edición: 2747 , Miércoles, 26 junio 2019
27/11/2009
Reforzar capital y ahorro de costes obligan a replantear la distribución del beneficio

Dividendo menguante, recorte creciente

Juan José González

Apretarse el cinturón. Es el mensaje que envía el mercado a las empresas, cotizadas y no cotizadas, ante el cual las reacciones son variadas, aunque en realidad, en el fondo se trate de cortar costes y, lo que para unas empresas se traduce en reducir inversiones para otras significa reducir dividendos a distribuir. En el primer trimestre del año, un buen puñado de empresas del Ibex 35 confesaba su predisposición a recortar el dividendo. Si entonces se preveía que unas 17 sociedades del selectivo recortasen sus dividendos, ahora mismo ya son más de 25 compañías las que estarían en esa situación de necesidad financiera. Para reducir el pago de dividendo sólo hay que atender al resultado neto, y si este recorta no queda más remedio que proponerlo en consejo, por muy seria e  impopular que sea esta medida. Y ese resultado neto en las compañías que componen el Ibex 35 descendió un 32,5% al término del tercer trimestre de 2009, quinto trimestre consecutivo de descenso de ganancias, luego es razonable suponer que las que mayores retrocesos han registrado en resultados, sean las que decidan ahora  reducir o eliminar,  directamente, el dividendo con cargo a 2009. Parece de cajón que si una empresa pierde no va a distribuir beneficio, y se gana menos podrá repartir menos.

El asunto parece haber saltado a la fama salmón tras anunciar Repsol que recortaría su dividendo, como ha hecho, una medida coyuntural y que parece que no se prolongará más allá del próximo ejercicio. Recortar dividendo es doloroso para cualquier empresa porque se juega en ello muchos intereses, como doloroso le resulta al accionista, al que se desposee de la rentabilidad de su inversión. La rentabilidad por dividendo de las 35 sociedades que integran el Ibex es del 6%, un nivel muy aceptable y que en el caso español representa el nivel más alto logrado en los últimos 20 años, y dobla a la del año anterior.

Suprimir el dividendo a los accionistas es como reducir a un ahorrador la remuneración en su cuenta de ahorros o subir el interés a una hipoteca. Sienta mal la utilización de esa fórmula, una de tantas, de las posibles que se pueden aplicar para ahorrar costes. Una de las primeras en dar el disgusto fue la aerolínea española Iberia que con 182 millones de euros en pérdidas al término del tercer trimestre, una variación de más del 455%, decidió cortar el pago del dividendo. En una demostración de que suspender un pago escuece, la bolsa reaccionó al día siguiente de la decisión con un desplome del 9%. Más de la mitad de las empresas del selectivo rebajarán el dividendo en un 6% de media, lo que no excluye que otras compañías cotizadas, como Arcelor Mittal, Telecinco y BBVA, por citar alguno de los más significativos.

El sector sobre el que, seguramente, se ejerce mayor presión a propósito de la remuneración del accionista, es el bancario en el que, si se exceptúa a Telefónica, se concentra una gran parte de los pequeños ahorradores. Los grandes bancos se han resistido a tocar el dividendo, pero las necesidades de capital y de mantener otros ratios, les ha obligado a pensar la fórmula más liviana para dejar contento a todo el mundo. El presidente del Santander tenía muy claro que la ocasión era buena para anunciar que repetía el dividendo por acción del año anterior (0,65 euros) y de paso presumir ante el segundo banco español, matizando que “se abonará íntegramente en efectivo”, pero dejando elegir al accionista la posibilidad de cobrarlo en acciones. El presidente de BBVA no tuvo más remedio que reforzar su capital y hacer efectivo el dividendo pero en acciones del banco y rebaja del 30% en la proporción del beneficio de 2009 a repartir entre los accionistas. Este banco aplicó la única solución para mantener el dividendo por acción en el caso de retroceso de sus beneficios, como así ha sucedido, aumentando el pay out, tal y como señaló el banco, para mejorar sus ratios de capital.

Y como en todos los sitios cuecen habas, y a diferencia de la línea elegida por las entidades financieras españolas, las americanas han tenido muy claro que cuando vienen mal dadas, una de las primeras magnitudes que se ajusta es el reparto del dividendo, práctica que en un solo trimestre del presente ejercicio, llegó a superar los 62.000 millones de dólares en las compañías del S&P 500, muy superior a todos los dividendos eliminados a lo largo de la década anterior. Y en ese afán de predicar con el ejemplo, Morgan Stanley, Citigroup, Capital One y JPMorgan decidieron recortar o suspender sus retribuciones al accionista, el mismo camino que habían seguido Alcoa, General Electric o Dow Chemical, por citar algunas de las más representativas. Y las empresas europeas han restringido pagos en la misma línea que las americanas, un centenar de las que cotizan en DJ Stoxx 600, ya han confirmado la reducción de los dividendos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...