edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
24/10/2019

Draghi deja la presidencia del BCE mientras arrecian las críticas a su decisión de reanudar la intervención

Lagarde asumirá con un consejo dividido y Berlín quiere apaciguar los ánimos con una nueva designación
Carlos Schwartz
El presidente saliente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi tendrá hoy su última reunión ante un consejo fracturado por su decisión de reanudar las intervenciones en el mercado abierto con la adquisición de activos para inyectar liquidez en el sistema monetario de la zona del euro. El anuncio el mes pasado de profundizar los tipos de interés negativos y comprar deuda para combatir la baja inflación y la desaceleración económica provocó una reacción adversa por parte de la representante alemana en el consejo, Sabine Lautenschläger, quien dimitió en protesta. Pero la rebelión no se limitó a la representante de Alemania en el consejo ejecutivo, altos funcionarios de los bancos centrales de Francia, Holanda y Austria se unieron a las reticencias y criticaron aspectos del paquete de medidas, mientras funcionarios del Bundesbank atacaban de forma abierta las decisiones de Draghi. Hoy las miradas se centrarán en Frankfurt en la medida que los mercados esperan que el presidente de 72 años, que abandonará su cargo el 31 de octubre, haga una defensa de su legado, aunque no es probable que haya anuncios de más medidas.
Berlín, en un movimiento destinado a desactivar las fricciones desatadas por los funcionarios alemanes,  incluido el banco central del país, hizo pública la designación de la sucesora de Lautenschläger, la catedrática de la Universidad de Bonn Isabel Schnabel. Ésta es una destacada defensora del BCE y ha hecho pública en septiembre su condena a los ataques al banco emisor del euro, afirmando que las críticas debilitaban el papel del regulador y emisor socavando de esta forma los fundamentos de la política económica europea. 

Schnabel, a diferencia de su antecesora, es una experta en política monetaria. La inflación en la zona del euro ha caído a su mínimo en tres años con el 0,8%, profundizando su divergencia con el objetivo del emisor de “levemente inferior pero cercana al 2%” en tasa interanual. Como telón de fondo las encuestas de ejecutivos no manifiestan un rebote y el Bundesbank viene de anunciar que la caída pronunciada en la actividad industrial y las exportaciones pueden haber dejado la actividad económica del país en el tercer trimestre “en territorio negativo”. Estos son elementos que seguramente Draghi usará en la defensa de su legado que debería dejar blindado ante la opinión pública en su retirada para asegurar que Lagarde mantendrá el timón en el mismo rumbo.

Es probable, afirman los analistas, que el plato fuerte de Draghi en su último mensaje a los mercados sea retomar el llamamiento a los gobiernos de la zona del euro con superávit para que incrementen sus inversiones con el objetivo de ejercer de locomotoras de la actividad económica en Europa. La doctrina del presidente saliente es que el banco central conserva margen de maniobra en el caso de que la desaceleración se profundice, pero que no todo está en sus manos en la medida que para relanzar la economía hace falta un compromiso de los estados miembros. Sin embargo la pregunta clave que sobrevuela en los círculos financieros es qué va a ocurrir cuando el BCE alcance el límite de deuda pública autoimpuesto por acuerdo del consejo ejecutivo. 

Alcanzar un nuevo acuerdo para superar ese límite va a requerir la renovación del pacto vinculante entre los consejeros y no está claro que eso se pueda lograr con la presente división. El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió la semana pasada que la situación económica internacional era deplorable y recortó sus previsiones mundiales a niveles que no se registran desde 2008. La encuesta de esta semana sobre el crédito en la eurozona del euro ha sido poco alentadora, con una caída en la demanda del crédito hipotecario y los préstamos a las corporaciones, en contra de las expectativas del BCE que esperaba que esos datos mostraran el efecto de los anuncios sobre la renovación de su política de mano abierta. El BCE iniciará en noviembre la adquisición de 20.000 millones de euros mensuales en bonos lo que va a acelerar la proximidad del límite autoimpuesto sin que se sepa cuál va a ser la reacción de los países reticentes. En Alemania el BCE ha sido el centro de ataques, incluso del gobernador del Bundesbank, Jens Weidmann, por que la política de tipos de interés negativos afecta a los ahorradores y pensionistas alemanes por el bajo rendimiento de las inversiones.

La nueva representante de Alemania, Schnabel, ha salido al paso de estas críticas señalando que la mejora de la actividad económica en la zona del euro supone al mismo tiempo la elevación de los tipos de interés en toda la eurozona. La candidata que debe ser aceptada por el Consejo Europeo y por el Parlamento no entrará en funciones antes de diciembre o enero, pero es de modo claro una pieza política en la medida que las dos fuerzas partidarias dominantes en Berlín, socialistas y conservadores, se alinean detrás de esas mismas opiniones. Esto no incluye a Alternativa por Alemania, la fuerza de extrema derecha que mantiene su crecimiento alimentado ahora por la desaceleración económica y la caída de los ingresos de los ahorradores.

Le tocará decidir a Lagarde si se hace un nuevo recorte de los tipos de interés de menos 0,6% y si se aumenta el volumen de adquisición de bonos en marzo del 2020. Estas decisiones, en caso de ser afirmativas, deberán superar una barrera adversa de halcones cada vez más reforzada. No está claro que la apuesta en favor de Lagarde carezca de fisuras. La conspiración para torcer el legado de Draghi está en marcha, y ya se sabe que las crisis prolongadas acaban dejando como saldo una lucha por la defensa de los intereses nacionales, no otra cosa es la fantasía de que fuera de la Unión Europea se está mejor que alienta el Brexit, fruto del deterioro en las condiciones de vida de los británicos, y que parte de los dirigentes políticos locales atribuye a la Comisión Europea y sus políticas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...