edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
08/07/2010
Economía esta “muy interesada” en el modelo de banco que prepara Rato, puede ser muy útil

Difícil encaje futuro de la CECA tras la nueva LORCA, se solaparía con la AEB

Las cajas preparan ya su adaptación al nuevo estatus bancario
Las pruebas de resistencia serán decisivas para "imponer" cambios en la nueva ley
Juan José González

Como todas las construcciones que comienzan por el tejado, la de las cajas de ahorros corre el mismo peligro: alto riesgo de siniestro. Por el tejado es no haber reformado la ley que rige los órganos rectores de las cajas (en adelante la LORCA) equivalente, siguiendo el símil, a los cimientos de la reforma del sector. Y así las cosas, una vez cerrado el fondo para la reestructuración ordenada del mismo –el FROB- se da por hecho que los fondos públicos ya están en el sistema merced a esa inyección de capital en las más débiles y que sus perfiles de crédito independiente y su fortaleza financiera les dará la potencia necesaria como para mejorar su calificación crediticia. Así que todo sobre ruedas y Salgado dispuesta a cumplir el mandato del presidente del Gobierno comprometido, en acuerdo con Mariano Rajoy el pasado 5 de mayo, en “agilizar la reestructuración del sector”, y para lo que ambos convienen en “impulsar la reforma de la ley de cajas en un plazo de tres meses”.

De la veintena de cajas de ahorros supervivientes a la primera parte de la reestructuración financiera del sector –sencillamente una concentración defensiva- se espera como resultante que una decena adquieran el estatus bancario a todos los efectos, otras cinco adopten el modelo de fundación con participación en un banco comercial y las otras cinco o siete restantes se integren en algún grupo financiero de la mano de un banco mediano español o extranjero. Economía parece estar dispuesta a cualquier solución razonable que camine en la dirección de sanear y capitalizar las entidades y se impulse el crédito a familias y empresas cuanto antes. Ese era el objetivo del FROB.

Todo comenzó una tarde de mayo de 2009, cuando el gobernador del Banco de España enviaba al entonces ministro de Economía Pedro Solbes un borrador de reforma de la ley de órganos rectores que éste recomendó aparcar hasta que no se completase el FROB, actitud incomprensible por cuanto no se entiende que el Banco de España no fuera capaz de llevar a cabo una reorganización del sector a pesar del concurso del citado fondo. En distintas ocasiones, en las que el Gobierno se pronunció sobre la reforma de la LORCA, se daba a entender que las cajas tan solo pasarían dos o tres años con problemas, pero que a continuación resurgirían vigorosas de la crisis. Esta actitud se puede comprobar con la relajación que en materia de provisiones fue permitida por el Banco de España para superar esos ejercicios, algo que en la práctica ha resultado ser letal para algunas entidades.

Cerrado el fondo, con división de opiniones respecto a su resultado, la asociación de cajas de ahorros (CECA) se dispone a jugar la carta más importante en la última década: dirigir la transformación de estas entidades de crédito y obra social en un modelo bancario centrado en el negocio financiero, algo en lo que lleva insistiendo la Comisión Europea al Gobierno español desde hace varios años. Es posible también que se trate de la última carta que juegue esta asociación, pues en la nueva ley difícilmente tendrá espacio una asociación que se solaparía en funciones con la AEB.

Hasta el momento las intenciones de la asociación que preside Isidro Fainé están en el camino del sentido común y la racionalidad del mercado, al solicitar un grado de flexibilidad y capacidad suficiente como para adoptar, según los casos, un traje a medida. Precisamente, uno de los temores que vive el sector es a que la nueva ley ‘sentencie’ a las cajas a ser una mera fundación que controle un banco. La asociación solicitó en varias ocasiones que se les permitiera a las cajas de ahorros ceder el negocio financiero a un banco y reforzar el capital con la venta de participaciones minoritarias. 
  
La primera parte de la reordenación del sector ha tenido como protagonistas a las propias cajas, como es lógico, donde sus máximos responsables han jugado el papel que también se esperaba, es decir, la voz cantante de sus poderes políticos, a los que representaban. De esta forma, las uniones ‘frías’ o SIP surgidos de ese primer movimiento no dejan lugar a dudas del sello partidista. Por esta razón se dice que la ley llega en un momento en que ya esta puesto el tejado.

Ahora la situación es bien distinta a la del inicio de los primeros escarceos, cuando las cajas andaluzas, gallegas, las catalanas, las vascas, las castellano leonesas, etc. todas ellas, buscaban contra el reloj, alcanzar una unión o alianza regional y evitar que un competidor foráneo –de otra región- borrara su identidad nacional-local. La segunda parte de la reordenación de las cajas comienza en la primera semana de julio, la pasada, con una comunicación de Economía dirigida al Banco de España y, posteriormente a la asociación de cajas, para que a partir del 12 de julio comiencen los primeros contactos para analizar puntos destinados al primer borrador de la ley.

Que se haya comenzado por el tejado no significa que se haya perdido el tiempo, pues en estos meses han sucedido numerosos acontecimientos que han aportado alguna enseñanza. Como por ejemplo, los movimientos del nuevo presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, conformando un SIP, en parte inesperado, aunque existía como hipótesis. La actividad de la caja madrileña en sus movimientos políticos y corporativos revisten el máximo interés para el resto del sector y, por supuesto, de supervisores y del propio Gobierno, movimientos que van dirigidos en la misma línea que espera aplicar el Ejecutivo a la futura ley. Así que el ‘modelo Rato’ de caja convertida a banco es hoy un modelo de estudio y por tanto de seguimiento.

Pero también en este tiempo los mercados parecen haber jugado a favor de la reforma y de la futura norma. Los stress test que se publicarán el próximo 23 del presente mes, son una prueba definitiva de transparencia pero al mismo tiempo serán la imagen fiel de una situación financiera de cada entidad. Se espera a dicha publicación de pruebas de resistencia para demostrar al mercado, a los accionistas institucionales, a los inversores y a los clientes de las cajas, que el futuro de una determinada entidad pasa por necesidades de capitalización, de unión y pertenencia a un grupo mayor, o incluso, pase por la necesidad de inyecciones de capital público en esa segunda fase del FROB que se espera se ponga en marcha al final de año. Para entonces, la mayoría de las cajas ya estarán preparadas para adaptarse a la normativa bancaria.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...