edición: 3096 , Jueves, 26 noviembre 2020
14/03/2014
Comienza la cuenta atrás

Diez bancos europeos se temen lo peor del examen del supervisor

Se preparan para escuchar lo más duro: ni fusiones ni alianzas; si no tienen futuro, cierre puro y duro
Juan José González

Se acerca el momento, se agotan el tiempo y los plazos para la gran cita bancaria, el examen a los casi 130 mayores bancos de la Eurozona. Para los bancos españoles, como para la mayoría de los socios de la Unión, el tiempo actual viene a ser algo parecido al de espera, estar en capilla o a la cola hasta que llegue el turno de una prueba comprometida. En las últimas semanas se detectan movimientos sospechosos en tres entidades nacionales, y en otros tantos del resto de la Unión: italiano uno, alemán el otro y anglo-francés el tercero. Movimientos de `limpieza´ y `confesión´, de reconocimiento de problemas que salen a la luz ahora, a siete meses vista de la convocatoria señalada por el Banco Central Europeo. En Fráncfort, sede del supervisor europeo, advierten sobre la alta probabilidad de que los resultados de la supervisión, no sean, precisamente, del agrado general, y adelantan ya que una decena de los 130 bancos tendrá que escuchar que, o bien el banco no tiene futuro o bien que debe desaparecer. También podrán escuchar que, tanto para unos como para otros, la solución no va a estar en las fusiones o en las alianzas.

Desde el Banco de España, supervisor local que también participará en la `gran prueba´, se admite que en esta ocasión no será como en las anteriores de los célebres test de estrés y resistencia. Que ahora las pruebas ya no correrán a cargo, únicamente, de la Autoridad Europea Bancaria (EBA), sino que será el BCE el que supervise a los supervisores que, en número de 500 efectivos estarán dedicados en cuerpo y alma a la labor. De ellos dependerá la aplicación de la nueva metodología para analizar las cuentas bancarias. Se trata de aportar más calidad al examen y también dotar de mayor credibilidad a los resultados. Y aquí es donde surge uno de los problemas medulares del evento: la interpretación de los propios resultados.


Si en un primer momento la preocupación de los responsables bancarios se centraba en las novedades del examen, es decir, en el qué, cuándo, cuánto, cómo y para qué, ahora, en este segundo paso, el mayor interés se concentra en el día después, en el análisis de los resultados y en las decisiones del BCE y de la EBA una vez conocido el estado de las entidades una por una. Porque en esta ocasión no se trata solamente de evaluar las necesidades de capital adicional que, seguramente, superará las expectativas más conservadoras, sino que los supervisores ofrecerán una interpretación individualizada, así como las consecuencias, del análisis. Se persigue la máxima credibilidad en el trabajo de supervisión, para lo cual el BCE tiene prevista la publicación de los datos de las 130 entidades de forma agregada, es decir, sectorial.

De la misma forma está previsto que el BCE y EBA entreguen una nota de recomendaciones y advertencias a cada entidad que recoja la opinión del supervisor en áreas tales como la concentración de riesgos por zonas geográficas, productos y también opiniones relativas al tamaño de la institución e hipótesis de futuro. Una fuente del sector asegura estar convencida de que la autoridad bancaria europea no tendrá ningún reparo a la hora de comunicar sus recomendaciones, al tiempo que advierte del carácter vinculante de los resultados. De ahí que estas pruebas tengan un valor estratégico, de futuro, que no han tenido las pruebas puntuales de estrés.

En cualquier caso, no es probable que esa decena de entidades bancarias, de las que se presume suspenderán el examen de noviembre, se vean sorprendidas por la nota deficiente, como tampoco se tiene la seguridad de que vayan a aceptar la recomendación del BCE y EBA. Ambas instituciones ya han adelantado, a través de numerosas comunicaciones, que la única vía para avanzar en la solución de los problemas del sector, no es otra sino contar la realidad. Aunque ello signifique para algunas tener que escuchar que el banco no tiene futuro y que aquellos que no encajen en el nuevo marco de la Unión deberán desaparecer, porque en esta ocasión la solución ya no pasa por fusionarse. Así que, mejor estén preparados para escuchar la más dura realidad.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...