edición: 3072 , Jueves, 22 octubre 2020
06/11/2008
Detecta privilegios competitivos

El Banco de España critica a los reguladores de EEUU, Reino Unido, Holanda y Francia

Germán M. Crespo

En el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, la autoridad reguladora española lanza varias andanadas a los supervisores estadounidenses por la dejación de sus funciones en aras del liberalismo financiero y que culminó con el fin de la banca de inversión estadounidense tal y como la conocíamos hasta ahora. Pero Miguel Ángel Fernández Ordóñez no deja sus críticas para el otro lado del Atlántico y mira hacia nuestros socios comunitarios, al advertir que la recapitalización que se está llevando a cabo en algunas entidades financiera europeas podrían distorsionar el terreno de juego competitivo.

Bajo el título ‘El Papel de las autoridades reguladoras y supervisoras: el caso de los bancos de inversión en Estados Unidos’, el Banco de España carga contra la forma en el que han tratado las autoridades regulatorias estadounidenses a este tipo de entidades financieras, como los productos y riesgos que asumieron dieron origen a la actual crisis financiera mundial

Tras aclarar que los bancos de inversión no dejan de ser intermediarios financieros, los clásicos ‘brokers, entidades como Lehman Brothers, Goldman Sachs, Merril Lynch, Morgan Stanley y Bear Stearns, se dedicaron en los últimos años a emitir y comprar títulos en los mercados de valores, además de prestar servicios de asesoramiento a inversores o en los procesos de fusiones y adquisiciones. No eran, por tanto, instituciones de depósito, sino sociedades de valores que se financiaban en los mercados mayoristas.

La separación de bancos de inversión y entidades de depósito, producida en 1933, se modificó al final del pasado siglo, que permitió la creación de holdings financieros que integrasen las actividades de entidad de depósito, de broker y de seguros y, en definitiva, origen de la que hasta ahora conocíamos como banca de inversión y, que finalmente, ha supuesto su desaparición.

Veladamente, el Banco de España critica que los bancos de inversión estadounidenses tomasen posiciones propias (dealing) de una magnitud enorme, acogiendo todo tipo de estrategias y aprovechando una regulación de solvencia que permitía niveles de apalancamiento muy elevados. La autoridad reguladora española recuerda que en 2004, la SEC introdujo un programa de supervisión consolidada al que podían acogerse voluntariamente los grandes bancos de inversión. Las entidades eran autorizadas a usar modelos internos para estimar los riesgos de mercado y de crédito con los que calculaban los requerimientos de capital. A cambio, el conglomerado debía aceptar someterse a la supervisión consolidada de la SEC, constituyéndose en las denominadas Consolidated Supervised Entities (CSE). Merril Lynch, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Lehman Brothers y Bear Stearns se acogieron a este esquema. Las CSE no tenían asignado un prestamista de última instancia y, por ello, y para asegurar los intereses de la clientela de los bancos de inversión, la SEC se atribuía funciones en el seguimiento de la gestión de su riesgo de liquidez.

Pero ahí estuvo el fallo. El enfoque supervisor de la SEC, más centrado en el adecuado funcionamiento del mercado y en la protección de los inversores, no se ajustó plenamente a unas entidades cuyo negocio evolucionó progresivamente hacia la captación de fondos ajenos para asumir posiciones por cuenta propia.

El resto ya lo conocemos todos, la crisis provocada a raíz de los préstamos subprime que, a la postre, ha supuesto la desaparición de la banca de inversión bajo el modelo hasta hoy conocido.

El Banco de España recuerda que esta crisis ilustra claramente cómo, en un marco de mercados financieros altamente interrelacionados, una mayor apreciación del riesgo puede empeorar drásticamente la posición de liquidez de las entidades que dependen de la financiación en los mercados mayoristas. Este alto grado de interrelación añade incertidumbres a las ya existentes en el sistema financiero y ha obligado a los bancos centrales de todo el mundo a tomar medidas de una dimensión desconocida hasta hoy.

La autoridad regida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez sigue muy despierta y ante la crisis financiera que afecta a Europa no duda en lanzar una serie de advertencias. Tras reconocer la buena posición de las entidades españolas en términos de su apalancamiento queda reflejada cuando se compara la situación de las mayores entidades europeas. En términos del core capital, la información disponible es más limitada, pero dicha fortaleza relativa en favor de las entidades españolas queda corroborada. No obstante, el Banco de España considera que el reforzamiento de los recursos propios es un elemento que deberá ser analizado detenidamente por las entidades. Añade que este análisis se ha elaborado sin considerar las medidas que diferentes gobiernos europeos están desarrollando para aportar más capital a buena parte de sus mayores entidades (por ejemplo, Reino Unido, Holanda o Francia).

En la medida en que estas actuaciones no estén cuidadosamente diseñadas y explicadas al mercado, apunta el IEF, de tal modo que también las entidades que no han manifestado problemas de solvencia se vean favorecidas, el terreno de juego competitivo se podría ver alterado, al tiempo que se introducirían distorsiones que harían más compleja la tarea de discriminación por parte de los agentes que participan en los mercados financieros.

Según el Banco de España esto generará efectos contraproducentes, que dificultarían el retorno de los mercados financieros a una situación de mayor normalidad. Además, existen dudas sobre cómo encajan las características de los instrumentos empleados para recapitalizar a los bancos con, según los acuerdos alcanzados en el seno del Comité de Basilea y las directivas comunitarias aplicables, las características que deben tener tanto el tier 1 como el core capital. En concreto, las acciones preferentes acumulativas pertenecen claramente a la categoría del capital de segunda categoría.

El Banco de España no se anda por las ramas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...