edición: 2450 , Jueves, 19 abril 2018
16/09/2010
El precio de las oficinas y las prejubilaciones retrasan las operaciones

El Banco de España presionado por el BCE para cerrar la reestructuración de las cajas

Los bancos, sin prisas, esperan la oportunidad porque el tiempo juega a su favor
Juan José González

A este paso las cajas de ahorros españolas darán más problemas y el BCE, más exigente e intransigente, envía un mensaje a través del comisario Almunia para que presione en Madrid al Banco de España y concluya la reordenación del sector. Ahora las operaciones están empantanadas en una batalla local y técnica como es la valoración que hacen oferta y demanda sobre una misma cosa, que es tanto como afirmar que no hay acuerdo en los precios.

La pelea se libra en el campo de batalla de la negociación pura y dura en torno al precio. Una docena de cajas medianas y pequeñas mantienen negociaciones abiertas con los siete primeros bancos españoles, grupo al que se habría unido en los últimos meses otros tres grupos bancarios franceses interesados en ver ofertas de activos procedentes de las cajas.

Las gallegas y las catalanas tienen a la venta paquetes de más de 250 oficinas. Se trata de lotes de activos muy interesantes en los que están interesados los bancos, los dos grandes y los medianos, y ambos por diferentes motivos y con distintos objetivos. Sin embargo, hay varios inconvenientes para cerrar las operaciones.

En algunos casos se trata de que el precio del paquete es demasiado elevado y, como aseguran en una de estas cajas locales, la venta de la oficina conlleva la propiedad de la esquina y plazas de aparcamiento. En otros casos, el pack de oficinas debe incluir la plantilla, al tratarse de oficinas situadas en poblaciones pequeñas, y en otros casos, el paquete no admite divisiones. Así que difícil y muy complicada venta. Y el obstáculo más importante, el precio, asunto en el que ni unos ni otros quieren ceder algo.

Se sabe que los bancos Santander, BBVA y Popular, entre otros, analizaron la mayoría de las ofertas recibidas, pero las que eran viables porque podían aportar punto de venta o cartera de clientes resultaban excesivamente altas y de amortización poco menos que imposible. Y aunque unos lo confirman y otros lo desmienten en parte, la estrategia de los bancos no pasa por crecer en puntos de venta, sino en cartera de clientes. Primero porque aumentan la base de clientes del banco y segundo porque se evita que caiga en manos de la competencia, algo que en ocasiones convierte en rentable activos que a priori no se les asigna mayor valor que el propio del inmueble, y como de estos tienen la cartera llena…

En las últimas semanas las cajas vendedoras se encuentran más activas en un mercado en el que apenas quedan jornadas para dilatar las operaciones. El Banco de España mete prisa y quiere acelerar el proceso de reordenación del sector antes de que los requerimientos de la nueva normativa, Basilea III principalmente, obliguen a las entidades a sacrificios mayores y de más coste. El calendario parece que juega en contra de los vendedores. Los compradores pueden esperar, convencidos de que los precios serán inferiores a medida que avanzan las semanas. Se trata de los jugadores que en el futuro están llamados a formar esa media docena de grupos de cajas del futuro. La Caixa, Ibercaja, Cajasol, Banca Cívica, Unicaja y BBK, son algunas de las que están en condiciones de adquirir, por estrategia de crecimiento y porque pueden pagar las compras. Otros grupos como el formado por Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa (CatalunyaCaixa) no pueden apuntarse a las compras.

El mapa de cajas de ahorros se clarifica y despeja, de 45 entidades se pasa a 18 y de estas a 14 antes de que finalice el ejercicio. Después, a finales de 2011, el sector se puede quedar con la media docena, cifra con la que sueña el Banco de España, donde se asegura que un sector bien dimensionado es la clave para el negocio financiero, para la solvencia y para todo, porque la capacidad instalada de las cajas, sobrepasa en un 45% las necesidades reales del mercado. Así que, si hasta el mes de agosto esa capacidad instalada de las cajas se había reducido un 16%, aún resta por cerrar cerca de otro 40%, demasiadas oficinas que sobran, unas 5.200 según los cálculos más acertados, y que, según el dibujo de ese mapa objetivo de cajas para enero de 2012 en el que se trabaja actualmente, estará formado por seis grupos.

Cuando el comisario de Competencia de la UE, Joaquín Almunia asegura que los procesos de fusión entre cajas no ha acabado, esta trasladando el mensaje del BCE para que se profundice más en el ajuste del sistema español. La idea de que Basilea III será todo un stress test de largo plazo –afortunadamente para todos- se traduce en que varias entidades financieras españolas, particularmente cajas de ahorros, necesitarán aumentar la base de capital para adaptarse a la nueva normativa. El Banco de España y el BCE coinciden en señalar que con una nueva ley como la reciente Ley de Cajas de Ahorros  aprobada antes del verano, ya no quedan muchos argumentos –ninguno- para que el sector prolongue su reestructuración mucho más allá de este final de año.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...