edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
19/07/2011
Díscolo con Bankia, grande más solvente y español más expuesto a la deuda
Francisco González, presidente de BBVA

Diferencias económicas enfrentan a FG con el Gobierno

Economía bloquea una operación financiera –acuerdo o fusión- de BBVA con una caja
Bajo una falsa apariencia política, el pulso entre el banquero y Economía tiene origen y destino financieros
Juan José González

En los últimos días, la relación entre autoridades económicas y el grupo bancario de González viven un enfado que supone un aumento en el alejamiento entre ambos, alimentado por gestos y declaraciones diarias. El origen del distanciamiento parece estar en la desconfianza de Economía hacia el banquero, sentimiento añejo, relacionado con las dificultades que el banco de González estaría encontrando para hacerse con una de las cajas mejor situadas en el actual escenario financiero, y que, según algún intermediario del sector, Economía habría exigido al banco integrar en su grupo a una de las entidades que previsiblemente resulte nacionalizada a la vuelta de agosto. Una sugerencia que se convirtió en condición sine qua non para hacerse con la caja deseada, una de las perlas del sector.

Bankia llega al mercado para restarle clientes a casi todos, a unos más que a otros, y a desplazar del ránking de las entidades financieras, y en esta ocasión como un banco, a BBVA, luego es fácil razonar que a éste poco le guste, o más bien nada, que la irrupción en el sector de Rodrigo Rato y sus huestes, le resten papel –en todos los sentidos- al tiempo que le aporten sombra a resultas del nuevo escenario bancario. En resumen, Bankia se ha convertido en un colega de sector incómodo, justo en el instante en que el banco de Francisco González contaba con aprovechar los precios para adquirir una de las cajas de ahorros que combina más activos, menos plantilla y oficinas y menor compromiso inmobiliario.

El enfado escenificado por el presidente del banco a finales de junio, negando su colaboración en la OPS de Bankia, ni disponibilidad de la red de oficinas para la venta de acciones ni adquisición de una parte de las mismas, ha servido para avivar un poco más el fuego en sus relaciones con Economía. El Banco de España, asegura una fuente bien informada, intentó sin éxito mediar en la participación ‘solidaria’ del sector en la operación de Bankia al estimar que se trata de algo más que una operación financiera ‘particular’ del nuevo banco. Sin embargo, FG comunicó su negativa a suscribir lo que según comentarios generalizados en la entidad se consideraba como el ‘rescate de la caja de Rato’.

El movimiento tuvo el efecto de dejar en evidencia el comportamiento díscolo, distante y altivo, característico del lider de BBVA, y así, mientras negaba su participación en la salida a bolsa de Bankia, Santander, La Caixa y otras entidades –se ha mencionado a Mutua Madrileña, Mapfre, Sabadell y Popular- habrían valorado de otra forma más razonable el compromiso con la operación, en el bien entendido de que trasciende al interés de la misma operación, y colabora al bien común.

Hay otro aspecto a tener en cuenta en la posición personal de FG y del banco que preside: la posición después de las pruebas de estrés, y su exposición a la deuda soberana. Los resultados de las pruebas de solvencia le permiten sacar pecho, y mucho, al ser el banco más solvente de los ocho que cotizan en el Eurostoxx50; es el único con una proporción de recursos de máxima calidad por encima del 9%, nivel que si se tienen en cuenta los 2.000 millones de bonos subordinados (convertibles en acciones) y las genéricas, superaría el 10%.

Sin embargo, con la misma facilidad que presume de solvencia, debe replegarse con rapidez, si se considera que es la entidad española más expuesta a la deuda soberana. Concretamente, su balance recoge una exposición neta total a la deuda de 104.300 millones de euros, 7.000 millones más que Santander; 68.700 millones más que La Caixa, o 76.000 millones más que Bankia. Más de la mitad de esa exposición, la tienen concentrada BBVA en títulos de deuda española (53.400 millones de euros) y Santander 11.000 millones menos. Con estas cifras FG le ha podido contestar a Economía que para hablar de participación privada en los rescates de entidades españolas, él sabe más que nadie, a tenor de los datos de la EBA, que no le falta razón.

Algo más que un gesto, si bien a regañadientes, pues sobre el resultado de la colocación de Bankia siempre estará pendiente la incógnita de la nacionalización, si no se llegara a cubrir, al menos, 3.500 millones de euros. En esa hipótesis, que incluso los pesimistas descartan, el inyección del fondo público de reestructuración (Frob) sería el reflejo de un fracaso que esta en la última línea del guión.

Rato, seguramente, como cualquier humano, no olvidará las posiciones de unos y otros -el posicionamiento de los colegas del sector- en la colocación de Bankia, como tampoco le habrá servido para percatarse de quién es quién en un campo de minas como nunca sembrado. Sin embargo, el hecho de que una buena parte del sector –colegas- se hayan comprometido a coger papel de la colocación, es un buen indicio del sentimiento -a priori- de que la operación saldrá bien, y no solamente porque conviene a todos –en clave sistémica- sino también y como aspecto muy valorado, que al precio fijado –3,75 euros, descuento irrepetible- será imposible que a medio plazo no logren colocadores e inversores sacarle algún rédito a la apuesta. Así que, vistas así las cosas, no deja de ser una ayuda con riesgo que tendrá su premio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...