edición: 2307 , Miércoles, 20 septiembre 2017
27/04/2011
EL DEDO DE MADOZ

El accidente de Fukuyima desbarata los planes estratégicos de ENEL

Carlos Schwartz

Los planes estratégicos de la empresa generadora y distribuidora de electricidad italiana ENEL, que reposaban en buena medida en un ciclo de expansión de la generación nuclear en Italia, Europa y América Latina también se han visto sacudidos por la reacción adversa de la opinión pública a la energía nuclear. El Gobierno italiano, que tenía previsto convocar a un nuevo referéndum sobre la generación nuclear en junio de 2011 postergó hasta el año próximo cualquier acción sobre el tema. En el 25 aniversario de la catástrofe de Chernobyl, cuyos fastos este año se vieron amplificados por la delicada situación de los cuatro reactores de la central de Fukuyima en Japón, la larga marcha italiana para retomar la senda nuclear parece irremisiblemente detenida.

La italiana, propietaria en un 92,063% de la española ENDESA, se alineó a finales de 2010 de acuerdo con las exigencias del grupo de bancos acreedores que esperaban verla reducir su deuda de 50.000 millones de euros a 45.000 millones. En las cuentas a diciembre del pasado año la sociedad refleja un endeudamiento de 44.924 millones de euros, a pesar de la salida a bolsa de una parte de Enel Green Power. Sin hacer un análisis en detalle de esas cuentas es llamativo que del importe total de la deuda se ha detraído la deuda de los activos dispuestos para la venta, como los 265 millones de euros de las centrales eléctricas de Bulgaria. En cualquier caso los ingresos netos de la sociedad en 2010 fueron de 4.390 millones de euros comparados con los 5.586 de 2009 con una caída del 21,4% atribuido por la sociedad a la revisión de los datos de 2009 a causa de la toma de un 25% de ENDESA por una 'put option' concedida por Acciona.

Sin embargo, el problema de fondo de la sociedad, cuya calificación por Standard & Poors es de A- gracias a la presencia con un 31,2% del Estado italiano en su capital, está relacionado con la capacidad para reducir la carga de la deuda. Los gastos financieros netos de Enel el año pasado alcanzaron a 1.123 millones de euros (brutos, 3.219 millones de euros), de los cuales los intereses de la deuda no corriente fueron de 982 millones. Uno de los problemas de la eléctrica, que tiene el virtual monopolio de la generación y distribución en su país de origen, es que Italia tiene un fuerte déficit de generación, y es el principal importador mundial de energía eléctrica con un promedio anual de 50.000 millones de Kwh o un 15% de sus necesidades anuales. Las importaciones proceden de Francia (EDF), y la electricidad importada es de generación nuclear.

En 1986, Italia había aprobado un nuevo plan energético con propuestas de desarrollo de la capacidad de generación nuclear. Pero a consecuencia del accidente de Chernobyl el Gobierno convocó en 1987 un referéndum sobre la utilización de la energía nuclear para la generación eléctrica y el voto mayoritariamente negativo condujo poco tiempo después al cierre de las cuatro centrales nucleares del país. Desde entonces todos los incrementos en la capacidad instalada han sido a expensas de las centrales de ciclo combinado aunque la generación eólica ha crecido a buen ritmo y representa al menos el 3% del total.

El Gobierno italiano pegó en 2008 un vuelco importante en materia de generación eléctrica cuando anunció que en el plazo de cinco años se reanudaría la construcción de centrales nucleares. En realidad Enel ya se había colocado en la línea de salida para ese objetivo. En el 2004 Italia aprobó una serie de leyes que permitían la participación de empresas italianas en centrales nucleares fuera de Italia y la importación de electricidad generada por esas centrales nucleares.

En el 2005, Enel firmó un acuerdo con EDF que desembocó en 2007 en una participación del 12,5% de la italiana en la nueva central nuclear de Flamanville 3 en Francia con una capacidad de generación de 1.650 Mwe además de una opción para una participación similar en las próximas cinco centrales iguales a construir en Francia. La tecnología utilizada es la EPR desarrollada por la sociedad estatal de bienes de equipo nucleares Areva de Francia junto con Siemens. El acuerdo permitía además a EDF participar en cualquier nuevo desarrollo de centrales nucleares en Italia. Para este fin ambas sociedades constituyeron al 50% la sociedad Sviluppo Nucleare Italia con la idea de desarrollar estudios de factibilidad para cinco centrales nucleares con tecnología EPR. En un movimiento paralelo Italia firmó un acuerdo con los Estados Unidos para disponer además de tecnología nuclear estadounidense. No se puede escapar a quienes siguen el mercado de la generación eléctrica que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, firmó un acuerdo con Areva en octubre del 2010 y poco después otro con Washington.

El Gobierno de Chile, donde ENDESA es el principal generador de energía eléctrica, había manifestado su deseo de lograr una mayor independencia energética apelando a la generación eléctrica mediante centrales nucleares. La propuesta chilena está en cierta medida motivada por la decisión de Argentina en 2008 de suspender el suministro de gas a su vecino por la escasez en la extracción. Desde entonces, aunque los suministros se reanudaron, Chile ha dado prioridad a alternativas para lograr una mayor independencia. Lo cual no obsta para que el inmenso proyecto de generación hidráulica Hidroaycen -liderado por ENDESA y Colbun- siga virtualmente detenido por sus serios problemas medio ambientales.

La firma del convenio entre Chile y Francia en torno a la tecnología EPR de Areva tenía como socio inevitable a ENDESA Chile y al holding energético Enersis, cuyo gerente general Ignacio Antoñanzas tardó poco en puntualizar desde la comitiva del propio Piñera el año pasado que el acuerdo con Francia era “magnífico”.

Las expectativas de un desarrollo de centrales nucleares también en España fue puesto de relieve en el pasado mes de marzo por el lanzamiento en la Universidad Politécnica de Cataluña de un máster de ingeniería nuclear patrocinado por ENDESA, amén de planes similares en una universidad madrileña. Ahora, tras la crisis que ha provocado en las expectativas nucleares el accidente de Fukuyima en general y más aun en países con serios problemas sísmicos como Chile deja estos planes en un cono de sombra.

Enel, principal tributario de las perspectivas nucleares de ENDESA en España e Iberoamerica, se verá por lo tanto doblemente castigado en sus planes estratégicos sobre los que reposaba una pata de la reducción de su deuda. Sin contar con las expectativas de Enel respecto del mercado chino, país que también ha detenido sus planes nucleares, aunque Areva construye ya allí las centrales de Taishan 1 y 2. Los grupos de interés vinculados a la tecnología nuclear han recomendado en general a los gobiernos con los que mantienen contactos y en los que hay proyectos en curso u opciones para reanudar el desarrollo de centrales nucleares, mantener un compás de espera con el objetivo de ver cómo evoluciona la opinión pública respecto de esta forma de generación. De momento ha habido una fuerte reacción adversa en Alemania, oportunamente detectada por el Gobierno de Angela Merkel quien ha propuesto revisar los criterios nucleares y se manifiesta ahora dispuesta a sustituirla. Algo que resulta sumamente molesto para Siemens.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...