edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
12/02/2019
banca 

Deutsche Bank sufre un incremento en sus costes de financiación a pesar de los esfuerzos de gestión

Desde la degradación de su calificación de crédito el pasado verano el banco no logra mejorar ingresos
Carlos Schwartz
El primer banco alemán, Deutsche Bank (DB), salió al mercado la pasada semana con un resultado poco alentador. Se ha visto obligado a pagar la rentabilidad más alta del mercado primario de emisiones para una entidad de sus dimensiones en Europa en 2019, poniendo de manifiesto que su intento de reducir sus costes de financiación no está dando resultados. El incremento en sus costes de financiación se materializó a finales del pasado verano, cuando el banco salió al mercado a la vuelta de las vacaciones signado por una degradación de la calificación de crédito de S&P en junio. En ese mismo mes se hizo público que la filial estadounidense de la entidad había sido puesta en una lista de vigilancia por la Reserva Federal, porque algunos de los problemas de la sucursal allí eran lo suficientemente serios como para cuestionar su supervivencia. S&P argumentó que la nueva calificación reflejaba las preocupaciones por el plan de reestructuración del banco, más profundo de lo previsto en un principio, y que conllevaba riesgos de ejecución.
En respuesta a sus problemas el banco anunció, entre otras medidas, una reducción de plantilla de 7.000 empleos en un intento por mejorar la rentabilidad, afectada en particular por la división de banca corporativa mayorista y de negocios. Sin embargo, a primeros de este mes anunció pérdidas mayores de lo esperado por los analistas para el último trimestre de 2018. La persistente caída del valor de sus acciones en la bolsa, la reducción del 'rating' de A- a BBB+, y los altos costes de la entidad, son citados como la causa de la alta rentabilidad que deben ofrecer en el mercado para colocar sus activos. 

La semana pasada el banco vendió 3.600 millones de deuda denominada en euros pagando 180 puntos básicos por encima del tipo medio de referencia a dos años, considerada una rentabilidad alta para deuda a corto plazo. En otra emisión a siete años debió pagar 230 puntos básicos por encima del tipo medio de referencia para ese plazo comparado con Caixabank, que emitió deuda también a siete años con una rentabilidad de 225 puntos básicos por encima del tipo de referencia. El consenso entre los analistas es que DB debe pagar más que los otros bancos de primera línea para lograr financiación, y que este hecho se funda en la desconfianza de los inversores sobre la salud de la entidad, especialmente por sus bajos ingresos.

Los analistas calculan que la alta retribución de las inversiones puede reducir en 200 millones de euros anuales los ingresos del banco. Pero la dificultad para obtener un aumento de los ingresos y beneficio fue atribuido por algunos analistas de inversión al efecto que el plan de reestructuración tiene sobre la entidad, ya que consideran que es consecuencia de la reducción del balance del banco. Este punto de vista es opuesto al del consejero delegado de DB, Christian Sewing, quien afirmó respecto de este punto que: “Hemos logrado sorprender en este sentido… porque hemos logrado recortar costes en mucho mayor medida que la pérdida de ingresos que hemos sufrido”. El punto de vista de muchos analistas sobre los costes de financiación de DB no se limita a la desconfianza sobre la capacidad del banco de generar beneficios.

Advierten de que durante décadas, para los inversores, DB era una inversión sin riesgo puesto que se lo percibía como una extensión del estado alemán en el sentido de un respaldo patrimonial ilimitado. Pero tras la crisis financiera de 2008, los reguladores del sector bancario han puesto coto a la idea de los bancos “demasiado grandes como para caer”.

Sobre la base de unos costes de financiación extremadamente bajos, Deutsche se aseguraba recursos que le permitían operar a precios atractivos con el sector corporativo y de banca de negocios. Pero como el conjunto del arsenal regulatorio vinculado a la banca está dirigido a proteger a los sujetos fiscales de cada país, poniendo en marcha una regulación que obliga a los inversores a sufrir pérdidas sobre los activos financieros como inversores y sobre el capital del banco, como accionistas, el modelo que servía a DB para mantener bajos sus costes de financiación de terceros se extinguió. El nuevo modelo es una pinza que obliga a los inversores a medir con cautela sus inversiones, si se tiene en cuenta que hasta los bonistas 'senior' pueden sufrir recortes serios en caso de crisis bancaria.

El incremento de costes financieros para DB puede tener efecto sobre su clientela, en especial en el sector corporativo y de banca de negocios. El banco se verá obligado a aplicar unos tipos de interés a los fondos que ofrece a ese sector en línea con sus propios costes financieros. El banco argumenta que esto no será así, porque su balance está financiado por una amplia base de depósitos de clientes. Pero la pregunta es si esto garantiza el coste de los recursos para el sector corporativo y de banca de negocios. 

En la opinión de los analistas, si los problemas patrimoniales del banco no están resueltos a causa de créditos improductivos, por ejemplo, la reestructuración financiera al reducir el balance de la entidad va a repercutir sobre la obtención de beneficios necesariamente. Esto a su turno va a encarecer el coste de la financiación de DB para sus grandes clientes, lo cual va a repercutir en la pérdida de negocio y va a agudizar la caída del beneficio. Los analistas advierten sobre este círculo vicioso y mantienen en observación a DB. Mientras tanto Commerzbank, el otro gran banco alemán aunque de menor tamaño que DB, tiene costes financieros menores que los de su competidor. Como es de imaginar, la evolución de los costes financieros de la entidad han alimentado la especulación sobre un plan para la fusión de ambos bancos, alentado por el Gobierno.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...