El agujero de la Seguridad Social expresa el fracaso de la
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
17/10/2016

El agujero de la Seguridad Social expresa el fracaso de la política de empleo del Gobierno del PP

El vaciamiento del fondo de reserva desmiente las afirmaciones oficiales y pone al desnudo su incapacidad
Carlos Schwartz
El Gobierno se ha llenado la boca los dos últimos años con el éxito de su política de empleo porque las cifras de paro registrado se reducen. Desde luego el empleo de mala calidad, con escasa formación y alta temporalidad, con salarios por debajo de las tasas de una inflación ya de por si muy baja no entran dentro de su argumentación, y esta ha quedado en manos de la oposición, que no ha sabido gestionar sus argumentos, y de los sindicatos, que han hecho un papel burdo en este asunto. Ahora las cifras del déficit de la Seguridad Social (SS) desnudan el fracaso de la política de empleo. El déficit acumulado hasta agosto de la SS es de 6.199 millones de euros, un 30% más alto que el de igual periodo en 2015. El dato se da de bruces con los pronósticos del propio Gobierno que esperaba una recuperación de las cuentas de la SS como resultado de la supuesta recuperación económica y aumento del empleo. El Gobierno en sus anuncios para 2016 había computado un leve desajuste de las cifras presupuestarias de España, para encontrarse ahora con que el déficit esta por encima de cualquier previsión
Como efecto colateral de estos errores de cálculo el ritmo de descenso de los activos netos del Fondo de Reserva de la Seguridad Social se ha acelerado, con la amenaza de que si se mantiene el ritmo el año que viene se habrá acabado con sus recursos. Al finalizar e segundo trimestre de este año el saldo de activos netos era de 16.829 millones de euros comparado con 35.343 millones al finalizar el segundo trimestre del año pasado. En 12 meses se han perdido casi 19.000 millones de euros, sin tener en cuenta que en 2009 los activos financieros netos del FRSS alcanzaban a 73.903 millones de euros. Frente a esta situación el Gobierno se limita a afirmar que el FRSS está para usar cuando los malos tiempos lo hacen necesario, ocultando que la falta de ingresos de la SS es resultado directo de su política de empleo.

Cabe hacerse la pregunta nada retórica de qué es lo que pasa. Si tal como dice el Gobierno la situación económica de España es de las mejores de la Unión Europea de acuerdo con las tasas de crecimiento del producto interior bruto (PIB), y se ha vencido al desempleo, como es que se saquea al FRSS y se amplía el déficit de la SS. La respuesta está en la propia política de empleo del Gobierno del Partido Popular. El crecimiento del empleo registrado en los últimos trimestres hacía prever a los observadores y a los funcionarios del Gobierno -incluidos los fontaneros de la Moncloa- que las entradas en la caja de la seguridad Social tuvieran una magnitud significativa. Sin embargo la tasa de crecimiento de esos ingresos ha sido del 2,8% comparado con la previsión oficial del 6,7%.

Las previsiones de marras hicieron caso omiso del efecto sobre los ingresos de la SS de los contratos temporales interinos o de los contratos bajo el rótulo de “formación” que tienen cotizaciones sumamente bajas, además de que la masa salarial nominal sobre la cual se computan las contribuciones no crece, sacando partido de la baja tasa de inflación. Si se tiene en cuenta además que la muy escasa creación de empleo fijo en ciertas condiciones está jalonado por descuentos en las cuotas de la seguridad social se tiene un cuadro bastante claro. El empleo basura está en la base de esta situación. La política de empleo del Gobierno ha derribado la masa salarial de los contratos temporales a mínimos históricos. La masa salarial en general está virtualmente congelada al crecer por debajo de la inflación. Estas constituyen ventajas salariales para las empresas que logran costes de producción especialmente bajos, lo que contribuye a la reconstitución de sus ingresos. Pero esta operación hunde los ingresos de la seguridad social de forma irremisible. Una política consistente para mejorar la posición de competencia internacional de España debiera centrarse en el incremento de la capacidad técnica del capital y no en el derribo salarial.

El cuadro al que se enfrenta el país es no solo resultado de la mala gestión económica sino además en parte resultado del error de pronóstico de las luminarias económicas del PP que apostaron a una recuperación económica internacional que no está en ninguna parte. En el contexto de una tal recuperación se podría haber zanjado la situación crítica de los ingresos de la seguridad social y mejoraría el horizonte temporal del empleo. El desarrollo del cuadro negativo real se da a pesar de que España, en materia de gasto por prestaciones de la Seguridad Social, está por debajo de la media de la Eurozona. Es cierto que Alemania y Reino Unido están por debajo de España aunque sin los problemas de ingresos españoles.

Hasta el tercer trimestre de este año el gasto en prestaciones sociales ha crecido un 3,3% en línea con lo previsto ya que frenar el gasto en prestaciones en un año electoral hubiese sido suicida. Por otro lado el gasto del Estado en España en las pensiones está muy por debajo del registrado a escala internacional, incluida la UE. La ministra de Trabajo, Fátima Bañez, ha declarado muy sonriente este fin de semana que el incremento de las pensiones en 2017 será del 0,25% una cifra que está por debajo de las previsiones de inflación para el año próximo, no parece que estos niveles debieran causar un serio estrés a las cuentas públicas.

El Gobierno ha insistido de forma machacona en que el FRSS “está para tirar de él cuando vienen las vacas flacas”. La realidad sin embargo es que se tira de él porque la política de empleo del Gobierno socava los ingresos de la seguridad social con lo cual de hecho se ha utilizado dicho fondo más que para pagar pensiones para subsidiar indirectamente los ingresos de las empresas vía reducción de las cotizaciones.

Es de suponer que en algún momento habrá un nuevo Gobierno en España y se acabe la interinidad del ejecutivo actual. Es inevitable que se planteen cuestiones relativas a los ingresos de la Seguridad Social.

Entre otras cosas no sería extraño que se propusiera que algunos de los gastos de la seguridad socia,l como los aportes a la parte no contributiva de las pensiones, la tasa de igualación para los que no han contribuido lo necesario, por ejemplo, se haga con cargo a los presupuestos generales del estado y no con cargo a la SS. La pregunta es cómo pretenderán hacer esa operación en un cuadro en el cual el Gobierno tendrá que hacer recortes presupuestarios para encajar las exigencias de Bruselas. De ninguna de las maneras, desde luego.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...