edición: 2809 , Lunes, 23 septiembre 2019
02/02/2017
Con carácter de urgencia

Economía recupera un plan de 2013 para impulsar las pensiones complementarias

Bajan las aportaciones netas, suben las comisiones de gestión y cae la rentabilidad de los planes privados, que ganan menos que la `hucha´ pública
Juan José González
A la baja, siendo optimistas o en coma, siendo realistas. Es la tendencia de los planes de pensiones privados en España que sirve de diagnóstico a caída en picado, la recesión del ahorro que dedican los españoles como previsión y complemento a la pensión de jubilación. Caen las aportaciones y el número de ahorradores (propietarios patrimoniales de planes de pensiones privados) se mantiene ligeramente al alza pero con cantidades inferiores. Según las cifras de cierre correspondientes a 2016, el patrimonio acumulado en los planes de pensiones privados asciende a cerca de 107.000 millones de euros que corresponderían a unos diez millones de propietarios. Caen las aportaciones netas (que son las que resultan de restarlas prestaciones o rescates) que no alcanzan los 250 millones de euros de euros. Ahora, las prisas y las urgencias quieren rescatar el documento presentado en su día (junio de 2013) por Economía, donde se proponían 17 medidas para relanzar los planes de pensiones. Las cifras dibujan con claridad una situación dramática en las pensiones privadas, que contrasta por otro lado, con la incertidumbre de las pensiones públicas en el futuro, con el agotamiento de la `hucha´ pública, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social el próximo verano.
Las alternativas conocidas no suenan bien. El déficit de la Seguridad Social apunta hacia el abismo pues las expectativas de mayores ingresos son inciertas, incluso ilusorias si aquellas dependen, como se quiere desde el ministerio responsable, de la mayor aportación de la ocupación creciente porque el mercado de trabajo se muestra más dinámico que nunca. Si el equilibrio del déficit de la Seguridad Social dependiera de ese factor, el empleo, no se alcanzaría en la presente década, y es probable que tampoco bien entrada la siguiente. Por otro lado, si la solución al déficit se quiere encontrar en la emisión de deuda pública, significaría que el Sistema se encontraría a un paso de la quiebra, es decir, un poco más adelantado que en la antesala, lugar donde está en la actualidad.

Algo falla en la gestión del Fondo de Reserva de las pensiones y algo parecido sucede en los planes o fondos de pensiones privados, para que ambos choquen con la baja rentabilidad, escasa revalorización de los patrimonios que gestionan sus administradores. Las cifras cantan de nuevo para indicar que el déficit no corresponde únicamente a las cifras, rentabilidades o revalorizaciones, sino también, y aún más grave, al déficit de gestión, al escaso éxito demostrado por los gestores públicos del Fondo de Reserva y de los privados, si bien hay que reconocer el mérito de los públicos, seguramente sin `bonus´ ni otros variables, que consiguieron superar en porcentaje de retorno, rentabilidad, al 90% de los planes privados.

No pensaban los gestores de las sociedades de inversión privadas que los gestores de la hucha pública les superarían en cantidad y calidad. Cantidad porque logran superar sus rentabilidades (en el 4,55% la del Fondo de Reserva en 2016) y en calidad porque los primeros cuentan con numerosas limitaciones en la selección de inversiones y con numerosas servidumbres, en tanto que obligados por normativa a mantener en cartera algunas posiciones de deuda pública española. Como en todo, hay excepciones a la regla, caso de un grupo reducido de gestoras que consiguen superar los rendimientos de los gestores públicos, como algunos productos de Caixabank, Kutxabank y BBVA.

Unos y otros se encuentran a la espera de que el ministerio de Hacienda ponga negro sobre blanco alguna de aquellas 17 iniciativas que el ministerio de Economía fijó en un informe destinado a ser el punto de partida de la ofensiva para relanzar los planes de pensiones, al inicio del verano de 2013. Un documento ambicioso, muy dirigido a que las empresas, básicamente pymes, ofrecieran los planes de pensiones a sus empleados. Se trataba de buscar alternativas que restaran presión a las pensiones públicas, que ya entonces mostraban heridas preocupantes.

Tres años después, algo más de la mitad de los trabajadores españoles no tienen ningún producto de previsión social complementaria, esto es; seguros de ahorro, planes de pensiones de empleo o de pensiones individuales. Las reformas que se contemplaban en aquellas 17 medidas se han enfriado a la sombra de otras reformas más urgentes. Una de aquellas propuestas hacía referencia a las comisiones, a los gastos operativos de los planes, que en España eran (y siguen siendo) los más elevados de la Eurozona. Y de los incentivos o mejoras fiscales tampoco nada se sabe, pues el ministerio de Hacienda rehusó mejorar la fiscalidad de los planes en general. Ahora la urgencia rescata aquel informe de Economía, aunque no está nada claro que se mantengan las 17 propuestas, como las fiscales, por ejemplo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...