edición: 2830 , Martes, 22 octubre 2019
05/10/2011
Los escándalos de las indemnizaciones cuestionan la supervisión

El Banco de España, inmerso en una creciente pérdida de prestigio

Gobierno y oposición juzgan tosca e irresponsable la actitud de Ordóñez en “lo peor de lo peor” de la CAM
Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gobernador del Banco de España
Juan José González

Desde Génova aseguran que siguen de cerca “los avatares de la primera institución financiera del país, todo un emblema nacional, referencia en Europa, imitado por algunos bancos centrales”. Una opinión que es compartida en la última planta del cuartel general del Partido Popular, donde, entre otras cosas, se prepara también un informe para el que será máximo responsable de la cartera de Economía del Gobierno. Todo parece indicar que, el candidato a ese sillón del caserón de Alcalá ya esta informado de su condición y destino futuro, un candidato que viene con ideas propias y que desea poner negro sobre blanco alguna idea sobre el nuevo papel de los bancos centrales en el también nuevo escenario que arranca de 2008.

Los ‘populares’ no se sienten cómodos con las opiniones que varios eurodiputados habrían recogido en los últimos meses en el ámbito de las instituciones europeas. Es conocida también la preocupación por la creciente pérdida de prestigio del Banco de España debido, en su mayor parte, a las polémicas actuaciones e intervenciones llevadas a cabo por el actual equipo de Fernández Ordóñez, y que en numerosas ocasiones habría decepcionado tanto al presidente del Gobierno como al líder de la oposición.

Desde la intervención de la Caja de Castilla-La Mancha, y el decreto de urgencia necesario para ejecutarla, aprobado en un Consejo de Ministros extraordinario, cada actuación del banco central español es seguida, analizada y valorada por un pequeño equipo de colaboradores en Génova. Y es que desde entonces, las presiones políticas tanto de socialistas como de populares, no han cesado. Unos y otros no veían con buenos ojos una ‘judicialización’ de la crisis financiera en el ámbito de las cajas de ahorros, en parte porque siempre aparecerían implicados consejeros políticos representantes de los dos partidos mayoritarios, y en parte por la imagen negativa que tendría ante Europa ver desfilar a los responsables –políticos- financieros de los fiascos que se vienen conociendo desde entonces.

Otros episodios posteriores a la crisis de la CCM, tan sólo fueron añadiendo gotas a un vaso al que poco le queda para rebosar, y que los últimos episodios surgidos a raíz de las indemnizaciones, bonus, prejubilaciones y demás abonos no harían si no restar prestigio a una institución en, posiblemente, sus horas más bajas desde la crisis en la etapa final del fallecido Gobernador del banco central Mariano Rubio.

Y con los problemas de la actualidad que marca la reforma del sistema financiero, ya comienzan a trascender algunas ideas del futuro responsable de Economía ‘popular’, en el supuesto de que logre la victoria el 20-N. Los papeles con las intenciones de futuro sobre el Banco de España, se cuidan mucho de preservar la independencia de la institución, pero al mismo tiempo se solicita una mayor coordinación en algunas de las decisiones de mayor trascendencia para el sector financiero. A la vez, se mantiene el interés en que se mantenga con el mismo criterio de autonomía, si bien prevalece el deseo de que, en la nueva fase política, se produzca mayor diálogo entre Banco central y ministerio de Economía.

En términos generales, el máximo responsable de la economía y las finanzas del próximo Gobierno –conocedor del Banco de España- quiere que en la próxima legislatura la institución financiera sea más previsible y activa. Más activa en tanto en cuanto autoridad monetaria que es, y que debería haber propuesto unas mínimas directrices de actuación, muy útiles para entidades financieras y empresas. Hubiera evitado algo del caos vivido en los últimos meses, antes del verano pasado.

Otro de los deseos que se declaran en el nuevo papel de un Banco central más adaptado a una situación de crisis financiera y económica, es apoyar la continuidad del actual mandato del Gobernador del Banco de España para que cumpla el período para el cual fue designado por ley. Una dimisión antes de la conclusión del mandato, evidenciaría presiones y acoso a una institución que, a juicio de los populares, debe evitar episodios que le resten prestigio, precisamente lo que se pretende recuperar.

La sensación de un Gobierno central al margen de la reforma del sector, con unos gestores instalados en el pille y la chapuza del apaño y engaño, amén de un Supervisor que en la antesala de la venta al mejor postor de la CAM, se descuelga con “lo peor de lo peor” en referencia a la caja alicantina, deja el prestigio de un Gobernador, figura relevante, comedida y mesurada en todos sus actos, al nivel de un macarra barriobajero. Mostrarse escandalizado ante un asunto –la CAM, las indemnizaciones millonarias, etc- que le debiera haber quitado el sueño, puesto que la supervisión depende en primera y última instancia del Gobernador, parece impropio de una figura de prestigio al frente de una institución también de prestigio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...