edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
12/09/2016
Dinero barato

Draghi desmonta la excusa más recurrente de la banca

Dice a los banqueros que la rentabilidad no depende de los bajos tipos de interés bajos; hay más motivos
Juan José González
El presidente del BCE ha sido franco y directo en su mensaje a los bancos: la caída de los márgenes del sector financiero no está originada en los bajos tipos de interés, si no en otros asuntos, en concreto, en algunas políticas de activo. Llega a sugerir Mario Draghi que quizá, el quid de la cuestión de los malos resultados, se encuentre en la falta de crédito, en el rechazo persistente al riesgo de nuevas inversiones, a problemas internos de tamaño que debieron ser ajustados en su momento pero que se han dilatado en el tiempo. No descarta el banquero en su misiva de la pasada semana que uno de los males del sector sigue estando en la mala estructura de costes del sector. Concluye el BCE que, sin embargo y a pesar de estas críticas, no cabe echar toda la culpa a los tipos de interés, desde hace tiempo bajos, en terreno negativo.
Lo cierto es que la reacción del banco (y banquero) central ante las continuadas críticas de los primeros espadas del sector se hacía esperar. Y acabó llegando en forma de respuesta para mostrar que la estrategia de liquidez, con 80.000 millones de euros mensuales que inyecta el BCE en el sistema, funciona. Harto de las críticas hacia la política monetaria del banco, el responsable del BCE ha venido a demostrar que su estrategia de liquidez está ofreciendo buenos resultados, prueba de ello es la recuperación de la inflación a `cámara lenta´, camino del objetivo acariciado por Bruselas y Alemania del 2% para dentro de dos años. Quizá en este punto la opinión pública y los agentes económicos se muestren más incrédulos, habida cuenta de la lentitud -extrema- con la que se camina hacia el objetivo. Lentitud que en ocasiones ha sido calificada como la expresión del fracaso de la política monetaria del BCE.

El banquero central que querido aprovechar la reentrada tras el verano para fustigar a los banqueros que en su mayoría han criticado con dureza la política monetaria del banco, identificándola como el origen de todos los males, esto, es de la caída de los márgenes. En las respuestas a sus interlocutores de la Prensa, Draghi, con calificados elegantes no rehusó llamar a las cosas por su nombre. Recordó que en estos últimos años, el sector ha tenido tiempo y recursos suficientes como para disparar el crédito y mejorar los márgenes como nunca antes lo había logrado. Y que si esto es así se debe a la falta de confianza en la clase política, en los ejecutivos de las entidades y, en general, ante la falta de confianza en la recuperación económica, cuando es obvio que todo indicaba, a partir de 2015, "lo peor ya había pasado.

Así las cosas, desde Bruselas identifican una caída de la confianza de los banqueros en la evolución económica continental. Y todo a pesar de que el crecimiento de la economía es un hecho cierto que ya ha comenzado a recorrer buena parte de los países de la Unión Europea, y entre ellos, y de forma destacada, España. Aseguran en el BCE que España es, en esta coyuntura compleja, un caso claro y concreto de economía que se ajusta a la realidad, que está con los pies sobre el suelo y que, en definitiva, el resultado de las reformas del Ejecutivo muestran que disminuye el desempleo y el país es líder en crecimiento económico.

Draghi se pregunta que cómo es posible, con la actividad al alza, el empleo con fuerza y una posición internacional cada vez más sólida, el sector bancario no aproveche el tirón de la recuperación y asuma mayores riesgos para obtener mejores resultados y cambiar el signo de los márgenes. El mensaje del banquero central se está interpretando en el sector, no sólo como una respuesta a las reiteradas críticas que recibe por su política monetaria, considerada como el centro y eje de todos los males del sector. El sector interpreta también que, aunque los tipos van a seguir en niveles muy bajos, es probable que las entidades bancarias no estén aprovechando el margen de contar con el dinero barato, así como con la certidumbre de que esta situación se prolongará durante una buena temporada más.

En otras palabras, Draghi está desmontando los argumentos del sector, y en particular, de algunos presidentes de entidades especialmente dañadas en sus resultados, quienes echan la culpa de sus males al bajo precio del dinero y a la política monetaria del BCE. Recuerda esta situación de incapacidad para restablecer la recuperación de los márgenes a la que ahora mismo se está dando en el escenario político español. En ambos casos, parece que se está desaprovechando el rédito del mejor crecimiento económico europeo, de la estabilidad democrática, o, como apunta el responsable del BCE, del dinero barato para recuperar el beneficio. Quizá habrá que esperar a que vuelva a repuntar el desempleo, caiga la actividad económica y con éste el consumo para medir la capacidad de reacción del sector bancario.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...