edición: 2765 , Lunes, 22 julio 2019
17/02/2011

El Barça deja vivo al Arsenal y acaba perdiendo

Antonio Cubero
Hay una ley no escrita en el mundo del fútbol que dice que cuando un equipo perdona al adversario siempre suele acabar perdiendo. El Barcelona dejó escapar en un primer tiempo brillante un triunfo más holgado que tuvo en sus manos con un tanto de David Villa para casi haber dejado sentenciada la eliminatoria y cayó una vez más en la trampa del Arsenal, que como el año pasado, sacó fuerza de sus pulmones para cuajar una extraordinaria segunda parte, en la que Van Persie y Arshavin fueron letales con dos goles en cuatro electrizantes minutos le dieron la victoria (2-1), la primera de Arsène Wenger contra el equipo azulgrana y dejan a Pep Guardiola sin saber lo que es ganar fuera de casa.

Dos partidos seguidos sin ver ganar al Barcelona –empate en Liga ante el Sporting de Gijón y la derrota de anoche ante el Arsenal- no son para encender las alarmas, pero si para analizar el por qué de esos momentos de falta de concentración y despistes que viene sufriendo últimamente y que como anoche bien le pudieron haber costado un disgusto mayor a no ser de las buenas acciones de Víctor Valdés, con dos paradas providenciales, y de un Eric Abidal, cuyos cruces en las situaciones de peligro fueron dignas de uno de los mejores defensas del mundo.

El Barça meció con interminables rondós al Arsenal hasta llegar a dormirlo detrás del balón en una primera mitad en la que a nadie hubiera extrañado un resultado más abultado a favor del conjunto azulgrana si a la excelencia de su habitual fútbol del toque-toque también le hubiera añadido algo más de profundidad en busca del gol. Y también echó en falta los aguijonazos de Leo Messi, convertido en un ‘mentiroso nueve’, más dedicado al trabajo de cartero en la media punta que de pisar el área de los ‘gunners’, y cuando la pisó erró una ocasión de las que nunca suele fallar.

Tras el descanso, el Barcelona siguió tocando con criterio pero con el deseo de dejar pasar el tiempo y sin apenas ambición para enterrar definitivamente a Cesc Fábregas y compañía. Estos se vieron que todavía estaban vivos y se vinieron  arriba perdiendo el miedo y el respeto a su rival. Adelantó un poco más sus líneas en busca de la igualada que le sonrió con el gol de Van Persie que se comió Valdés en su único fallo de la noche. Después, en otro arreón de coraje, el ruso Arshavin culminó una jugada ‘made in Barça’ pero con más velocidad del cuadro local.

Y la conclusión del partido también es para ser analizada, porque sin hacer más que el Barcelona, el Arsenal sacó un triunfo in extremis que deja las cosas más complicadas de lo esperado. Y abiertas a toda clase de debates que también pueden salpicarle de forma negativa en la competición de Liga hasta que el próximo día 7 de marzo el  Camp Nou salga al rescate y dicte sentencia en la vuelta en la que el Barça tendrá que remontar un gol para seguir en Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...