edición: 2743 , Jueves, 20 junio 2019
05/03/2019
banca 
Fondos y accionistas, leña al fuego para una junta caliente

Directivos, ex directivos y sindicalistas de BBVA cuestionan la pensión de FG

Las normas de buen gobierno de BBVA fijan que las retribuciones (como la pensión de FG) debenrán estar relacionadas con la rentabilidad y la acción del banco en Bolsa
Juan José González
Bajan revueltas las aguas en el segundo banco del sistema financiero español. Y lo hacen a propósito de un asunto escabroso y sensible como corresponde siempre a cualquier aspecto que afecte a los recursos humanos, a las personas. Revueltas por la profunda crisis de reputación que sufre la entidad financiera a propósito de la investigación sobre las presuntas actividades ilegales que por iniciativa del banco desarrolló una sociedad del excomisiario Villarejo, un delicado affaire actualmente bajo investigación judicial. Aguas revueltas que deben pasar por una junta del banco a celebrar el próximo 15 del mes corriente y donde se esperan tensas reacciones de grupos de accionistas y sindicales. Aunque están en juego muchas cosas, el ambiente se ha caldeado en las últimas semanas por las retribuciones que en concepto de pensión le correspondes al expresidente Francisco González y que, en la cantidad de 79,7 millones de euros -se desconoce si ha percibido ya, o sigue pendiente de ser satisfecha- recibirá el beneficiario expresidente.
No está sólo en cuestión la reputación de la entidad financiera, que ha desembocado en una crisis de imagen tan profunda como perniciosa para el negocio bancario en tanto lesionan la confianza de inversores y clientes. En las últimas semanas, varias voces se han interesado por la repercusión que el evento judicial de la investigación en marcha pueda afectar al negocio, a los inversores, grandes fondos de inversión que siguen preguntando diariamente por las novedades del caso. En medio de esta atmósfera gruesa aparecen ejecutivos y ejecutivos en ejercicio, accionistas actuales y viejos accionistas, empleados pertenecientes a organizaciones de la entidad así como sindicalistas, que evidencian su preocupación y descontento por la actitud de la alta dirección del banco.

Descontento por la desafortunada gestión de la crisis, con ausencia de explicaciones de la dirección, en medio de una intensa campaña de imagen personal del presidente Carlos Torres. Un enfado que no se reduce sólo al ámbito del banco en España sino que también encuentra contestación y malestar en varias filiales internacionales. Porque la pensión que le corresponde a FG de 79,7 millones de euros tiene el inconveniente de no cumplir algunas normas que recoge el documento del banco sobre buen gobierno corporativo.

La más clara y contundente -que no la única- de las normas, especifica que la retribución debe estar relacionada y vinculada a la rentabilidad del banco y a la evolución (se entiende que positiva) de la acción en el mercado bursátil. Y claro, ni una ni otra condición se cumple en el caso de González. Unos y otros, por tanto, hacen sus cuentas y concluyen con un resultado nefasto, para algunos catastrófico, como deja patente que en el período de la presidencia de FG, el valor, la acción BBVA, se depreció en Bolsa un 66% y cayó la rentabilidad (dividendos incluidos) en cerca del 27%.

Para empleados, inversores y accionistas, la de FG es la etapa de la ruina del banco, una entidad que en 2001 (fecha en la que FG fue propuesto por el consejo de administración como presidente único) registraba un valor superior en cerca de 700 millones de euros al de su rival directo Santander que, al contrario que BBVA obtuvo rendimientos positivos del 25% aunque el valor en Bolsa cedió un 53%. Por tanto, llega la hora de hacer cuentas y presentarlas en público, en la junta general de accionistas del próximo día 15, ante fondos como  Blackrock (6% del capital del banco) y asociación de empleados, exempleados como Uniter, y los sindicatos del sector.

Todos, o casi, comparten el malestar por la retribución (pensión) del expresidente porque no se ajusta a la normativa de buen gobierno del entidad, un conjunto de normas y acuerdos que en su día logró el consenso de la gran mayoría de sectores implicados pero que ahora se pretende bordear. Ahora se espera la reacción del poderoso accionista del banco, Blackrock, principal valedor e incondicional del expresidente a lo largo de su mandato, con casi el 6% del banco, cuál será su posición si las investigaciones sobre el caso Villarejo concluyen que la entidad tuvo responsabilidades en el mismo ¿Seguirán apoyando la gestión del presidente Torres?

Como afirmaba el propio González en una entrevista en medios del propio banco: "Siempre me ha interesado más el futuro que el presente", razón que, sin embargo no parece estar reñida con los emolumentos del pasado, a todas luces cuestionados por las propias normas de buen gobierno del banco. La pensión de González no es ya un asunto que vaya contra las normas de buen gobierno del banco sino que, en contra de la realidad, debería ser retenida como correctivo por haber convertido el banco en un problema, en una crisis empresarial crónica.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...