objetivo de déficit de las autonomías. Además, los medios destacaron que se trata del único escalón administrativo que jamás ha conseguido cumplir sus compromisos, a lo que se suma que nunca ha registrado un superávit en sus cuentas (ni tan siquiera durante el boom inmobiliario).

La foto general refleja que el conjunto de las autonomías registró hasta mayo un déficit de 5.309 millones, es decir, sólo 900 menos que hace un año a pesar de que, por ejemplo, el Estado les financia a tipo cero a todos la liquidez que necesitan, desde créditos comerciales, amortizaciones de deuda o nuevas emisiones de deuda. En términos de PIB, ese déficit equivale al 0,5 por ciento (0,48 por ciento exactamente), sólo una décima menos que hace un año cuando el objetivo era del 1 y acabó el ejercicio en el 1,7.

En definitiva, el agujero en los cinco primeros meses queda a tan sólo dos décimas del objetivo del 0,7 por ciento fijado para todo el año, cifra que incluye los anticipos concedidos de 1.120 millones. De ellos, la Comunidad Valenciana ha recibido 516 millones y Cataluña 311 millones.

Del lado de los ingresos, la prensa recogió que entró en las comunidades autónomas (en conjunto) 2,2 por ciento de dinero, mientras que el gasto subió un 0,6 por ciento. La partida de personal (3,8 por ciento) y la inversión (5,5 por ciento) son las que más crecieron por la proximidad electoral.

Con todo, el resultado más llamativo es el de la Comunidad Valencia, donde el déficit se triplicó en los meses previos a las elecciones respecto al mismo periodo del año anterior, pasando de 252 millones en los cinco primeros meses de 2014 a 749 millones en 2015. Navarra, por su parte, ha pasado de 31 a 138 millones y Baleares de 46 a 134 millones.

UNA MALA GESTIÓN NO CORREGIDA

Los comentarios de los internautas tuvieron un signo clarísimo: criticar la mala gestión del Partido Popular en su comunidad estrella y marcar todas las faltas cometidas no sólo durante los años de la crisis, sino durante todos los ejercicios previos, lo del boom inmobiliario del que la Comunidad Valenciana es paradigma absoluto. “Así gestiona de bien el PP sus comunidades ejemplares... Que se auditen las cuentas para saber dónde se han ido a parar tantos millones”, reclamó un lector. “¿Y qué os creéis que esta haciendo el PP ahora, antes de las generales? Lo descubriréis después de las elecciones. Es su modus operandi”, aseguró otro lector, en referencia a los picos de déficit registrados en más de una ocasión en relación con los periodos electorales.

Los más molestos con la situación no sólo se quedaron en la censura a la gestión del PP en Valencia, sino que exigieron responsabilidades y reclamaron dimisiones concretas. Todo como consecuencia de haber llegado a ese déficit “tan sumamente vil y llenar las arcas de Génova” a través de fórmulas poco éticas y nada legales. “Aún siendo gravísimos e intolerables todos los casos de corrupción que ha protagonizado el PP valenciano, lo peor de ellos no es eso: es su gestión. Han dejado la comunidad como un solar”, resumió un lector.

También hubo palabras de crítica hacia el electorado: “Lo peor es que aún así han ganado las elecciones autonómicas… Y es que en Valencia con defender los bous al carrer y defender que el valenciano no es catalán (aunque no lo hables) tienes muchos votos ganados. La esperanza es que hemos cambiado de Gobierno, que es algo de lo que otras Comunidades en situación similar como Madrid o Andalucía no pueden presumir”, comentó un lector.

En definitiva, se criticó al PP por lo fácil que resulta ser “liberal con dinero público”, sobre todo cuando llegan los comicios. “Yo me quejo de que el PP está hablando continuamente del déficit y machacando a la gente con impuestos para bajarlo, y cuando llegan unas elecciones se les olvida el déficit y también se les olvida lo de que no hay mas remedio que hacerlo así…” “Creo que después de las elecciones volverán con el mismo cuento y mucha gente les volverá a votar a sabiendas de que van a volver a hacerlo, pero en este país de poco sirve quejarse…”, apuntó un lector.

Además, se lanzó un mensaje de crítica al Partido Popular por hablar de populismo en referencia a otras fuerzas políticas mientras su propia formación acude al populismo económico. “Se ve claro quienes son los populistas: antes de las elecciones hay de todo para todos (que luego ya, si eso...)”. Eso sí, también se habló de un mal generalizado que afecta no sólo a la gestión del PP, sino a la de la mayoría de comunidades regidas por fuerzas ‘clásicas’, en general: “Comunidades del PP o no del PP, no es tan diferente… Cataluña, dominada por nacional-catalanistas. Son semejantes: ambos usan los sentimientos nacionalistas de las personas como parte de su populismo demagógico: vótennos para que defendamos a nuestra nación, que nosotros en cuanto estemos en el poder ya vamos a hacer nación, ya... en Suiza o en Andorra”, criticó un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...