edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
30/09/2009
La aprobación del Presupuesto 2010 desbloquea la reforma de las cajas

Economía impone el control político en la reestructuración de la banca

Malestar en Cibeles por la nueva subcomisión que vigilará el FROB
El fondo recibirá sus nuevos pacientes en diciembre
Juan José González

El atasco institucional en el que vive en los últimos meses la pretendida reestructuración bancaria comienza a resolverse. Las diferencias de criterio, opinión y química personal entre el gobernador del Banco de España y la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Elena Salgado, se saldan –acaba de anunciar- con la creación de una subcomisión en Hacienda que será la encargada de vigilar la marcha del FROB. La idea ha partido del secretario de Estado de Economía, Juan Manuel González Campa, que tras su llegada al ministerio quedó sorprendido de la cantidad de problemas sin resolver en el viejo caserón por algo tan simple como la falta de comunicación. Desde junio pasado, el impasse en que se encontraba el citado fondo para las tareas de ayudas, auxilio y socorro de las entidades con apuros del sector, era evidente. Varios desplantes de Economía hacia el Banco de España en los meses de verano, fueron interpretados en Cibeles como un deseo de enfriar cualquier novedad relacionada con el sector financiero, particularmente con las crisis de varias entidades financieras, tres cajas de ahorros, que son las que mantienen en estos momentos en vilo a supervisores y legisladores de Alcalá.

Una comisión de Hacienda que no es precisamente bien vista por Ordóñez al tratarse de un órgano formado por representantes de los grupos parlamentarios cuya principal función se concreta en solicitar información del Banco de España y ministerio de Economía, controlar fechas, personas, cantidades y plazos para que “reforzar –dice la Comisión de Economía del Congreso- el control sobre el funcionamiento del FROB”.

La realidad indica que a día de hoy el fondo se ha constituido legalmente, es decir, esta creado, pero se mantiene en dique seco, como seca se encuentra su caja de recursos y de personal, tan sólo cuenta con unos folios de articulado de constitución y nada más. Algo que ha motivado que en varias ocasiones desde el ministerio de Economía se ironizase sobre el carácter urgente de la crisis del sector bancario. Pero ahora, el empujón definitivo viene de la mano de Salgado y del brazo de Campa, voluntad que indica que saldrá, con toda seguridad, adelante.

Hasta ese momento, tan sólo una entidad, la Caja de Castilla La Mancha (CCM), parece ser la única entidad con problemas –por algo esta intervenida, dicen- la única con necesidades de reestructuración y la primera y, por ahora, única que tiene asegurada una habitación en el fondo. Y no parece haber más. Hace apenas unos meses, la situación se presentaba dramática para una docena de entidades financieras, diez cajas y dos bancos medianos. Pasado este tiempo, unos meses, todo parece haberse solucionado, ya no hay gravedad.

En algún momento antes de agosto, se dio la señal de alto a la reestructuración del sector, porque la crisis de un sistema financiero se antojaba como políticamente incorrecta. Si la de CCM no se pudo detener, por la determinada acción y empeño de dos inspectores del Banco de España, el resto de crisis bancarias se sitúan en posición ‘latente’ hasta que no sean aprobados los Presupuestos Generales de 2010. No sería presentable estar negociando el apoyo parlamentario a un presupuesto por un lado, y la fusión o compra-venta de varias cajas por otro. Es decir, la carrera por despejar el panorama de las cajas de ahorro –hoy aún pendiente- no debería ponerse en marcha hasta bien entrado el otoño. Y parece que lleva camino de cumplirse el guión del Gobierno.

Ahora falta por ver que el fondo se ponga en marcha en breve, que según el secretario de Estado podrá recibir a sus primeros pacientes entre el primero y segundo trimestre de 2010. Para entonces, el fondo ya contará con la liquidez en caja suficiente como para hacerse cargo de los problemas que vayan llegando. El primer paso para dotar al fondo de recursos ya esta dado: dos terceras partes de los 9.000 millones de euros con que contará el FROB se han dotado con cargo a los presupuestos presentados ayer en el Congreso, y el resto serán aportados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Quien más quien menos, debe haber pensado que cuando se dota patrimonialmente a un fondo con esta cantidad inicial, y se asegura la posibilidad de aumentarla hasta los 100.000 millones o más “si fuera necesario” dijo la ministra, es que el tamaño de los problemas que se prevé vayan llegando el fondo deben tener un tamaño considerable. Hasta el momento tan sólo está prevista la emisión de obligaciones por valor de 3.000 millones de euros antes de fin de año, fecha en la que están previstas, también, las primeras actuaciones del fondo. Primeras actuaciones de las el secretario de Estado –nadie quiere quemarse en este asunto, lo justo- dará cuenta en la Cámara Baja un mes después de cada actuación. Esta bien la transparencia en los asuntos públicos, pero en plazo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...