edición: 2863 , Miércoles, 11 diciembre 2019
23/09/2011
La Autoridad Bancaria Europea vigila

El Banco de España tiene que informar en octubre sobre siete entidades que están en el punto de mira de la EBA

Carlos Schwartz

Un total de siete bancos y cajas españolas están dentro de la franja de entidades de crédito con una ratio de capital sobre activos ponderados por riesgo superior al 5% pero cerca de este indicador con una exposición significativa a riesgos soberanos que están sujetos a tensión. De acuerdo con la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) dichos bancos deben tener un plan específico para reforzar sus posiciones de capital, que puede incluir restricciones al dividendo, reducción de balance, la emisión de nuevo capital o la conversión de instrumentos de capital de menor calidad en formas de capital computables en el Core Tier 1 de acuerdo con la definición de la EBA. El Banco de España deberá informar sobre las medidas adoptadas o a adoptar por estas entidades a más tardar el 31 de octubre próximo.

En el programa inicial, la EBA tenía previsto hacer una revisión de estos planes entre agosto y diciembre de este año. En el contexto de la presente incertidumbre en los mercados financieros internacionales en parte desatada por el lento proceso de resolución de la ayuda a Grecia y la creciente probabilidad de una suspensión de pagos del país con una reestructuración forzosa de su deuda pública y privada la EBA ha mantenido contactos reiterados con el Comité Económico y Financiero de la Unión Europea con el objetivo de buscar fórmulas de recapitalización para los bancos dentro del grupo antes señalado.

La última reunión se desarrolló los días 6 y 7 de septiembre (ICNr del 9 de septiembre). El agravamiento del clima financiero internacional vinculado esencialmente a la profunda desconfianza de la banca internacional hacia los bancos europeos a causa precisamente de su exposición a la deuda soberana de los países del euro ha llevado a la EBA y a la UE a presionar a los supervisores nacionales para que aceleren lo planes de recapitalización de las entidades en este grupo y al mismo tiempo a diseñar posibles fórmulas multilaterales para que esa recapitalización sea rápida. Una de las ideas que se han debatido, y de la que en principio son partidarios tanto la EBA como el comisario para mercado interior y servicios financieros Michel Barnier es la utilización del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) dotado con 440.000 millones de euros. En esta línea el comisario para la competencia, Joaquín Almunia, extendió en junio las medidas excepcionales de ayuda del estado a la banca aprobadas en 2008 que autorizan los créditos de asistencia y los avales del estado a las emisiones de los bancos y cajas. Almunia afirmó la semana en Wroclaw, Polonia, que había desistido de su idea inicial de revocar esa autorización excepcional antes de finales de año. El estado español tiene avales por más de 100.000 millones de euros para activos emitidos por bancos y cajas.

El Banco de España discrepa con la EBA sobre la cobertura de capital sobre activos ponderados por riesgo a partir del hecho de que hay ciertos instrumentos, partidas de balance y provisiones, que la autoridad europea no tiene en cuenta y el supervisor español si. El escenario más duro aplicado por la EBA se refiere al ejercicio 2012 y se hace sobre el cierre de balances de 2010 partiendo del supuesto que las partidas de los balances se renovarán sobre iguales cifras que al cierre del ejercicio pasado. Las discrepancias ya fueron puestas al descubierto en los mismos resultados de las pruebas de esfuerzo realizadas al sector por la EBA este año.

Las cifras que detallamos se corresponden con el escenario de mayor estrés e imputan ya las medidas de reforzamiento adoptadas a 30 de abril de 2011. La lista de entidades abarca al Banco Popular Español (7,4% para el escenario adverso de 2012 para el Banco de España, 5,3% para la EBA); Bankinter (6,8% BdE, 5,3% EBA); Novacaixa Galicia (6,5% BdE, 5,3% EBA); BFA-Bankia (6,5% BdE, 5,4% EBA); Banca Cívica (9,4% BdE, 5,6% EBA); Caixa Ontinyent (7,2% BdE, 5,6% EBA); Banco de Sabadell (8% BdE, 5% EBA). Como se verá las discrepancias son significativas, y mientras hay partidas que son menos resistidas por la EBA como los bonos de conversión obligatoria, hay otras que no son consideradas como capital aunque sean consideradas por Basilea III como pueden ser los activos fiscales diferidos.

El problema que se plantea en este escenario es que la exposición real a riesgos soberanos de este grupo de bancos es esencialmente a deuda pública española. De otra parte que no es posiblemente este el mayor problema en los balances de las entidades españolas. Es probable que la exposición a la deuda soberana de países con tensión en los mercados financieros sea una fruslería comparado con los problemas de un grupo crecido de entidades con su adjudicación de activos inmobiliarios, en particular suelo que un su mayor parte no es urbanizable y que está valorado a su precio de adjudicación y provisionado en un 30%.

Diversos cálculos de bancos de negocios que han estudiado la posibilidad de adquirir activos de cajas de ahorros han estimado que en su conjunto las cajas de ahorros españolas tienen en su cartera de activo unos 59.000 millones de euros en suelo. Excluyendo de esta cifra unos 9.000 millones corresponderían a La Caixa, BBK e Ibercaja, quedan repartido entre el resto 50.000 millones. Es posible que ese suelo no valga nada. Mientras, está provisionado al 30% de su valor de adquisición. La lógica sería que ese suelo estuviera provisionado al 90% y que en la medida que pudiera ser vendido se fuera aflorando su plusvalía si es que la hay.

En meses recientes algunas entidades de crédito extrajeras han analizado activos de diversas entidades en España y han desistido de adquirir. Sin considerar casos extremos como el de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, el índice de morosidad creciente que se reparte de forma más o menos uniforme a lo ancho de los balances de todo el sector ponen de relieve que no hace falta acudir a la exposición al riesgo soberano para suponer que las cosas están bastante peor en un grupo considerable de entidades de lo que se percibe de acuerdo con los ropajes que el supervisor ha vestido a nuestro sistema financiero. Lo de la CAM es especialmente revelador porque fue pasando pruebas hasta que vino el plante de sus socios en la fusión fría. Ahora queda esa patata caliente. Poco se sabe de las interioridades del balance de Bancaja, con la excepción de que ha aportado un activo apetitoso a Banco de Finanzas y Ahorro propietario de Bankia, un 5,6% del capital de Iberdrola.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...