edición: 2915 , Viernes, 28 febrero 2020
24/07/2012
Espera, en breve, una nueva rebaja de rating soberano

Economía prepara medidas para evitar la salida masiva de depósitos

Cuanto más recursos necesite el rescate global, mayor fuga de liquidez
Juan José González

Salidas de 100.000 millones de euros en tres meses y la opinión de un asesor cualificado (ex Banco de España) sobre el déficit de capital estimado para el sistema bancario, fueron el detonante para poner en marcha un plan de contingencia en Economía y en el Supervisor para controlar (y detener) la salida de capitales de las entidades españolas. Algunas experiencias recientes sirvieron a los técnicos para pensar en una hoja de ruta. Irlanda se vio cercada y/o bloqueada por Reino Unido, que en un primer momento, y ya con la crisis declarada, no aceptaba grandes transacciones de depósitos de las tres grandes entidades irlandesas, como tampoco aceptaba más tarde transferencias de particulares. Grecia se desangró, reaccionó muy tarde y la fuga de depósitos dejó diezmadas las cajas de la banca helena, que estimaron salidas de entre el 50% y el 60% de sus saldos hasta diciembre pasado. En Portugal, los grandes capitales ya estaban fuera y los particulares apenas registraron movimientos significativos, salvo puntuales retiradas de liquidez por parte de pymes.

Con el punto de mira enfocado en la intervención de la banca española, con un Gobierno acorralado y errante en medidas, en un intento desesperado de apaciguar los ánimos y con la rígida postura de instituciones y socios europeos, el escenario de rescate global (del Estado) parece estar más justificado que nunca. Como justificada parece esa reacción de Economía y Supervisor para detener la salida de depósitos del sistema financiero español. Para ello, uno de los próximos consejos de ministros podría fijar las primeras medidas de control de depósitos. Las primeras estarían orientadas al control de los depósitos a plazo y los depósitos a la vista. El movimiento de los mayores saldos de depósitos ya esta siendo supervisado por el Banco de España, de ahí que se hayan estimado en cerca de 100.000 millones en el trimestre de abril, mayo y junio.

Los 100.000 millones de euros que los registros bancarios recogen en documentos enviados al Supervisor en esos tres meses, se presentan como una peligrosa sangría. Preocupa a las autoridades económicas que dada la situación de salida de depósitos de Bankia, los primeros 30.000 millones que se prevé lleguen a España, irán previsiblemente íntegros a la entidad en crisis para hacer frente a la pérdida de liquidez. Si esto es así, habrá que pensar que el dinero que garantiza Bruselas en el llamado “rescate a la banca” española, cubre el peor escenario previsto por Goirigolzarri.

Pero queda el resto del sector en crisis, las otras entidades nacionalizadas cuya subasta parece que va para largo. Algunos cálculos del sector estiman que el déficit de capital que puede necesitar cubrir el sistema bancario, al margen de Bankia y tras los 30.000 millones, es de unos 60.000 millones, si bien un escenario que ya comienza a dibujarse tras este lunes pasado, con una prima de riesgo en 640 puntos puede elevar esas necesidades hasta cerca de los célebres 100.000 millones.

El problema surge en el caso de que España decida utilizar todo el importe del rescate, puesto que en este caso, la deuda global del Gobierno se situaría en el camino del 96% del PIB dentro de tres ejercicios, allá por 2015. Es un escenario que los responsables económicos españoles deben evitar por cualquier medio, puesto que en caso de llegar a producirse, las agencias calificadoras no podrían tener mucha compasión y rebajarían de nuevo la deuda española, que por cierto ya cuenta con la perspectiva negativa desde el pasado mes de junio. A propósito de las calificadoras, algunos operadores ya daban ayer lunes por hecho que esta misma semana, el mercado, los inversores y el Gobierno se encontrarán sobre la mesa con una nueva reducción del rating.

En este caso, ya no se trataría, únicamente, de que fuera el sector bancario el único necesitado de rescate, puesto que ya se habrían consumido fácilmente esos 100.000 millones de euros del fondo de rescate europeo. Se trataría de rescatar la globalidad del Estado español, algo así como 500.000 millones de euros. Y en este caso, la fuga de capitales ya estaría marcando cifras sin posibilidad de retorno.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...