edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
03/11/2008
El volumen de préstamos al consumo representa el 9% del PIB

El Banco de España preocupado por el riesgo de impago con tarjetas de crédito

Juan José González

Impagados, morosos y fallidos. Este es el nombre del departamento que últimamente causa furor en el sector bancario porque es el centro de atención diario de los gerentes de riesgos. Si a principios de año fueron las hipotecas el principal problema de la Banca, por el número de créditos impagados y por el volumen de morosos, ahora surge una nueva complicación: los impagos de tarjetas de crédito. Al menos cuatro entidades bancarias españolas, con mayor número de tarjetas emitidas, enviaron a mediados de septiembre una circular a sus departamentos de crédito ordenando observar la máxima rigidez en el análisis del riesgo y no relajar el rigor en los criterios de concesión de préstamos, y añadía la circular “recomendando el estudio de la serie histórica del comportamiento de los consumidores, con especial atención a los tenedores de tarjetas de crédito”, y todo esto como caución para prever y evitar los impagos.

La advertencia de la Banca a sus redes tendría su origen en una reunión celebrada a finales de agosto entre gerentes de grandes riesgos bancarios y el Banco de España, en la que se puso de manifiesto la preocupación del banco central español por las cifras de morosidad que le estaban llegando de los principales bancos y cajas. Según uno de los asistentes a esa reunión, al Banco de España le inquieta saber que el crecimiento de los impagos por tarjetas afecta directamente a una partida que significa, nada menos, que el 9% del PIB español, y en la que estamos por encima de países como Francia, Italia y Alemania. Y que según todas las previsiones indican que en los próximos años, España seguirá en ese grupo de países europeos con mayor expansión del crédito, aunque a ritmos más moderados que en estos tres últimos años.

En España, el mercado de tarjetas de crédito viene creciendo desde 2003 a un ritmo superior al 20%, paralelamente al avance del crédito al consumo, superior al 15%, crecimientos que ya están comenzando a mostrar un deterioro.

El pago con tarjetas de crédito y la utilización de las de débito, en un país que pasa por ser el primero de Europa en número de cajeros, con algo más de 61.000, y de un millón cien mil puntos de venta, mantiene en estado de alerta a la banca y también al Banco de España, que vigila a diario la evolución de esta vía de crédito. Concretamente, las tarjetas de crédito en circulación alcanzaron en España los 44 millones de unidades al final del primer trimestre del año. Una cifra que no dejó de crecer desde el año 2000 (aunque con la burbuja tecnológica de 2001 hubo un ligero parón) a un ritmo de entre el 8% y el 10%.

En breve se conocerán las primeras cifras de impagados por tarjetas de crédito del tercer trimestre del año. Al igual que sucede en otros países de nuestro entorno, los consumidores han frenado en seco los pagos con tarjeta, pero la siguen utilizando para las compras aplazadas, producto, dicen los expertos, de una evolución natural del concepto de dinero y de crédito.

Pero no son las de crédito las únicas que ponen nerviosos a los gestores de riesgos. La crisis ha afectado especialmente a las de débito, que se han estancado. De este tipo circulan por España algo más de 31 millones de unidades, un 5% menos que en los últimos cuatro años, y su utilización ha aumentado por el mayor uso en operaciones pequeñas. Concretamente, en los primeros meses del año, los usuarios hicieron 240 millones de operaciones de retirada de efectivo de los cajeros situados en España, casi un 2% más que un año antes, en operaciones por un importe de 22 millones de euros, un 12% más. Además, las operaciones de retirada de efectivo continúan creciendo, impulsadas por la eliminación de comisiones de servicio realizadas por numerosas entidades, y dirigidas a fidelizar y captar nuevos clientes, a lo que habría que añadir factores como el auge del comercio electrónico y la predisposición de las nuevas generaciones a tan popular medio de pago.

Los bancos ya han comenzado a tomar medidas porque han comprobado que, al igual en anteriores crisis, tomar la iniciativa en fundamental (el que da primero…). Se endurecen las condiciones de crédito, incluso, para aquellos clientes con un largo historial de buen comportamiento con sus deudas, con histórico impecable. Da igual, a la hora de recortar confianza, algunos bancos son duros rígidos como en el recorte de costes, un capítulo, por cierto, donde ya se han comenzado a ver las intenciones de los grandes intermediadores de crédito, como ha sido la pasada semana el anuncio de American Express, con un recorte del 10% de su plantilla.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...