edición: 2935 , Viernes, 27 marzo 2020
23/11/2009
Economía y Trabajo obligan a reconsiderar el ajuste laboral

El Banco de España revisa las sinergias posibles para desbloquear las fusiones ante el elevado coste social

Si la sangre no llega al río serán 17.000 trabajadores; si llega, el ajuste afectará a 45.000
En el total del sector bancario, el coste social podría alcanzar los 75.000 puestos de trabajo
Juan José González

El Banco de España cuenta desde el verano pasado con un frente de batalla tan abierto que en más de una ocasión le ha obligado a detenerse para ubicar exactamente al enemigo. Hace apenas dos semanas, el mapa de las 30 cajas de ahorros, que será operativo en la próxima primavera, estaba prácticamente cerrado, una vez resuelto el asunto de las ayudas que recibirán las absorbentes por los costes de absorber. Sin embargo, un detalle de última hora hizo imposible que los oficios del subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, llegaran a buen puerto. ¿El detalle? El otro coste, el del excedente resultante de la reestructuración que, en parte, correrá a cargo en un 85% de varias instancias del erario público. Nada más y nada menos que 40.000 trabajadores de las cajas de un total de 133.600, según uno de los cálculos más afinados realizados por las centrales sindicales y que en la práctica equivaldría a recortar la capacidad del sector de las cajas de ahorros en un 32%, que en términos de puntos de venta equivale al cierre de unas 7.400 oficinas.

La forma y la vía que se utilicen para dar salida a ese excedente –prejubilaciones o bajas incentivadas para trabajadores con más de ocho años de antigüedad- es ya un asunto secundario en la resolución del problema, y en el que las centrales sindicales ya cuentan con la aceptación –un compromiso a medias- del ministerio de Trabajo para que no pasen a formar parte directamente de paro registrado nacional. El verdadero escollo con el que ahora se encuentra el Banco de España es quién carga con el coste económico del recorte de plantilla, de esos 40.000 trabajadores identificados como excedente a sacrificar para que en mayo de 2010 las 30 cajas supervivientes cuenten con mayor pegada. Escollo que impide cerrar acuerdos de fusión en algunas comunidades como Andalucía, Castilla-La Mancha, Galicia y País Vasco principalmente.

Pero al ministerio de Economía no le salen las cuentas por mucho que el ministro de Trabajo haya convencido a la ministra de la solución alcanzada con las fuerzas sindicales sobre el tratamiento del excedente del sector financiero (75.000 trabajadores incluida la Banca). Porque de las ayudas públicas para la reestructuración del sector, apenas una quinta parte van destinadas a indemnizaciones por ajustes de plantilla, lo que significa que para financiar el resto del excedente laboral sea necesario encontrar otra solución distinta a las ayudas públicas. Y en ello se encuentra trabajando el Banco de España, las centrales sindicales y varias de las cajas con mayor volumen de excedentes, Andalucía y Galicia.

Otro de los escollos que están influyendo en el retraso de las fusiones entre las cajas de ahorros se centra en el cálculo de las sinergias en los procesos de integración. Algunas entidades, caso de las andaluzas y País Vasco, proponen realizar entorno a un 10% de sinergias, mientras las centrales sindicales identifican más del 18% y las consultoras externas la elevan hasta un 23% de media, llegando incluso, según zonas y departamentos centrales hasta un 50%. En este asunto, los esfuerzos de los ‘negociadores’ del sector, intentan por todos los medios evitar “un efecto social amplificado” en la reestructuración en marcha, vistas las cifras que resultan de cualquiera de las hipótesis barajadas.

Con el volumen de ayudas aprobadas para reestructurar el sector, y a excepción del reparto del coste de los excedentes, sobre el que Economía insiste que se deberá resolver por vía distinta a la estrictamente pública, al Banco de España no le queda más remedio que ‘trabajar’ en el apartado de las sinergias para conseguir desbloquear, al menos, tres procesos de integración (o fusión) en estado muy avanzado, justo el mismo objetivo que se puede afirmar comparte con las centrales sindicales. El objetivo que se marcan en ambos casos es alcanzar un mayor grado de integración, y por tanto, mayores sinergias, para que el excedente no supere los 17.000 trabajadores ni las 3.400 oficinas. Y como nadie confía en que se cumpla la mejor de las hipótesis –los 17.000- los trabajadores han comenzado a moverse. En los últimos meses el número de afiliados a las organizaciones sindicales no ha dejado de crecer a ritmos antes desconocidos e impensables.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...