edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
02/06/2015
banca 
Con beneficios y liquidez

La banca confirma dividendos al alza, en efectivo; ’scrip’ en retirada y compras en el punto de mira

El Santander es la excepción, que redujo un 66% su dividendo por insuficiencia de capital aunque puede que también para comprar
Juan José González
Sensación general de que las economías pueden empezar a mejorar en Europa y seguir la estela de otros mercados. Las empresas que han acumulado excesos de liquidez parecen ser las primeras en ver el camino más despejado. El optimismo comedido tanto en empresas no financieras como en bancos se va a traducir en breve, según los casos, en el regreso al dividendo en efectivo y a un alza en las retribuciones. Pero en todo caso, se da por seguro que las fórmulas de reparto de la crisis, en particular, del script dividend, toca a su fin. Los inversores, los propietarios de las empresas y los accionistas prefieren dividendos en metálico, en cash. La liberalización de las retribuciones bancarias, vigiladas de cerca por el supervisor bancario europeo, sigue estando sujeta al criterio del BCE, que para este caso cuenta con el derecho de veto.
Las vacas flacas se aparatan para dejar paso a las compañías que cuentan con mejor salud de sus balances. El exceso de liquidez retenido en las cajas comenzará en breve, en este ejercicio, a llegar a los accionistas. La crisis consagró la fórmula de reparto de dividendos mediante el scrip dividend, en acciones de la empresa en un momento en el que la distribución del beneficio estaba condicionada a la existencia de resultados positivos, de beneficios. El sector bancario, además de resultados negativos contaba en ese período con una clara insuficiencia de capital como consecuencia de los cambios regulatorios orientados a reforzar su solvencia. Pero solventada la solvencia, al menos, en una primera etapa, la banca ha comenzado a orientar el reparto de dividendos en forma de efectivo, reduciendo o abandonando, según los casos, la fórmula de scrip.

Los bancos españoles habían adaptado el reparto de beneficios a los accionistas en efectivo al 25% del dividendo, en base al criterio restrictivo de prudencia impuesto (se dijo que "recomendado") por el Banco de España. Pero tras el cambio de supervisor bancario local, cuyas competencias y funciones fueron asumidas por el BCE, se consideró que la limitación `local´ a la banca española pasaba a la historia, quedando liberalizada y sólo a expensas de que el nuevo supervisor pudiera ejercer el derecho de veto sobre la política de dividendos.

Y en esa vía libre a la distribución del beneficio los bancos españoles no han dudado en iniciar un cambio en sus políticas de dividendos. El BBVA fue el primero en anunciar el regreso al pago en efectivo, aunque no de forma inmediata, pero al menos, es un cambio claro de posición de abandono del scrip dividend, una fórmula no muy del agrado precisamente de los accionistas, dado el efecto -pérdida- de valor que conlleva la dilución del scrip, debido a las ampliaciones que obligaba la fórmula para hacer frente al pago.

Caixabank, en su línea de tradicional prudencia, lee la tendencia de una forma diferente a sus competidores BBVA y Santander, manteniendo la política de distribución pero dejando al accionista la elección entre el cobro en efectivo o en acciones. Banco Popular mantendrá uno o dos pagos en acciones, mientras decide la distribución de un 50% en efectivo.

El otro caso de cambio a efectivo, el de Santander, ya en la etapa de Ana Patricia Botín (su primer anuncio a los accionistas, en convocatoria extraordinaria, fue motivada por el cambio en la retribución) dejó también parcialmente a un lado el scrip para pasar al pago en efectivo, eso sí, un 66% menos de su valor, un `castigo´ a un accionista acostumbrado a recibir 0,60 euros por acción, la rentabilidad más alta del Ibex35. En esa reorientación de la política de dividendos, la entidad decidió dividir en cuatro los 20 céntimos del nuevo dividendo, tres en efectivo y uno en scrip, y todos por valor de 5 céntimos. En todo caso, Botín parece mantener el deseo de aumentar progresivamente la proporción del pago en efectivo.

La recuperación de los beneficios empresariales, con mayor lentitud en el caso de los bancos, va a facilitar no sólo el regreso al reparto de dividendos sino también a una subida de los mismos. En el caso de las entidades financieras españolas, el final de la limitación establecida por el Banco de España antes del cambio de supervisor, parece haber animado a descartar el pago en especie, en acciones o scrip dividend en favor del pago en efectivo. La recuperación favorece también un aumento de los dividendos congelados en la crisis financiera. Aunque, por otro lado, las empresas, industriales, de servicios y bancos, pueden estar pensando en que no toda la liquidez ni el beneficio debe ir destinado a los accionistas: en pleno proceso de concentración bancaria y con la mayoría de las entidades medianas saneadas, las oportunidades, como las tentaciones, parecen bastante evidentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...