edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
22/11/2017

Deutsche Borse acelera su puja por la compensación de derivados con el mercado de Londres

La bolsa alemana intenta arrastrar a los grandes bancos de negocios a su integración en Eurex
Carlos Schwartz
Deutsche Börse (DB), la propietaria de la entidad central de contrapartida (ECC) con sede en Frankfurt, Eurex, cierra el lunes próximo la oportunidad de acceder al capital de esta a los grandes bancos que han sido invitados a integrarse en él. La oferta incluye un modelo de reparto del beneficio generado en las operaciones de la entidad que es copia del que gozan los bancos miembros del capital de la ECC propiedad de la London Stock Exchange (LSE), London Clearing House (LCH). DB viene bregando desde el comienzo de las negociaciones para la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) por atraer a su territorio el negocio de la compensación y liquidación de los contratos de derivados denominados en euros y en la medida de los posible del negocio de las cesiones de deuda con pacto de recompra. El de los derivados es un negocio cuyo nominal alcanzó en la LCH en lo que va de año de acuerdo con los datos de octubre a 174 billones de euros representando un 75% de todos los contratos compensados en Europa. Las ECC son una infraestructura de mercado que se han convertido en un eslabón imprescindible en la cadena de negociación de deuda y derivados por decisión de los reguladores tras la crisis financiera iniciada en 2008.
La renovación del esfuerzo de la Bolsa de Alemania por capturar todo o parte del mercado de LCH se ha acelerado en las últimas semanas mientras progresan las negociaciones sobre el Brexit. El acelerón está vinculado a la aceptación por parte de la LSE a finales de octubre de una supervisión ampliada de la UE sobre su negocio de compensación de repos en euros. La ECC británica informó a la Comisión Europea su disposición a aceptar esa supervisión teniendo en cuenta que se trata de deuda pública soberana de estados miembros del sistema monetario europeo (SME).

Sin embargo, en materia de derivados tanto el Gobierno de Reino Unido como la LCH no se  han manifestado conformes con una supervisión ampliada de la UE. Hasta ahora la ECC alemana no había sugerido la posibilidad de modificar su estructura y establecer un sistema de reparto de beneficio -actualmente en manos totalmente de DB- y el ofrecimiento ha llegado a buen puerto en lo que respecta a un grupo de 20 bancos significativos.

El trío estadounidense Citi, JPMorganChase, y Morgan Stanley han aceptado el ofrecimiento. De acuerdo con fuentes del mercado financiero Barclays, Citadel Securities, UBS, ABN Amro y HSBC también han optado por incorporarse al ofrecimiento. Eurex va a compartir su beneficio sólo con los 10 partícipes más activos entre los que están Bank of America Merril Lynch, Citigroup, Commerzbank, Deutsche Bank, JP Morgan y Morgan Stanley. “Tiene toda su lógica incorporarse aunque el envite de DB al final no logre llevarse el mercado a Frankfurt. En cualquier caso esas entidades operan en ese mercado y formar parte del negocio abarata sus costes y les brinda una oportunidad que antes no tenían.

Por añadidura si las cosas se complican para LCH en Londres y debe trasladar operaciones al continente europeo la apuesta de la Bolsa alemana cuando menos habrá resultado parcialmente exitosa”, señala una fuente de la ECC española. En términos anuales LCH supone el 90% del negocio europeo de derivados de tipos de interés y swap de divisas y hasta ahora las tensiones con la UE no han afectado su volumen de operaciones y no se han registrado deserciones entre sus filas. Es más, los nuevos socios de DB en Eurex son también socios de LSE en LCH. Lo cual quiere decir que en el fondo se trata de esperar al desenlace de la separación de Reino Unido para determinar como va a evolucionar el mercado.

“Una ruptura abrupta va a crear problemas entre mercados que hasta ahora se han movido de forma simétrica y con una conexión fluida”, señaló una fuente del sector financiero consultada que señaló que en realidad hasta ahora existe un equilibrio entre el mercado estadounidense, británico y europeo, tanto en euros como en el resto de las divisas. La semana pasada, marcando la naturaleza del debate sobre el futuro de las ECC fuera del territorio del euro, LCH rompió el récord de compensación diario con 7,7 billones de dólares.

El asunto desde luego no solo hace al volumen del negocio y su importancia financiera. Las ECC juegan hoy en día un papel importante en la transmisión de la política monetaria, señala el Banco Central Europeo (BCE) al mismo tiempo que también se han convertido por su papel tras la crisis financiera en entidades de carácter sistémico. La posición relevante que ocupan es un resultado del esfuerzo de los propios reguladores por asegurar en el mercado un mecanismo de seguridad en caso de colapso financiero asegurando mecanismos que mantengan operativos los mercados si una de las partes en cada transacción deja de atender sus compromisos. Pero esto implica problemas añadidos de supervisión que antes no estaban en juego. La cesión de deuda con pacto de recompra (repo) es un mecanismo esencial de liquidez para las entidades bancarias y de obtención de colateral para las operaciones de derivados en las que los bancos están involucrados.

Las autoridades británicas afirman que los repo absorben más liquidez y dinero en el mercado porque son activos, deuda, y son compensados de forma distinta que los contratos de derivados. Tanto el Gobierno como la LSE han aceptado la idea de negociar una supervisión ampliada de la UE sobre ese mercado sobre la base de estos principios. Pero los reguladores europeos manifiestan una preocupación creciente por la dimensión sistémica de las ECC que ellos mismos han promovido. “Estas entidades de compensación y liquidación se han convertido efectivamente en un riesgo potencial, basta con ver el tamaño de sus operaciones diarias como en el caso de la LCH… y esa dimensión puede seguir creciendo”, señala una fuente de un banco español activo en el mercado de repo.

Sin embargo, el efecto de las ECC sobre la liquidez bancaria está también determinada por la política de riesgo de cada una de estas entidades. La elevación de los márgenes para las entidades de crédito en países con problemas en el mercado de deuda, como fueron los casos de España e Italia durante los momentos difíciles de 2011, influyó de forma significativa en el acceso a la liquidez de los bancos de ambos países. Esto forma parte de la preocupación de los reguladores europeos. Estos son reticentes a olvidar las lecciones de la crisis financiera.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...