edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
26/06/2009
La reestructuración es una coartada para dar ayudas al sector

El Banco de España no liderará el Frob, lo hará el Gobierno

No es sano un ‘plan de ayuda’ con excesiva influencia del Ejecutivo
Juan José González

Finalmente, el documento que recoge la filosofía del Gobierno sobre la reestructuración del sistema financiero, ha llegado a la mesa del Consejo de Ministros. La realidad es que ni es documento ni recoge nada que se le pueda llamar filosofía y lo de la reestructuración del sistema financiero se antoja como una causa demasiado pretenciosa. Economía filtró un documento de 38 páginas con un preámbulo de cuatro, destinado a proporcionar carácter de documento a lo que es ni más ni menos que un resumen distribuido –filtrado- a una veintena de Señorías para que no se diga que no ha habido transparencia. El texto completo, con exposición, articulado, considerandos y anexos, forman el cuerpo de un decreto de casi doscientas páginas de extensión, cuyo contenido forma parte desde ayer de las páginas de los periódicos.

Un experto jurídico se extraña de la expectación que ha levantado un texto legal, como es mencionado, entre los informadores de economía que se encuentra convencido de que sólo se trata de una formalidad, es decir, el Gobierno, como representante del Estado se ve obligado por las circunstancias a realizar un destino de fondos en aras de solventar un problema general. Y así procede. Pero aprovechando que el Pisuerga pasa por donde pasa, el Ejecutivo no quiere perder la oportunidad para pedir algo a cambio, una actitud política sin más. Y ese algo a cambio es resolver el entuerto que la historia y las circunstancias han convertido en problema crónico como son las cajas de ahorros.

La coartada se llama reestructuración, solvencia, morosidad… la realidad dice que hay problemas, apuros, posibilidad de gestiones delictivas, representatividad, anomalías jurídicas… De todo.

Hace unos meses, en el transcurso de la primera cumbre del G-20 a la que asistió el presidente del Ejecutivo español, éste quedó cautivado con la conversación mantenida con tres economistas del equipo de Timothy Geithner, secretario del Tesoro norteamericano a quien presentó Pedro Solbes. La charla fue muy amena porque dos de ellos, como buenos hispanos se expresaban en la lengua de Cervantes, y el tercero lo hacía en francés. En esa reunión surgió el flechado por el modelo ‘Geithner’ para mantener bajo control a las principales entidades del sistema, un modelo cuya aplicación al ámbito europeo le ofrecía a Solbes muchas dudas y desconfianza por el peligro del Gobierno a caer en la fuerte tentación de instrumentalizar al Banco de España en la aplicación del plan (Frob).

Han pasados los meses y los temores de Solbes parecen cumplirse casi al milímetro. La versión oficial respecto a la función y papel a desempeñar por el Banco de España, no es otro que “liderar el proceso de reestructuración”. Falsa aseveración puesto que desde el principio, el texto que regirá todo el proceso, y que hoy ha pasado por la mesa del Consejo de Ministros, ha sido inspirado y redactado por técnicos del ministerio, y la imposición del mismo es evidente que no dejará al banco mayor papel que el de “seguimiento exhaustivo” y la capacidad de “requerimiento en la adopción de medidas”.

Al igual que el plan Geithner, el Gobierno apunta abiertamente cuáles son sus preferencias a la hora de elegir una operación, inclinándose, en este caso por las fusiones.

En realidad, el Banco de España no se tiene por qué sentir desplazado en el liderazgo de esta situación, pues se lo dan todo hecho desde Economía. Para otros observadores, el borrador del Frob que venía circulando entre diputados de varios partidos, no garantiza el 100% del destino de la macro subvención, un dinero público que podría ir, a nada que se descuide la vigilancia a, por ejemplo, el pago de prejubilaciones. Las dudas respecto a si el Frob estará excesivamente influido por el Ejecutivo, serán la sombra que acompañará al grupo de ocho miembros que integrarán el órgano gestor del fondo.

El texto conocido ayer, aporta varios puntos de avance en el proceso de normalización del sector de las cajas de ahorros. Es la parte, quizás, más ejecutiva del banco en el asunto: es decir, a partir del decreto de hoy viernes, las comunidades autónomas remitirán un informe al Banco de España con las autorizaciones administrativas para llevar a cabo operaciones de fusión o traspaso de activos de una caja de ahorros. En el caso de los bancos, será la ministra Salgado quien emita el informe. Otro detalle del decreto aprobado hoy es el margen de actuación del Banco en caso de intervención, donde la novedad es que, si el Frob se hiciera con cuotas participativas, contarían con unos derechos políticos que nunca se transmitirían, con lo que se cerraría de facto la posibilidad de que alguna entidad bancaria entrase en el capital de las cajas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...