edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
01/06/2018
banca 

Deutsche Bank cae un 7,9% tras saberse que la Fed incluyó su filial entre los bancos problemáticos

Sus operaciones estadounidenses están bajo el control de los supervisores, incluido el fondo de garantía
Carlos Schwartz
El primer banco de Alemania, Deutsche Bank, sufrió un batacazo en la bolsa tras filtrarse la información de que la entidad está desde hace un año en la lista de bancos problemáticos que confecciona el Banco de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. La lista no es pública y la información estaba rodando en los círculos de “enterados” desde hace meses. La información adquirió estatuto de relevante cuando la Corporación Federal de Seguro de los Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) que no da el nombre de las entidades que están en su lista de bancos problemáticos pero si da la cantidad de entidades que la componen y el total de sus activos anunció la semana pasada que la cantidad de bancos que la forman había bajado de 95 a 92, pero que los activos totales bajo control habían subido de 13.900 millones de dólares a 56.400 millones de dólares con una diferencia neta de 42.000 millones.Estaría bien tener una idea algo más clara sobre los miembros de esa lista, especialmente si hay algún español porque sabemos que alguno hay que ha tenido serios problemas en la FED desde hace tiempo.
La filial bancaria de la entidad en Estados Unidos es el Deutsche Bank Trust Company Americas (DBTCA) y sus activos totales de acuerdo con el último informe trimestral del banco ascienden a 42.100 millones de dólares. Esto ha constituido la confirmación indirecta de la presencia del DB en la lista secreta de la Fed y del FDIC, lista que por otra parte implica que las entidades que forman parte de la misma tienen una situación que puede amenazar su supervivencia. 

El gran banco alemán lleva años con un bajo retorno de sus inversiones después de una carrera para su expansión global interrumpida por la crisis financiera internacional. Es importante tener presente el momento en que estaba la entidad cuando estalló la gran depresión porque una parte considerable de sus problemas se derivan precisamente de esa coyuntura. Por otra parte los problemas de DB no se limitan a Estados Unidos sino que además se han concentrado en una crisis de gestión que ha supuesto el cambio en la cúpula en abril con la salida de John Cryan tras tres años consecutivos de pérdidas registradas por el banco y la designación de Christian Sewing como su sucesor.

El nuevo ejecutivo anunció la pasada semana que recortaría la plantilla de la entidad en 10.000 empleados y reiteró los planes del banco para reducir su negocio global en títulos y valores de bolsa y otras actividades de banca de inversión que le han ocasionado fuertes reveses. Los reguladores europeos ya habían manifestado preocupación por las actividades bancarias en los Estados Unidos antes de que Sewing anunciara que iba a recortar la actividad allí. 

El Banco Central Europeo (BCE) y el regulador alemán BaFin que supervisan a la entidad de forma conjunta manifestaron su preocupación de que las actividades de banca de inversión en Estados Unidos eran demasiado grandes y una fuente de inestabilidad. La situación de DB, el primer banco de Alemania, es un llamado de atención sobre la salud del sector bancario europeo y un recordatorio de que en Alemania hay un tejido bancario deteriorado entre los bancos locales, algunas cajas de ahorros y bancos de los estados federados.

El régimen de calificación de bancos de la Fed y el FDIC se denomina Camel por los epígrafes del balance y parámetros que controla por su grafía inglesa: capital, activos, gestión, ingresos, liquidez, y sensibilidad al riesgo de mercado. La calificación es de 1 a 5, siendo 5 la peor. Los bancos que entran en la lista de problemáticos tienen una calificación de 4 o 5. 

Las operaciones estadounidenses del Deutsche Bank han despertado durante años el disgusto del regulador estadounidense. En 2014 recibieron una dura advertencia de la Fed de Nueva York por reiterados fallos en los informes financieros y la falta de continuidad respecto de los compromisos tomados. El banco no pasó las pruebas de estrés en 2015 y 2016 y en 2017 debió hacer frente a varias exigencias de rectificación por los débiles controles referidos al trading de divisas, el control sobre el blanqueo de capitales, e infracciones a las reglas de Volcker sobre restricciones al trading. 

En el frente judicial el banco debió pagar miles de millones de dólares para zanjar acusaciones por investigaciones del Departamento de Justicia. De acuerdo con fuentes al tanto de la situación del banco el año pasado la Fed mantuvo varias reuniones con los ejecutivos del banco para señalarles que sus controles sobre la exposición financiera con clientes y la valoración del colateral que garantiza los créditos era deficitaria.

Entre las observaciones de la Fed resaltaba la de que el banco debería retirarse de las operaciones de repos con fondos de alto riesgo y con otros bancos. Esto determinó quejas y debates dentro del banco porque los ejecutivos consideraban que las operaciones tenían menor riesgo que el que la Fed les adjudicaba. La Fed también mantuvo sus críticas a la documentación del banco y sus técnicos señalaban que la entidad era incapaz al cierre de cualquier día de operaciones de calcular qué exposición tenían y durante cuánto tiempo con otros bancos y clientes en jurisdicciones específicas.

La filial del banco en Estados Unidos por estar incluida en la lista tiene que consultar con la Fed las decisiones sobre sus gestores como las contrataciones y los despidos de altos ejecutivos. Una portavoz del banco señaló a preguntas de los medios que “no discute situaciones especificas con el regulador”. Dijo que la entidad cabecera del banco Deutsche Bank AG estaba muy capitalizada y tiene significativas reservas líquidas, y respecto de las entidades en Estados Unidos señaló que tienen balances muy robustos. “Ya habíamos indicado previamente que nuestros reguladores han identificado varias áreas pasibles de mejorar relacionadas con nuestro medio de control e infraestructuras. Estamos centrados en mejorar las debilidades identificadas en nuestras operaciones estadounidenses”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...