edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
17/09/2008

EDP, el zapador de Sonatrach en España

Javier Aldecoa

Digiere un 2% de su capital y está a punto de amasar un 5%; tiene en sus manos un 25% de sus ciclos combinados en la península y un sillón en su consejo. Pero la argelina quiere más. La venta directa de gas para España y su 36% en las garras de Mesgaz le saben a poco y  abre la puerta a su desembarco ibérico en toda regla, con EDP como llave maestra. A un paso de aumentar el peso en Lares y compartir la titularidad de la central de Castejón, saborea una empresa mixta para la comercialización del gas natural en tierras españolas. Los favores serán de ida y vuelta: para EDP, el suministro para la  producción de electricidad y el caramelo siempre congelado de la construcción de centrales de ciclo en Argelia,  aún a costa de hacerle la pinza a su socia Iberdrola,  Endesa y Gas Natural en los concursos pendientes en Argel y de tratar de arrebatarle con Sonatrach el hub hacia Latinoamérica a las españolas, que pagan ya caro el banquete del matrimonio lisboeta del ministro Chakib Jelil.

La lusa se ha enfundado en disfraz de caballero blanco tejido con las amenazas de Argelia, acostumbrada a hacer sangre en las espaldas españolas como preludio a cada desembarco. Ni las reticencias de Sebastián ni la cláusula Gazprom- pensada por Merkel y Sarkozy para evitar el asalto de las pretensiones rusas y argelinas- le sirven de barrera a Sonatrach, ahora que se afila sus garras en espaldas ajenas. El Gobierno portugués se comprometió hace diez años a permitir la hipotética adquisición por parte de Sonatrach de hasta un 7% de su capital y los de Chakib Jelil quieren comenzar a hacer cumplir las promesas, con el primer ministro Sócrates como oficiante del idilio.

OBSESIÓN ARGELINA

Argelia aprovecha el miedo de Europa, ahora que Vladimir Putin y Gazprom pasean sus amenazas sobre los gasoductos del Este de Europa y huele la llamada a la calma empresarial por parte de Moncloa y el Palacio de Santa Cruz. Con el paraguas del Foro Euro-mediterráneo aspira a hacer del Mare Nostrum el patio de sus ambiciones energéticas y de España el atajo de ese desembarco. Ya lo es, de alguna manera: un 87% de los 62.000 millones de metros cúbicos exportados por la estatal magrebí en 2007 han terminado en tuberías españolas. Pero la primera energética del Magreb busca ventanas que sustituyan- por si acaso- a las puertas del triunfo parisinas. Bouteflika quiere más de la piel de toro. Con el arpón de Sonatrach abre nuevas grietas por las que arañar proyectos a las empresas locales; más aún si- en contra de lo que descuenta el mercado y los analistas- Gas Natural y Unión Fenosa  se ven obligados por los reguladores a realizar desinversiones en contratos de suministro de gas. Si no, siempre están ahí las intenciones de su caballero blanco, EDP, deseoso de hacerse un hueco en el futuro gigante fusionado.

Antonio Mexia estrena el desembarco del negocio verde de EDP en Wall Street y la construcción de mayor parque eólico de Polonia con invitaciones a Sonatrach a una fiesta de la energía, pero en la pista ajena del mercado español y con el cocktail de Hidrocantábrico, el mismo que le ha servido a ella desde 2005 para abrir  las costuras ibéricas. EDP tiene su estrategia muy clara: alimenta su interés en el mercado español y busca oportunidades en su reordenamiento corporativo. Tanto como para no esconder su interés en comprar activos de la futura Gas Natural-Unión FENOSA. A través de HC Energía prevé invertir entre 150 y 300 millones de euros para tomar un 30% de la regasificadora de El Musel y construir y gestionar la red de gasoductos que conectan toda la zona Norte. Naturgas, líder en gas en el País Vasco y Asturias y segunda en el sector eléctrico asturiano, compró la distribuidora española Gas Mérida por 15 millones de euros; se ha adjudicado el gasoducto que conecta Bilbao con Treto y negocia con Enagás su entrada en la regasificadora.

En su batalla con Galp, la mayor energética portuguesa se aferra al escudo de las alianzas con Sonatrach. Le ha abierto todas las puertas que le cierra a Iberdrola, fuera de su consejo desde 2003, tras cinco años de alianza estratégica. Con el pacto, la eléctrica lusa gana en flexibilidad operacional y, gracias a los 1.600 millones de metros cúbicos anuales de Argelia, soluciona su déficit de gas, un combustible al alza por el auge de las centrales de ciclo combinado - más eficientes y limpias que las de carbón o fuel-oil – que espera un crecimiento del 5,4% por ciento anual hasta 2011. Para Sonatrach, el ‘matrimonio de conveniencia’ tiene aún más ventajas. Quiere ser la Gazprom del sur de Europa y vender el gas directamente, para quedarse con los márgenes que hasta ahora se embolsaban otros agentes en la cadena de distribución. Puertas abierta ala piel de toro a cambio de sólo una centésima parte del gas que distribuye cada año y de hacer lamer a EDP un  pastel argelino- el de las centrales de gas-, aún crudo y amargo para la lusa.

ESCUDERO DE LA CRUZADA ESPAÑOLA

Chakib Jelil afina el estoque y brinda al tendido. Carga en las espaldas diplomáticas el preludio de otra nueva guerra de intereses, justo ahora que se acerca el desenlace de la causa de arbitraje de Repsol y Gas Natural en Gas Touil y los recursos por precios de GN. Envenena a golpe de celos con ICIC la paz con Cepsa que firmó con el acuerdo de julio y marca las líneas rojas a Cepsa e Iberdrola en el Medgaz, ahora que inaugura su tramo de aguas profundas, con cada vuelta de colmillo sobre el mercado español, a medida que le aprietan las costuras del mercado europeo. Ni  Iberdrola, (que a través de Iberinco construye el ciclo combinado de Koudiet Eddraouch, a 700 kilómetros de Argel, por 635 millones, junto con General Electric), ni Cepsa y Gas Natural en el quieren seguir los pasos de un exilio forzoso como los de Repsol y Gas Natural en Gas Touil. No tendrán, eso sí, más remedio que medirse el interés en tierras magrebíes con EDP, que golpea los muros de Sonatrach a la espera de que cumpla dos años de promesas.

Y es que Argelia aliña con una batalla más sutil con la lusa como escudero. La participación de Electricidad de Portugal en plantas de gas argelinas se ha sumado al impasse energético entre Madrid y Argel y el contencioso por los precios  y prometen condenar a Endesa, Iberdrola y Enel a esperar sentadas la adjudicación de nuevas centrales de gas. Y mantener en el congelador la precalificación de Repsol YPF para la licitación de la exploración y explotación de 45 bloques petrolíferos en Argelia. Las cláusulas del ‘matrimonio’- el abastecimiento de centrales de ciclo combinado de la eléctrica portuguesa con gas suministrado por la argelina- se exportarán desde 2009 a tierras latinoamericanas, donde EDP puede abrirle a Sonatrach las puertas del tesoro carioca en Brasil (controla Energias do Brasil)  y en Venezuela los acuerdos con la estatal PDVSA.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...