edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
19/07/2013

El BCE ablanda las normas para el descuento de deuda y los analistas alaban la decisión para calentar los mercados

Los expertos interpretan estas medidas de poco calado como un intento de reanimar el mercado de crédito
Carlos Schwartz

En una revisión bianual de sus normas de riesgo el consejo ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido reducir la calificación exigida a la deuda con respaldo de activos que acepta como colateral para la concesión de liquidez a los bancos del Eurosistema. Hasta ahora el BCE exigía para este tipo de papel dos ratings con una doble (AA), y ahora se conforma con dos y una sola (A). La medida es de aplicación a las seis categorías aceptadas de este tipo de activos, pero condicionada a las exigencias de información sobre los créditos subyacentes que “refleje una mejora en su transparencia y estandarización”. Lo cual trae implícito que ahora esa transparencia y estandarización son deficitarias. También ha decidido reducir los descuentos aplicados a ese papel. Los analistas del sector financiero han hecho una lectura benigna de esta decisión de acuerdo con la cual el BCE intenta en teoría incentivar el crédito a las pequeñas y medianas empresas europeas. Según esta interpretación la idea del regulador es que al aceptar este tipo de papel los bancos optarían por dar crédito a las pymes, y posteriormente reunir y titulizar por paquetes esos créditos que obtendrían refinanciación del emisor, siempre y cuando este los acepte, algo que aun no ha decidido para las pymes y valga la aclaración.

Por añadidura, el BCE ha suavizado las condiciones de eligibilidad y los recortes aplicados a los paquetes de créditos admitidos como colateral por los bancos centrales nacionales del Eurosistema. Dentro del conjunto de medidas se menciona específicamente que se “someterá a estudio la posibilidad de que se admitan como colateral en las operaciones del BCE títulos respaldados por conjuntos de créditos concedidos a las pyme”. Lo cual demuestra que la cháchara sobre el incentivo a la financiación para la peuqeña y mediana empresa en la Comisión Europea es sólo eso, cháchara, al menos de momento. Ni la CE ni el BCE han aprobado medidas concretas que puedan incentivar las operaciones de financiación para ese sector del tejido económico. Para algunos analistas lo que realmente podría haber cambiado el escenario es que el BCE estuviera dispuesto a adquirir directamente los títulos, y no a tomarlos como colateral. Pero eso parece un objetivo impensable. No hace falta mucha imaginación para suponer la cara que pondría el ministro de Economía de Alemania, Wolfgang Schauble, si le dicen que el BCE va a adquirir en firme títulos que representan un pool de créditos de pymes españolas.

Así las cosas, todo parece indicar que la supuesta preocupación dentro de la CE y del BCE por la asfixia económica de las pequeñas y medianas empresas europeas, es un mero discurso demagógico destinado a tender un velo sobre el efecto siniestro para las empresas y el empleo que tienen las exigencias de la CE sobre la disciplina presupuestaria de los países de la periferia del euro. Para compensar la mayor liberalidad en materia de riesgo asumida con los títulos respaldados por activos, el BCE ha anunciado que va a incrementar el recorte que aplica a las cédulas cuyo subyacente son activos de uso propio por parte de los bancos, denominados “covered bonds”. El argumento es que de esta forma se hace un ajuste simétrico en las normas de riesgo. Esto lo que quiere decir es que aflojar la mano en unos y endurecerlas en los otros, hace que la decisiçón sea al final neutral. Para que quede claro: no hay ninguna perspectiva de que estas medidas reanimen el mercado de crédito para las pequeñas y medianas empresas en la periferia del euro, y lo peor es que esto lo saben perfectamente bien los economistas del BCE, y desde luego su presidente.

Los cálculos del banco central estiman que las medidas de reducción de rating para los títulos con respaldo de activos va a implicar un incremento de la liquidez disponible para los bancos del orden de los 20.000 millones de euros. De acuerdo con el banco emisor el volumen de títulos elegibles para operaciones de liquidez alcanza a los 15 billones de euros, y hay en este momento en manos del BCE como respaldo de operaciones un total de 2,3 billones de euros en títulos. Lo cual indica que hay un margen grande para que los bancos recurran al banco emisor para dotarse de liquidez  Los cambios aprobados por el consejo ejecutivo no estarán en marcha hasta septiembre u octubre ya que exigen una serie de modificaciones jurídicas y actualizaciones de software que demandarán algún tiempo. Toda la operación tiene el aroma de ser un acompañamiento distante y literario de los anuncios sobre financiación a las pyme anunciado por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, apoyado por la canciller Angela Merkel, y respaldado por de Guindos y Schauble.
Palabras vacías en el sentido económico y llenas de tropelía electoral.

Es llamativo el envase en el cual el BCE ha metido este paquete de medidas ya que el anuncio en realidad parece encaminado a allanar el problema del crédito de las empresas, cuando en realidad lo único que ha hecho es facilitar la liquidez a los bancos. La idea de que una reducción de las exigencias de calificación de los títulos vaya a suponer una mejoría del crédito a las empresas parece un poco peregrina.

En primer lugar porque lo que harán los bancos es reunir y titulizar créditos que ya tienen en cartera y que pueden dar como resultado activos calificados como A, a secas. Como se comprenderá no hay en la periferia del euro sociedades mercantiles que den lugar a ese tipo de calificación sobre un pool de créditos que sirvan de respaldo a la emisión de títulos en cantidad suficiente. Estamos ante una operación de escaparate por parte del BCE haciendo el coro a las declamaciones hispano germanas sobre la necesidad de dar financiación a las pymes.

Dragui intenta escapar a la quema que amenaza las barbas de los banqueros urbi et orbi.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...