edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
15/07/2014
Organigrama de la CNMV bajo sospecha

Economía y Banco de España se borran del escándalo Gowex

Verano por medio y a la espera de resoluciones judiciales, la `regeneración´ del Gobierno llegará también a la supervisión de los mercados
Juan José González

Es la segunda vez, en pocos meses, que el Banco de España y el ministerio de Economía se esconden tras las responsabilidades de fiascos del mercado como Pescanova y Gowex. Dos centros oficiales con funciones de supervisión y control, además de las propias que les concede la ley como corresponde a su capacidad normativa. La CNMV rinde cuentas (se supone) al responsable de la secretaría de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, que cuenta con su secretario general del Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa, como consejero nato (por ley) sentado en el consejo de la Comisión. Como también cuenta el Gobernador del Banco de España, Luís Mª Linde (que, ver para creer, aseguró desconocer la existencia de Gowex) con nada menos que Fernando Restoy, subgobernador del Banco, compartiendo mesa de reunión de Consejo con Mª Elvira Rodríguez e Íñigo Fernández.

Hay que decir también que no tiene sentido que mercados e inversores se sigan sorprendiendo de episodios como los más recientes de Pescanova o Gowex cuando lo que debería sorprender es que los -nada menos- que tres supervisores y controladores con máximos poderes en el ejercicio de sus funciones, continúen sin hacer declaraciones explicativas de su no actuación en los casos citados o, como en el caso de la presidente de la CNMV, Mª Elvira Rodríguez cuyas únicas palabras fueron exculpación de responsabilidad del organismo público, lo que además de sorprender es para preocuparse y para preguntarse ¿cuántas Gowex y `Pescanovas´ siguen conectadas al fraude o pescando por los procelosos mares del engaño contable? Hasta el próximo escándalo, aunque entre tanto, el esperpento y el vergonzoso ridículo siguen habitando en un organismo público que, como la CNMV, no sabe nada del mercado como tampoco de dimisiones o ceses.

Por lo tanto, hay que sospechar que difícilmente todos estos, todos ellos, no contaban con medios ni información relevantes sobre la marcha de las escasas sociedades del Alternativo como para mantenerse al margen. Y si, por el contrario, la desconocían, no cabe más que recomendar el cese de tan singulares `controladores´ del mercado donde mantienen depositados sus ahorros varios millones de ciudadanos y miles de empresas. En todo caso, no deja de asustar que tanto el desconocimiento como el conocimiento y la falta de actuación de los supervisores en casos como el de Gowex, con independencia de la gravedad de las posibles infracciones administrativas de las autoridades, sean las únicas ni las últimas sorpresas que nos depara el mercado bursátil. Y ante la duda cabría preguntarse ¿de cuántas empresas más desconocen las cuentas los supervisores?... para echarse temblar.

Señala con acierto un analista del mercado que "la mancha de Gowex no se puede extender al resto de empresas del MAB", razón por la que hay que entender que empresas como Carbures, MasMóvil, Ebioss y Eurona hayan decidido poner espacio de por medio y huyan escandalizadas camino del Mercado Continuo, en principio, más `decente y formal´ que el MAB. Aunque nunca se sabe. El responsable jurídico de una de estas cotizadas en el Alternativo se felicitaba de los efectos benéficos que producirá un episodio como el de Gowex y que, seguramente dará al menos para dos reformas: la del propio MAB, ya avanzada por el ministro de Economía, para dar paso `razonable´ o ascenso al Continuo, y otra la que se pretende sirva para poner firmes y ordenar la nulidad y batahola de organismos como la CNMV, MAB o BME.

Una vez más queda demostrado que la ruindad y canallada del engaño por falsedad contable puede llegar a ser el reflejo de la calidad en el desempeño de las funciones de regulación y supervisión, tareas indispensables para que los mercados financieros sean fiables.

El despropósito y la falta tanto de cintura, como también del más elemental sentido común de la supervisión española, queda de manifiesto al comparar la reacción de ésta en el caso de Gowex con la mostrada por la SEC (la CNMV de Nueva York) el pasado viernes. Tan sólo la mera sospecha de ese supervisor sobre la marcha de la empresa de Internet Cynk, acabaron con la suspensión de cotización en el Alternativo de Wall Street. Mera la sospecha pero campanada al comprobar que la subida del valor desde seis centavos hasta los 22 dólares (un 36.000%) en el último mes no contaba con el respaldo sólido del estado de cuentas, depositadas en fecha en la SEC pero fuera de toda lógica contable: cero ingresos, cero activos, pérdidas de 1,5 millones de dólares, un año de cotización, domiciliada en Belice (un paraíso) y también un único empleado. Un caso cantado y ejemplo de verde con asas, y que debería servir de paradigma en diligencia y perspicacia para nuestras autoridades supervisoras, dos actitudes que deberían ser exigidas y demostradas en cualquier curriculum de sus técnicos, ahora bajo sospecha.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...