edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
21/05/2010
La banca española no consigue desprenderse del refugio de la mora, los adjudicados

El Banco de España espera una fuerte aceleración de litigios y embargos inmobiliarios

Alarma en el sector financiero: algunos bancos incorporan más activos inmobiliarios de los que pueden vender
Juan José González

De la misma forma que los movimientos especulativos están tirando los mercados de deuda, las casas de análisis y las calificadoras insisten en sus trabajos más recientes en que mientras la exposición a los activos inmobiliarios adquiridos en los últimos años continúen en el mismo lugar, en los balances públicos del sector, la banca no levantará cabeza porque seguirá vivo el riesgo clave, los célebres activos adjudicados, auténtico verdugo de las cuentas de estas entidades. El Banco de España no deja pasar una semana en la que no advierta e insista a los consejeros delegados de las entidades, principalmente las cinco medianas y las dos grandes, sobre la conveniencia de acelerar el proceso de venta y salida de los adjudicados para dejar limpios los balances. El primer trimestre del año concluyó con 59.700 millones de euros de exposición del sector financiero en el inmobiliario –cifra de activos inmobiliarios embargados por la banca, según estimación del Banco de España- algo así como la suma de la deuda griega que mantienen en cartera Alemania y Francia, una auténtica salvajada. Dice el regulador que mientras se mantenga dicha exposición no hay humano ni acontecimiento terrestre capaz de reducir la mora por debajo del 6%, nivel considerado como zona de peligro.

Se creía y confiaba en que los bancos reaccionaran a las mayores exigencias de provisiones impuestas por el Banco de España, en el bien entendido de que cuanto más se les apretara, mayor celeridad aplicarían a la venta de esos activos inmobiliarios. Pero la realidad parece imponerse y aquellos se desprenden de solares y pisos como pueden -y sin premura- de sus stocks inmobiliarios, incluso hasta podría asegurarse que más de uno se siente cómodo en la posición, puesto que no han transcurrido todavía los dos años de permanencia en los balances que permite el Banco de España. Así que, para qué darse tanta prisa si se prevé una recuperación el mercado.

Los bancos vienen provisionando, según las últimas estimaciones al término del primer trimestre, una media del 20% de la activos adquiridos, en línea con la recomendación del supervisor, que posteriormente, y en una nueva vuelta de tuerca decidió elevar dicha provisión hasta el 30% para el presente ejercicio, y no descartando otra adicional del 10% para aquellos inmuebles adquiridos en el último cuatrimestre de 2009. En esta situación es previsible que la banca, si quiere dar salida al stock, se vea obligada a aplicar un descuento en proporción directa al de la provisión del inmueble.

Los activos adjudicados continúan siendo la pesadilla que se acumula sobre la mesa de los despachos ejecutivos. Y los tres balances de bancos medianos más castigados -pisos y suelo, principalmente- no terminan de soltar el pesado lastre. En el caso del Popular es del 3% sobre el total activo del banco, en el Sabadell es del 2,2% y en el de Banesto del 2,1%. En otro planeta se encuentra Bankinter, la sexta entidad española con tan sólo el 0,6% de adjudicados sobre el total de sus activos.

La carga se hace insoportablemente costosa. Para los bancos medianos como Sabadell, la segunda entidad española con mayor peso y problemas en el sector inmobiliario, el ‘engorde’ de su filial Solvia es consecuencia de su particular apuesta inmobiliaria, que en tan solo dos años pasó de tener activos por 60.000 euros –sesenta mil- a los 1.560 millones a cierre de 2009 -y pérdidas de 159-. Esta entidad participa en varias sociedades inmobiliarias y con el 10% de Metrovacesa, actualmente controlada por los bancos acreedores y cuyo valor en bolsa no llega a los 800 millones de euros. Popular y Sabadell son, como se dijo, accionistas tras canjear deuda con los anteriores propietarios, la familia Sanahuja, y continúan apuntando en sus balances pérdidas considerables.

Es el Santander la entidad que en España se lleva la palma en adjudicados inmobiliarios, algo que con ser preocupante tiene un menor impacto sobre un balance de envergadura, sobre el que sus adjudicados, unos 4.100 millones, tan solo representan el 0,37% de sus activos. BBVA tampoco goza de buena salud en este asunto ya que suma 4.732 millones en activos inmobiliarios, y que sobre un balance inferior representan más que su competidor Santander.

El número de litigios e impagos comenzará en breve a hacerse más numeroso como consecuencia del arrastre en el vencimiento de las adjudicaciones de hace dos años, litigios e impagos que se resolverán en los próximos meses.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...