edición: 2329 , Martes, 24 octubre 2017
12/06/2015

El abandono de las negociaciones con Grecia por el FMI reduce el margen para un acuerdo

La dificultad para un entendimiento entre Atenas y sus acreedores plantea escenarios alternativos
Carlos Schwartz
El Fondo Monetario Internacional abandonó ayer las negociaciones con Grecia en lo que la mayoría de los analistas interpretó como una maniobra de presión más en la carrera hacia un acuerdo. Sin embargo, fuentes financieras en Bruselas, París y Londres, no ocultaban su preocupación por la falta de progreso y por sobre todas las cosas por la ausencia de decisiones que ahorren a la zona del Euro el riesgo de un accidente que implique decisiones precipitadas. “Si no hay avance en las negociaciones y se tropieza de forma sistemática en un límite político es necesario elaborar una oferta de convivencia dentro del euro que no implique una ruptura”, afirma una fuente financiera consultada. “La hipótesis de que Europa y Grecia están obligados a entenderse puede malograrse por una cantidad de contingencias”, añadió.
Otra fuente financiera indicó que se han acumulado en las últimas dos semanas elementos suficientes como para que la situación se haga insostenible.

“La corrida sobre los depósitos es incesante y ha llegado a cifras difíciles de manejar para el Gobierno falto de liquidez. Si la asistencia suplementaria brindada por el Banco Central Europeo (BCE) muy a pesar suyo no frena la carrera y no hay señales de que la retirada de depósitos ceda, Atenas va a tener que aplicar limitaciones a la disponibilidad del dinero en los bancos”, dijo.

Un desenlace accidental tendría un coste muy alto porque transformaría ante la opinión pública internacional lo que hoy es percibido como una unión monetaria basada en el principio de esfuerzos colectivos solidarios en un acuerdo de tipos de cambios fijos entre países, enmascarado por una moneda única. Con el agravante de que la ausencia de movilidad entre las monedas, por el mero hecho de que no existen, le quita toda flexibilidad al sistema. La realidad entretanto es que los motivos para un abandono de la zona del Euro incluyen una mezcla de circunstancias que en el caso de Grecia están al filo de sumarse: la incapacidad de hacer frente a los compromisos de pago con sus acreedores, el cierre de sus bancos, una economía deprimida y un frente político en estado de ebullición. Hasta ahora las partes se han centrado en las condiciones para que la Unión Monetaria, el FMI y el BCE vuelvan a abrir el grifo de la financiación a Atenas a quien le correspondería disponer de unos 7.200 millones de euros suplementarios de acuerdo con los pactos iniciales.

Los acreedores han condicionado esta semana esa liquidez a tres concesiones fundamentales, reducciones en pensiones, incrementos en los impuestos, ahorros fiscales. El 30 de junio Grecia tiene un vencimiento de partidas acumuladas por importe de 1.200 millones de euros con el FMI. Si no paga quedará fuera del euro. El país carece del dinero para hacer el pago. Mientras el escenario de un pulso interminable entre las partes se ha convertido en una metáfora a la que la opinión pública se ha habituado, el nivel de tensión en los medios financieros no ha dejado de crecer. El establishment bancario diseña mientras los modelos alternativos. El consenso es que ninguno de ellos es la salida deseada, pero en cualquier caso cualquiera de esas opciones es considerada mejor que una salida precipitada del euro.

“Si el desencuentro en cuanto a las condiciones para mantener la asistencia financiera acordada con el anterior Gobierno se extiende por mucho más tiempo va a ser inevitable una salida obligada. Si no hay avance será necesario pactar un estatuto distinto para Grecia antes de que eso ocurra. A todas luces sería mejor suspender la ayuda a cambio de que Grecia siga dentro del euro. En ese escenario Atenas debería establecer algún tipo de moneda interior para la vida económica y las relaciones de la economía privada con el estado.

Para que esta salida sea viable y Grecia la adopte habría que reestructurar la deuda y convertirla en algo asumible por el país”, señala una fuente de un servicio de estudios de un gran banco extranjero. La otra fórmula sugerida por la fuente es la exclusión pactada y asistida de Grecia de la zona del euro, que también implicaría una reducción de la carga financiera de las amortizaciones de la deuda, con la permanencia de Atenas dentro de la Unión Europea. De más está decir que las fórmulas de emergencia pergeñadas apuntan a la permanencia de Grecia en la UE entre otras cosas por motivaciones políticas como la posibilidad de que Atenas se integre en la esfera de los acuerdo de largo alcance con Rusia. “Lo deseable es la permanencia de Grecia dentro del euro y la reanudación del plan de ayuda pactado inicialmente, aun a costas de ablandar las condiciones. Pero lo que en ningún caso debería ocurrir esa una salida precipitada y desordenada, y ese es el escenario que tenemos cada vez más cerca”, añadió.

Dentro de la zona del Euro hay un grupo de gobiernos de países miembros que consideran que Grecia no es reformable, que su competitividad internacional no es posible dentro de la zona del euro, y que las ganancias de competitividad tienen tal coste interno en desempleo que no son sostenibles. El problema que se plantea es que no hay acuerdo visible sobre el diseño de una política preventiva para una salida ordenada. La situación se ha anclado en un callejón sin salida.

Los acreedores imponen condiciones que el Gobierno griego no está dispuesto a asumir. Atenas hace propuestas que los acreedores no quieren aceptar. El pulso se ha extendido por demasiado tiempo y todo parece indicar que al final puede no haber un acuerdo razonable. La hipótesis de que Europa y Grecia están obligadas a entenderse se ha ido transformando en su opuesto, la de que se excluyen mutuamente. Con el consiguiente coste.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...