edición: 3054 , Viernes, 25 septiembre 2020
04/03/2015
Europa en manos de la FED

Riesgo de explosión de la burbuja de la deuda soberana

El plan de Draghi arranca con la incertidumbre de si habrá dinero suficiente para comprar todo el papel previsto
Juan José González
Sobre el papel, una prima de riesgo más baja significa mayor solvencia de un país, menor riesgo a impagar sus deudas. Si esto es así, en los últimos días los inversores han estimado que Portugal era más solvente que EE UU y que Italia es. De la misma forma, un pagador más seguro que la mayoría de sus colegas de la Eurozona. Son cosas del mercado, coyunturales, anecdóticas. Pero suceden, y mientras tanto, Italia se puede financiar a coste cero en un momento en el que no está nada claro que logre salir de la recesión. Como también que Portugal continúe con un bono a diez años más barato que el bono norteamericano. Son distorsiones y desajustes puntuales, extras de la coyuntura mientras el Banco Central Europeo (BCE) no parece tener despejado de dónde saldrá el dinero para retirar tanto papel del mercado. Mientras lo busca y lo encuentra, la historia recuerda lo injusto que puede llegar a ser la coyuntura con un país, caso de España, cuando a mediados de 2011 el bono español costaba seis puntos básicos más que la referencia del mercado; el bono alemán.
Se trata de los efectos que produjeron las posiciones previas a la puesta en funcionamiento de las medidas de liquidez del BCE, o versión del programa de liquidez de la Reserva Federal norteamericana, y que son efectivas desde este lunes.

La inversión mensual del programa de Draghi, compra de bonos por valor de 60.000 millones de euros hasta finales de 2016, ha terminado con los intereses previstos por los inversores que ahora, obviamente, buscarán otras inversiones alternativas de mayor rendimiento. Era lo previsto, lo anunciado y parece que también lo más conveniente para animar, de una vez por todas, la circulación de crédito, activar los flujos de liquidez para reactivar la economía.

Sin embargo, el propósito se va a encontrar en breve con algún inconveniente, que hoy ya comienza a percibirse como un riesgo tan inminente como sencillo: ¿podrá el BCE encontrar dinero suficiente para hacer frente a los compromisos de compra de activos? Los planes de Draghi pasan por adquirir 1,1 billones de euros y el dinero, seguramente, deberá salir del Banco aunque, como no será suficiente, deberá ser completado por los bancos privados. Si esto es así, va a resultar casi misión imposible que el crédito privado se anime lo suficiente como para que la economía comience a despegar.

Lo curioso del caso, la actualidad misma desde la semana pasada y antes de que comenzase este lunes a funcionar el programa de compras, es que el precio de los bonos europeos ha acelerado la caída -y con ello un nuevo suelo- del bono, cuando todavía ni siquiera ha hecho acto de presencia un sólo euro del dinero prometido por el BCE. Así las cosas, en el mercado de deuda ya comienzan a hablar de la próxima burbuja, de cuánto tiempo puede tardar en explotar, pues es evidente que hay burbuja en la renta fija, que afecta en origen a la deuda pública, la deuda soberana y que puede arrastrar a la privada.

Ahora es cuando comienzan a percibirse con mayor claridad los riesgos de la política fiscal del BCE; puede ser todo un éxito si el crédito comienza a desperezarse, o bien, puede resultar un fiasco de dimensiones colosales si llega a estallar la burbuja. Tanto para uno como para otro, habrá que esperar unos meses a conocer los resultados.​

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...