edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
09/09/2015
banca 
Contagia al sector y hunde el Ibex 35

Santander: dividendo en peligro para evitar déficit de capital

Ana Patricia Botín cosecha en su primer año de gestión una caída de la acción del 21%, un dividendo en precario y a las puertas de un nuevo recorte
Ana Patricia Botín, presidenta de Banco Santander
Juan José González
El mercado confirmar los serios problemas del Grupo Santander. Problemas de balance, de cuenta de resultados, peligro para la rentabilidad, para el rating del banco y claro, para los accionistas que después de la experiencia y experimentos del scrip dividend, se van a quedar, definitivamente, sin dividendo. Amargo recuerdo que no consiguen olvidar los accionistas de un banco cuando hace casi un año, la entonces nueva presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, tomaba su primera decisión: mutilación radical y en seco del dividendo, y para lo que tuvo que convocar una junta extraordinaria para comunicar la ruptura con el criterio impuesto por su antecesor y padre, Emilio Botín. Aquella ocasión, la junta, pasará a la historia. El ruido de problemas de fondo en las cuentas del banco, comenzó con la primera decisión de Ana Patricia Botín. Ahora el mercado, hace balance y compara: el primer día de la presidenta (10-9-15) la acción Santander valía 7,2 euros, y un año después, dos euros menos, dos.
El ruido hace eco y el que sonaba con fuerza hace unos meses -rumores, según el banco-, ya es hoy una sinfonía: las casas de análisis, principales prescriptores del mercado, con fuerte capacidad de influencia con valoraciones y capaces y determinantes en las decisiones de compra y venta de acciones, vienen descontando desde hace dos meses los `rumores´. Tan sencillo como seguir la evolución del gráfico que refleja la caída de la cotización del Santander para entender los movimientos de los brokers y los razonamientos de los analistas (los prescriptores). Y el gráfico confirma, en argot de mercado que "el Santander está en sobreventa, en mínimos de 5€, suelo donde seguirá por un tiempo", aseguraba ayer un broker que mueve al día millones de acciones del banco cántabro.

Quizá la coyuntura, marcada por los acontecimientos de ámbito general -los requerimientos del BCE, crisis de Grecia, ahora China...- le han servido al banco como coartada para justificar la caída de la valoración de la entidad líder del sector bancario español y entre los primeros de Europa y del mundo. Y es que el camino para los accionistas de Santander se vuelve tenebroso desde la ampliación de capital decidida por el banco a principios de año, cuando comenzaron a cotizar (el 13 de enero) en el Ibex 35. Santander recibió entonces una corrección del 14,1% que situó el precio de la acción en 5,89 euros, registro récord de caída desde aquel lejano 1 de octubre de 1998 que marcó una caída del 14,8%.

Los competidores, el resto de entidades cotizadas, no ocultan en privado que los vaivenes y el sótano en el que se ha instalado la cotización de Santander, no es la mejor tarjeta de presentación para los inversores extranjeros que, como consecuencia de la caída del líder, se muestran remisos a entrar en el sector, es decir, que amplían sus temores de contagio al resto.

Al respecto, cabe recordar que la célebre ampliación de capital de Santander de principio de año provocó una caída del Ibex 35 del 4%, con recortes para todos los valores bancarios superiores al 1%. El trance bursátil fue solventado por la Comunicación del banco con una nota de sobredemanda de acciones, unos 11.000 millones de euros, peticiones de 235 inversores internacionales. Eso sí, los accionistas de Santander tendrían que aguantar unos meses más y no sólo la caída de la cotización, si no también continuar con el `scrip dividend´ y el anuncio, adelantado ya en 2014, de una menor retribución a los accionistas. Y, efectivamente, (con ella) llegó el recorte del 66% en el dividendo que reciben los accionistas: desde 0,60 euros por cada título hasta los 0,20 euros. A tener en cuenta que si es en metálico, el dividendo, además de la dieta del banco, obliga a practicar una retención del 21% para Hacienda.

Las crónicas mediáticas se hacen eco de los "Grandes cambios en el Santander", en estos días en que se cumple el primer año de gestión de Ana P. Botín con lisonja generalizada, destacando el mérito de la presidenta en haber modificado la estrategia de la entidad. Lo cierto es que la presidenta no ha dejado títere con cabeza (a excepción de la dirección de Comunicación y Relaciones Institucionales) empleándose a fondo en la política de recursos humanos, de recursos propios, equipo gestor, rejuvenecimiento y `limpieza´ del consejo, liquidación del CEO y del consejo internacional y aplicando `austeridad germana´ a los accionistas con esa reducción del 66% en la retribución del dividendo.

El escenario del banco se presenta ahora incierto, con una pléyade de prescriptores, analistas bancarios que, como el más reciente de JP Morgan descubren en el balance de Santander un déficit de capital, de nada menos que 5.500 millones de euros, que alcanzará en 2018, "cuando se armonice la normativa de cálculo de las ratios de solvencia". Una situación que puede obligar al banco a recortar los dividendos entre 2016 y 2018, y que complica aún más la posición de la entidad con los accionistas, que verían reducida su retribución. Según los analistas del banco norteamericano, el recorte de los dividendos en esos tres ejercicios, significaría un 11% menos de retribución. Una medida que, sin embargo, debería ir acompañada de una reducción de activos no inferior a los 30.000 millones "para cubrir el desajuste -de capital- y evitar otra ampliación de capital".

El banco norteamericano sentencia finalmente con una recomendación a los inversores que seguramente interesará a los accionistas: "evitar comprar bancos que tienen déficits de capital". Ahora habrá que esperar a final de año para conocer los resultados de la nueva gestión de Santander que, como siempre, serán fiados al largo plazo. Y los accionistas, con los que Botín no consigue conectar, seguirán en el dique seco.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...