edición: 2348 , Martes, 21 noviembre 2017
15/03/2010
Cajas y Banco de España dan por hecho la prórroga del fondo
José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía

Economía pelea en Bruselas la ampliación del plazo para el FROB

El 30 de octubre, cuatro meses más tarde de lo previsto, la Comisión Europea contará con el nuevo mapa bancario español
Juan José González

La reestructuración se hace esperar en el sector financiero, en particular para las cajas de ahorros pequeñas y medianas, que intentan por todos los medios evitar una reordenación con un compañero de viaje que lo sería para toda la vida. Éstas se encuentran incómodas en el desarrollo de su estrategia, porque la táctica desplegada no lo permite. Se trata de ganar tiempo, al estilo de los malos futbolistas, fingiendo faltas, echando balones fuera. Como sea. El tiempo a favor consiste en que se consume ese plazo que Bruselas impone al Estado español para proceder a la reestructuración ordenada de una parte del sector financiero al que consideran más al margen de la ley que dentro de ella. Pero las autoridades españolas –Economía y Banco de España- entienden que la afrenta para muchas de estas entidades de ahorro, no es fácil, y tampoco será un camino sembrado precisamente de rosas, sino más bien de minas.

El secretario de Estado de Economía, omnicomprensivo en el asunto, dejaba la puerta entreabierta a una posible solución sin trauma para nadie. Sin trauma significa, en esta ocasión, que puede haber margen para una doble negociación: por un lado, las cajas y Economía se comprometen a reducir o amortiguar el excesivo coste de los recursos del FROB, del 7,75%, no competitivos, precisamente y que en el tiempo se esta demostrando como uno de los principales inconvenientes, aunque no por ello deje de ser un elemento más de la estrategia de las cajas. A cambio, estas dan su brazo a torcer con el compromiso de acelerar el cierre de fusiones auténticas.

La otra negociación pertenece a otro ámbito superior, tiene mayor calado y más dificultad política. La debe pelear el Gobierno a través del escudero Campa en Bruselas. Ahora, el secretario de Estado de Economía cuenta con algún aliado, el Gobernador. Este hace lobby en el Banco Central Europeo. Son los únicos que trabajan en resolver el impasse del FROB, un fondo que no desea ninguna caja, incluso, ni las que están en verdaderos apuros, unas 14 entidades. El plan de Campa no es sencillo porque al tiempo que solicita una ampliación en el plazo del fondo de reestructuración, se obliga a presentar un calendario de difícil –casi imposible- cumplimiento, debido a que las Comunidades Autónomas, particularmente las dominadas por el Partido Popular, se mantienen en actitud beligerante; la hucha es lo último que se pierde, parecen decir.

Al Banco de España le preocupan los efectos que el retraso en la reordenación del mapa financiero (bancos y cajas) pueda causar a una cascada de rebajas de rating que terminaría por enturbiar tanto el mercado que finalmente acabaría rebajando el propio del Reino de España. No es gratuito que las calificadoras amenacen en las últimas semanas con revisar algunas de estas calificaciones.

Bruselas no sigue de cerca el proceso de reordenación. Recibe información de los doce funcionarios que desde Madrid y Barcelona hacen reportes diarios al Consejo. Pero no se ocupan de las batallas diarias. Pero cuando le llegan esos reportes, comprueba que las fusiones no avanzan, que Galicia, Andalucía, Cataluña y Castilla León no terminan de rematar la faena; en las cuatro CC AA, y en alguna más, políticos y funcionarios de estas entidades, mantienen paralizado, en punto muerto, la reordenación del sector. Algo que no entienden muy bien desde la Comisión Europea, a pesar de las explicaciones del comisario Joaquín Almunia, quien a lo largo de los últimos dos años no se ha cansado de explicar la particular idiosincrasia de estas instituciones de crédito.

El pulso se mantiene entre las cajas por un lado y el Banco de España y Economía por otro. La previsión de que el organismo supervisor suba la exigencia de provisionar el valor de los inmuebles en cartera (por tiempo superior a los 12 meses) desde el 20% actual hasta el 30% puede terminar, finalmente, con los exiguos beneficios de las cajas para el presente ejercicio de 2010, en el que ese grupo de 14 entidades con problemas ya no podrá contar con las genéricas porque sencillamente las habrán agotado antes del próximo verano.

Así que el secretario de Estado de Economía, tiene sobre la mesa un peligroso calendario para presentar en Bruselas, en el que figuran las fechas, las cantidades, las plantillas definitivas y las uniones de cajas que se producirán en los próximos meses, antes del sábado 30 de octubre, nueva fecha final que baraja el sector como prórroga del FROB.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...