edición: 2679 , Martes, 19 marzo 2019
15/11/2010

El Banco de España no tendría capacidad para recapitalizar a Santander ni a BBVA

Juan José González
Con dos años de retraso, el riesgo sistémico que tanto llegó a alarmar en su día, a principios de 2008, a Gobiernos y supervisores, comienza a conocer sus primeras medidas de tratamiento por la vía esperada de la regulación. El Consejo de Estabilidad Financiera, recibió la semana pasada el apoyo del G20 para poner en marcha, de una vez, un conjunto de normas orientadas a vigilar y controlar con mayor intensidad la actividad de las entidades financieras. Se trata de un grupo limitado de 19 bancos internacionales –Santander y BBVA entre ellos- que estarán bajo la vigilancia especial de los supervisores de un Consejo Internacional –que se creará en breve-, además de los supervisores nacionales de los países respectivos. La idea es que los respectivos bancos centrales de los países donde los 19 bancos tienen su origen, sede o casa matriz, sean capaces, o puedan serlo en un futuro, de intervenir en un banco de su nacionalidad cuando se presente una crisis que amenace a sus fondos, depósitos, obligaciones de pago y otros riesgos.

Pero desde el Consejo de Estabilidad Financiera se tienen dudas respecto a que el banco central español no pueda siquiera hacer frente a una situación de crisis bancaria. El problema ahora es que el Banco de España difícilmente puede asegurar que pueda llevar a cabo, no la nueva supervisión y vigilancia de los riesgos de las dos grandes entidades, Santander y BBVA, sino la imposibilidad de realizar el rescate de alguno de estos dos bancos. El Consejo de Estabilidad Financiera (CEF) anima al supervisor español a que ponga en marcha, en breve, el mecanismo de recapitalización financiera para prevenir problemas y tener la capacidad de intervenir, sin embargo, este último objetivo se considera inalcanzable, puesto que se trata de unas entidades con una compleja estructura internacional. Y en esta tarea no debería demorarse más allá de dos meses, es decir, en enero debería estar funcionando, en una primera fase administrativa, el grupo de vigilancia nacional de operaciones.

Por otra parte, las entidades financieras de ese grupo considerado como de “riesgo global” se verán obligadas a disponer de una mayor base de capital que la nueva señalada por las normas de Basilea III. Aún cuando Santander y BBVA siguen haciendo sus propias cuentas para calcular el cuánto y el cómo de las necesidades de ampliar capital, así como la forma elegida, la intención del CEF en las bases establecidazas para la nueva normativa, camina en la misma dirección elegida por el Comité de Basilea: más capital para hacer frente a futuros riesgos, lo que se conoce ya en el sector como ‘Basilea IV’.

No será hasta mediados de enero, según el calendario que estudia el supervisor español, cuando se conozcan los principales aspectos de la nueva normativa de vigilancia anticrisis. Y por tanto, no será posible cuantificar las necesidades de capital de Santander y BBVA, si bien, algunas casas de análisis como Barclays, se han apresurado a fijar una cantidad superior a los 14.000 millones de euros que necesitaría Santander y menos de la mitad BBVA.

La nueva normativa, que además de centrarse en el aspecto cualitativo del riesgo y de las operaciones entre sus filiales internacionales, relaja en cierta medida su atención sobre el tamaño de las entidades. En un intento de encontrar nuevas formas de organización bancaria y de estructurar un grupo bancario de ámbito supranacional, cuatro entidades que forman parte de esos 19 bancos calificados como “sistémicos” ya estudian alguna alternativa para evitar esta calificación. Una de ellas pasa por desandar los pasos que llevaron a una entidad a formar un gran grupo, fragmentando las filiales y crear así unidades menores de ámbito local.

Sin embargo, esta alternativa se presenta en la actualidad como demasiado costosa para ponerla en marcha en una coyuntura de crisis. Así que, aunque la idea pueda quedar aparcada por el momento, desde el sector se da por seguro que en el horizonte se perciben unidades bancarias de menor tamaño, algo que producirá una auténtica revolución en las valoraciones, el accionariado, los dividendos… un sector financiero nuevo. Con menor riesgo de quiebra y sin necesidades de rescates públicos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...