edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
16/07/2010
Bajar el coste de la deuda, la reválida del Tesoro para septiembre

Economía fija como objetivo el riesgo-país en 150 puntos básicos a fin de año

Dos ejes de trabajo: presión al BCE para limitar a las calificadoras y control de la prensa alemana
Juan José González

La situación se normaliza para la deuda española. Lo afirman Klaus Regling, director del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, las 21 entidades financieras y delegadas de Gobiernos que acuden a la cita del Tesoro, y lo corrobora el mercado a golpe de subasta. Como la de ayer del Tesoro público español, con obligaciones a 15 años y una demanda que superó la oferta en 2,6 veces, en línea con lo esperado, momento de gloria que bien podría ser aprovechado en el departamento económico del Gobierno para presumir de brote verde, aunque sólo se trate de una subasta. El hecho tiene una mayor relevancia que no se limita únicamente a las cifras del precio y de la sobredemanda, sino que es interpretado en Economía como un triunfo,  fruto de las últimas visitas y reuniones del secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, a distintos centros financieros, así como de las mantenidas en Madrid con representantes de bancos de inversión y gestoras de fondos.

Mientras Elena Salgado se encarga del frente europeo del Ecofin y controla las líneas maestras de la macro, Campa se ha centrado en las últimas semanas a preparar el contenido económico de la intervención del presidente para la lidia del estado de la nación. Al mismo tiempo, la secretaría de Estado desarrolla una intensa actividad para alcanzar el objetivo de rebajar el precio de la financiación española. El objetivo, ambicioso como él solo, consiste en rebajar el diferencial de la deuda frente a la referencia alemana en 50 puntos básicos respecto a la registrada en la subasta de ayer, cuando esa cota se encontraba en torno a los 200 puntos básicos, es decir, situar ese diferencial en los 150 p.b. antes de que finalice el presente ejercicio. El primer control que realizará el departamento de Economía será a mediados de noviembre, momento en el que comienzan a ser definitivos los cálculos sobre el coste de la financiación que deberán tener en cuenta los presupuestos del Estado para el próximo año.

Para cubrir el objetivo del diferencial, Economía tiene varios puntos negros, y todos de singular importancia, si bien, el que parece centrar la máxima atención para conseguirlo es el relacionado con las agencias calificadoras. La actuación y el momento de aparición elegido por estas son una incógnita difícil de desvelar, y que la experiencia demuestra que emergen a la actualidad en los momentos –el don de la oportunidad- más comprometidos para los calificados. En Economía se mantiene que cualquier información relativa a una nota negativa de estas agencias al principio de noviembre, resultaría letal para los planes del Gobierno de rebajar la factura financiera del país.

En los últimos meses la acción de las calificadoras ha contado con un aliado excepcional, que si bien ya había actuado conjuntamente en otras ocasiones, en esta se ha incrementado, resultando ser el principal aliado o altavoz de las agencias: los diarios Financial Times (edición alemana) y el germano Handelsblatt. El último episodio es muy reciente: a principios de este mes Moody´s advertía a España que se encontraba bajo vigilancia “dado el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento y los desafíos para cumplir los objetivos presupuestarios”, y que por tanto, España podría perder dos grados en su calificación actual de triple ‘A’.

En Economía se echaban las manos a la cabeza y se ponían a la obra. Si la agencia americana situaba la fecha la comunicación de su nueva calificación “en los próximos meses”, el Ejecutivo español debía comenzar a trabajar a toda máquina. Como así ha sido. De nuevo se preparan reuniones con los editores de medios de comunicación de media Europa para evitar nuevas diatribas contra la situación de la economía española después de conocer las ‘amenazas’ de Moody´s. El trabajo de la secretaría de Estado y del Tesoro en estos próximos meses –julio, agosto y septiembre- se presenta, por tanto, intensivo, y Alemania parece que será el principal foco de información a controlar.

Un hecho llamó la atención de las autoridades comunitarias, al advertir que mientras Fitch y S&P rebajaban la triple ‘A’ meses atrás, Moody´s, que a su vez había realizado el anuncio en el mismo sentido, frenó en seco, interpretando esto como un aplazamiento de la rebaja de España. Una actitud sin explicación lógica que ha llevado al Banco Central Europeo a pensar en alguna solución definitiva al asunto de las intervenciones de las calificadoras.

En los próximos días se espera que el BCE proponga varias líneas de actuación con carácter urgente para frenar las ‘estrategias comerciales’ de estas agencias, limitando –previsiblemente, eliminando- la publicación previa de comunicados del estilo “se estudia la rebaja de…” “se encuentra bajo vigilancia…” y similares advertencias, caldo de cultivo especulativo que según Trichet “entorpecen la senda de la recuperación”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...