edición: 2864 , Jueves, 12 diciembre 2019
24/03/2014
La `devaluación´ de los depósitos

El Banco de España empuja al ahorro a asumir más riesgos

Obliga a buscar productos más expuestos a la incertidumbre del mercado y deja el ahorro a merced de la volatilidad
Juan José González

El Banco de España conseguía hace poco más de un año que el sector bancario siguiera su recomendación de limitar la remuneración de los depósitos. El efecto se puede decir que ha sido muy positivo para buena parte de las cuentas bancarias, y no tan bueno para los ahorradores que entendían que los depósitos remunerados era un producto rentable y muy seguro, de ahí que fuera, con ventaja, el predilecto frente a otras propuestas de mucho mayor riesgo y volatilidad. El tiempo, casi quince meses de la `recomendación´ del Banco de España, deja al descubierto que el comportamiento de los ahorradores privados, en su mayoría pequeños patrimonios y dinero en ahorro puro y duro, ha sido testigo de la estampida de ese dinero cada vez menos remunerado hacia otros lugares, otros productos, en busca de mejores retribuciones. Pero el efecto resulta maléfico, la práctica perversa y el riesgo para millones de ahorradores se convierte en exponencial. La nueva situación del dinero queda más a merced de la volatilidad de los mercados financieros, en productos más complejos y sofisticados, en ocasiones, de difícil o imposible comprensión para la gran mayoría del público que huye del depósito bancario en busca de mejor rédito.

Es probable que el Banco de España haya tenido en cuenta los beneficios de una decisión que algunos expertos estiman en cerca de 11.000 millones de euros que los bancos dejarán de pagar en concepto de intereses, pero no así en el destino de los ahorradores que han abandonado las cuentas remuneradas en busca de mayores ganancias. Pero lo cierto es que la salida para el dinero de millones de clientes bancarios se encuentra en otros lugares, en otros productos financieros, vehículos complejos de inversión que, en su mayoría, obligan al ahorrador a pensar en un gestor profesional antes que continuar de gestor amateur del patrimonio propio o meterse en camisa de once varas. En pocas palabras, esta es la posición a la que se ha visto abocada la mayoría de los pequeños ahorradores que mantenían su dinero en cuentas remuneradas `razonablemente´ mientras la inflación se mantuviera baja y el precio del dinero en mínimos, decisión de la que es responsable el Banco de España.

Y el cambio hacia otros instrumentos no llega en buen momento para los ahorradores `exdepósitos´, puesto que la incertidumbre y la volatilidad en los mercados se encuentra en niveles cada vez más altos. Se han querido unir en la coyuntura varias crisis: la economía china, las divisas emergentes, la inestabilidad en Ucrania y las dificultades que está provocando un déficit público como el español para reactivar el consumo y la actividad económica. Son tensiones que se reflejan en las cotizaciones bursátiles, con bancos, energéticas y demás compañías de servicios e industriales en constante vaivén. Y no parece que se avecina la calma, sino todo lo contrario: riesgos e incertidumbres.

Con este escenario, los depósitos se pelean por encontrar -y recuperar- la rentabilidad percibida antaño en las cuentas remuneradas. Ahora los bancos `venden´ fondos de todo tipo, incluso los hay que invierten en volatilidad, indiciados en el mercado de futuro y opciones. Recomiendan `jugar´ -jugársela- a la volatilidad porque se prevén movimientos, picos de volatilidad en el mercado que pueden convertirse en ganancias a nada que se sepa cómo moverse en medio del temporal, en pocas palabras: gestión especializada y experta, y más riesgo para los ahorradores.

Pero hay otras opciones -de inversión- para quienes buscan recolocar el dinero que ha salido de los depósitos remunerados. Regresan los fondos de inversión de todo tipo, nuevas familias de estos instrumentos de inversión colectiva que, sin embargo, no garantizan que el patrimonio principal, el base que se aporta en el inicio del fondo, no vaya a sufrir alguna pérdida. En esta migración del ahorro, los más beneficiados son los fondepósitos, un producto que coloca la mayoría del dinero en imposiciones a plazo y que, en líneas generales, consiguen rentabilidades mayores (aunque a la baja) que las devengadas en los clásicos depósitos, en torno al 1,85% de TAE (el tipo de interés medio de los depósitos ronda actualmente el 1,50%). 

A tenor de los movimientos de liquidez, los ahorradores han reaccionado a la decisión del Banco de España colocando parte del dinero en depósitos en cuentas remuneradas pero de entidades que como ING Direct, Evo Banco, Finantia, Pichincha, Mediolanum y Espirito Santo, mantienen (aunque a la baja) la rentabilidad por encima de las recomendaciones del supervisor, lo cual les ha servido, de paso, para modificar algunas condiciones para mantener la rentabilidad, convirtiendo casi en obligatorios compromisos sobre domiciliaciones, nóminas y otros productos. Quizás la reacción mayoritaria haya sido la de migrar hacia otro producto de largo plazo, pero sin cambiar de entidad, de ahí que los fondepósitos y otras familias de fondos, como los garantizados y los estructurados, hayan aumentado sus saldos de forma tan estrepitosa.

Pero en cualquier caso, el Banco de España no parece haber medido bien la caída de la fórmula de ahorro preferida por las familias españolas, los depósitos bancarios, logrando poner en riesgo un dinero particularmente inquieto, como demuestra que se mueva en el plazo menor a un año, justo el más expuesto al riesgo y a la volatilidad. Habrá que esperar para ver los resultados de la decisión del Banco de España.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...