edición: 2742 , Miércoles, 19 junio 2019
12/06/2019
OBSERVATORIO DE TALENTO RELACIONAL

Del reto al cuento chino

Julián Gutiérrez Conde
El Reto objetivamente no existe. Existen metas que pueden convertirse en Retos. El Reto, para ser tal, debe de ser percibido de ese modo por quien debe asumirlo y además acometerlo o cooperar para que sea acometido. Siento una vez más decepcionar a muchos Jefes pero un Reto no existe por mucho que ellos lo digan. Ni siquiera por mucho que lo proclamen o incluso por muchas visiones, estrategias o  incentivos que se le pongan de adorno.
El Reto en primer lugar exige convicción como tal por parte de aquel a quien se pide que lo asuma y por supuesto debe conllevar la firme convicción de quien lo plantea.

Cuando un Jefe propone un Reto, ha de ser consciente de que está siendo analizado por sus colaboradores que tratan de responderse a la siguiente cuestión: ¿está realmente convencido de lo que dice y nos pide?. Porque un Reto es una petición y una propuesta. Y los colaboradores saben muy bien cuando su Jefe está convencido de lo que dice y cuándo es un simple eslabón en una correa de transmisión que cumple un trámite que a su vez le han pedido u ordenado que trasmita.

Y es que al Jefe del Jefe, por muy Jefe que se crea y proclame su tarjeta, también le pasa que o está convencido y consigue convicciones  o simplemente se verá atendido con esa “sonrisa de falsa sumisión” para calmarle la “pichicharra” del momento. 

El Reto para ser tal requiere ser aceptado e ilusionar para sentirse implicado, es decir, dotado de la posibilidad de poder contribuir con aportaciones y sugerencias.

Alguien que asume un Reto se siente responsable y “co-conductor o co-director” del proyecto; adecuadamente soportado y con capacidad de decisión para corregir problemas o desviaciones y llevarlo por el camino correcto sorteando y superando dificultades.

Si alguien percibe que se le hace responsable pero se siente atado y sin posibilidad de intervenir, lo que sentirá no es un Reto sino una amenazadora carga de la que se le hace responsable si las cosas van mal y le coloca como “cabeza de turco” cuando no se le ha permitido maniobrar ante los riesgos.

Pero además el reto exige que quien deba asumirlo se sienta incentivado. ¿qué tipo de compensación voy a poder percibir asumiéndolo? Y ante eso si que las palabras huecas y los << “yaveremos” si acaso dependiendo de como vayan las cosas>> son un arma letal para el Reto.

Porque el Reto debe ser serio en contenido y forma. Otra cosa el es consabido y bien conocido “cuento chino”.

Por un “cuento chino” ni las personas se entusiasman ni se puede pedir una apasionada colaboración.

Y ¡hay demasiados “cuentos chinos” en serie.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...