edición: 2762 , Miércoles, 17 julio 2019
16/09/2013
OBSERVATORIO MERCADOS EXTERIORES

Desaceleración del crecimiento de Australia en 2013

CRÉDITO Y CAUCIÓN

En los últimos años, los resultados económicos de Australia han sido notables en comparación con las economías más avanzadas. Sin embargo, el crecimiento ha empezado a frenarse.

En los últimos años, los resultados económicos de Australia han sido notables si se los compara con los de las economías más avanzadas y en un contexto de volatilidad de la economía global, debido principalmente a los altos índices de crecimiento de los principales socios comerciales de Australia en Asia, en particular China, país que ha dominado las exportaciones australianas de minerales.

Sin embargo, el crecimiento del PIB ha empezado a frenarse en 2013, debido a los efectos combinados de un menor crecimiento en China, la caída de los precios de las materias primas minerales y la volatilidad de los mercados financieros. Además, diversas encuestas entre empresas del país realizadas en junio y julio de 2013 indican que las condiciones del comercio, las expectativas de beneficios y la confianza empresarial se sitúan por debajo de la media. Tras un aumento del 3,6% en 2012, se prevé que el crecimiento económico se frene hasta situarse en el 2,4% este año. A principios de agosto, el banco central bajó el tipo de interés de referencia, que pasó del 2,7% al 2,5%, un nuevo mínimo histórico, en un intento por incentivar una nueva ola de crecimiento económico, especialmente en los sectores no mineros. Esta rebaja del tipo de interés fue la segunda en 2013, y amplía un ciclo de relajación que se inició en noviembre de 2011, cuando se bajó el tipo de referencia del 4,7%.

Desde una perspectiva positiva, se espera que el volumen de exportaciones a granel de materias primas siga aumentando en 2013 y en 2014, lo que debería contribuir a sostener la economía, al empezar a trasladarse los principales proyectos energéticos y mineros de la construcción a la producción y la exportación.

La predicción de un crecimiento del 2,7% en 2014 es más incierta al encontrarse la economía australiana en fase de transición, con una reducción de la inversión en minería e interrogantes sobre la capacidad del sector no minero de asumir el papel de motor del crecimiento.

EL CONSUMO PRIVADO PIERDE FUELLE

El crecimiento del consumo privado fue razonablemente bueno en 2012, situándose en el 3,2%, y repuntó a principios de 2013 al aumentar las ventas debido a una caída de los precios minoristas. Sin embargo, el gasto de consumo minorista ha caído desde entonces, y se prevé que este año crezca solo un 0,9%.

El desempleo fue relativamente bajo, situándose en el 5,2% en 2012, pero desde principios de 2013 se aprecia una tendencia al alza, reduciéndose el empleo en el sector minero. El desempleo aumentó hasta el 5,7% en junio y julio y se prevé que se sitúe en torno al 5,6% para el conjunto del año.

En general, ante condiciones del mercado de trabajo persistentemente deficientes y un crecimiento modesto de la riqueza de los hogares, es probable que el crecimiento del consumo privado se mantenga por debajo de la tendencia, situándose este año en el 1,9%, con posibilidades de mejorar en 2014 alcanzando un 2,7%. El año pasado, la inflación en Australia fue relativamente baja, situándose en el 1,8% No obstante se prevén aumentos de la inflación en 2013 (2,2%) y 2014 (2,7%).

LA INVERSIÓN EN EL SECTOR MINERO HA TOCADO TECHO

El sector minero ha sido el motor de un elevado crecimiento de las inversiones fijas reales –7,2% en 2011 y 8,4% en 2012– pero se aprecian indicios claros de que ya no está contribuyendo al crecimiento, al haber tocado techo la inversión en el sector. Todavía hay en marcha varios proyectos de gas natural licuado para mantener en un nivel alto la construcción minera hasta su finalización a principios de 2017. Sin embargo, los nuevos proyectos siguen reduciéndose en un entorno de volatilidad y caída de los precios de las materias primas.

Además, los datos económicos provisionales para el primer trimestre de 2013 indican una debilidad de las inversiones en el sector no minero, si bien las encuestas a empresas sugieren un ligero aumento en los próximos 12 meses. En estas condiciones, las predicciones de crecimiento de la inversión fija real apuntan tan solo a un 0,9% en 2013. En 2014, se prevé un aumento del índice de crecimiento de las inversiones –hasta el 5,7%–, pero existen riesgos en este sentido, especialmente al no haber nuevos megaproyectos en el horizonte.

El dólar australiano (AUD) subió en relación con el USD, al aumentar los precios de las exportaciones de minerales en el caso del mineral de hierro y el carbón entre 2009 y el tercer trimestre de 2011. Sin embargo, a lo largo del primer trimestre de 2013, a pesar de la caída de los precios de los minerales desde finales de 2011, el AUD se mantuvo obstinada e históricamente alto por diversas razones, incluido un aumento de las inversiones en cartera (al considerarse a Australia un refugio seguro), la relativa fortaleza de la economía australiana y la brecha entre tipos de interés en el país y en el exterior.

El nivel relativamente alto del AUD afectó al sector turístico de Australia y a la demanda de exportación de sus manufacturas y servicios educativos. Además, el sector manufacturero tuvo dificultades para competir frente a las importaciones, en particular en el caso del acero y la producción automovilística.

Finalmente, el AUD empezó a depreciarse frente al USD en mayo de este año, cayendo aproximadamente un 10% desde entonces, debido a varias razones: la presión general al alza sobre el USD; menores expectativas de crecimiento en China; la caída de los precios de los minerales; y una caída de la confianza en las perspectivas de la economía australiana. En general, se considera que la depreciación del AUD es un factor positivo, ya que debería dar un respiro a los sectores exportadores y ayudará a reequilibrar el crecimiento de la economía.

Se prevé que siga operándose una moderada depreciación del AUD en relación con USD durante lo que queda de 2013 y a lo largo de 2014, con una nueva devaluación del 10% a finales de 2014, para situarse en torno a 0,83 USD. La depreciación prevista refleja en parte la predicción de un USD fuerte al seguir recuperándose la economía de Estados Unidos. A ello debe sumarse el efecto específico en el AUD de la desaceleración de la economía china y la caída de los precios de exportación de los minerales.

ENTORNO EN MATERIA DE INSOLVENCIAS

Las insolvencias de empresas aumentaron drásticamente en 2008 y en 2009, debido a la crisis financiera global, y se han mantenido en niveles históricamente altos desde entonces. Las insolvencias registradas en los 11 meses anteriores a mayo de 2013 se sitúan más o menos en el mismo nivel que en el ejercicio fiscal 2012 (en Australia el ejercicio fiscal empieza el 1 de julio y termina el 30 de junio).

A pesar del buen comportamiento de la economía, el elevado número de insolvencias es resultado de la volatilidad continuada en los sectores que se han visto negativamente afectados por un AUD alto y por estrictas condiciones de crédito, incluyendo el sector de la construcción, las manufacturas, el turismo y el comercio minorista. Además, el sector de servicios mineros está sujeto a una presión cada vez más importante ante la caída de los precios de las materias primas y el debilitamiento del boom de la minería.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...