edición: 2309 , Viernes, 22 septiembre 2017
27/10/2014
A gusto del consumidor

El Banco de España rectifica; no ve tan clara la apertura del grifo del crédito

El Gobierno convierte el aprobado a la banca en sinónimo de recuperación
Juan José González

A la espera de conocer y medir las reacciones de los mercados, de los inversores, incluso, también de la propia banca, los resultados publicados ayer por el Banco Central Europeo, han proporcionado, como primera y única reacción, una "estupendamente" buena noticia para un Gobierno que como el español pasa por sus horas más bajas. Los resultados del test de estrés serán una buena noticia para todos en la medida en que se vaya animando la actividad crediticia en los próximos meses, pero no sólo, sino que también será necesario el concurso de otras buenas noticias. En todo caso, una primera reflexión sobre los test del 26O, es su enorme tardanza, pues llegan tras seis años de crisis financiera y a pesar de que por medio se hayan realizado otros test de tanteo, alguno de ellos de auténtica vergüenza para sus autores. Tardanza que es ilustrativa de la escasa diligencia en la voluntad de reacción de las autoridades, seña de identidad de una Europa cada vez más asociada (28 países). Pero los resultados del test tienen más interpretaciones que las puramente económicas.

Porque el ejercicio, complejo sin duda, de hacer una inmersión por balances de 128 entidades de considerable tamaño, no debe ser tarea sencilla para llevar a cabo en uno o dos meses, y la prueba pueden ser los 15 meses que han ocupado estos últimos test. Aunque en ningún caso las autoridades de Bruselas deberían haber tardado seis años en poner en marcha un sistema de transparencia, control y orden en los balances bancarios, al menos, de las consideradas como `sistémicas´.

Otra reflexión es la que se desprende del ingente volumen de información, nueva y comparada, sobre las entidades bancarias, información que en algunos casos no era conocida hasta ahora ni siquiera para los analistas pero que, a partir de hoy lunes estará a disposición de las casas de análisis, tanto para su análisis (valga la redundancia) como para su interpretación. Por tanto, los resultados de los test suponen en sí mismos un avance en transparencia informativa para el mercado. 

Precisamente este punto era uno de los más esperados por analistas e inversores por cuanto va a servir de referencia para medir una reacción: la de los mercados financieros, y para lo cual tan sólo habrá que estar atento a la evolución bursátil del sector bancario. De la misma forma, será interesante conocer la valoración que hagan los responsables de la gran banca española (Bankia tardó apenas una hora en dar la suya) en las presentaciones de algunos resultados trimestrales que se producirán esta semana.

Y una última consideración; la oportunidad de los resultados. Estos llegan en la última parte del año, cuando ya se conocen tres cuartas partes del ejercicio y se tienen sobre la mesa las previsiones y proyecciones para el cierre de 2014. En este sentido, los datos publicados en las pruebas pueden llegar a ser casi un adelanto de la suerte que vayan a tener las entidades, puesto que (además del ejercicio completo de 2013) se han realizado con información desde el 1 de enero. Pero también, y sobre todo, parece ser muy oportuna su publicación a finales de octubre para un Gobierno necesitado de más y mejores elementos de clima político, urgido como está de factores que sumen a su mensaje de recuperación económica.

Es probable que la buena noticia del aprobado general siente "estupendamente" al conjunto de mensajes de un Ejecutivo inmerso desde el verano en precampaña electoral. De ahí que el `certificado´ del Banco Central Europeo sobre la salud de su sistema bancario se encuentre alineado con el leit motiv del discurso general: de la recuperación económica, de la recuperación del país, en lenguaje político.

Una reflexión final sobre los resultados tiene que ver con la aparente contradicción o la falta de coordinación de los mensajes de los supervisores, en concreto, la del encargado de la comunicación al público, Vítor Constâncio, vicepresidente del BCE y la del Gobernador del Banco de España Luis Mª Linde. Curiosamente, lo que para aquel es una "garantía de la recuperación económica" y que por ello "no se va a ver afectada en los sucesivo por restricciones de crédito", dando por abierto el grifo del crédito a poco más tardar hoy lunes o mañana, para Linde, sin embargo, no es más que una señal de que "comienza una nueva época que garantiza que la banca tiene una buena posición de solvencia, mejor que antes para conceder más crédito", por tanto, las pruebas eran condición necesaria pero no suficiente. 

Ahora sólo falta la aportación del Ejecutivo en forma buenos resultados económicos, déficit, empleo, exportación... etcétera, así como más confianza a la ciudadanía, a los inversores y a los consumidores. Como tampoco debe olvidar que todavía tiene una deuda pendiente de 41.000 millones de euros en concepto de ayudas al sector bancario y que ahora sí parece que está en mejor posición para devolver.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...