El beneficio trimestral de Shell cae un 72% con las petroleras
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
29/07/2016

El beneficio trimestral de Shell cae un 72% con las petroleras asfixiadas por los precios de mercado

Los excedentes en el crudo se trasladan a los productos que roen los márgenes del refino
Carlos Schwartz
La primer petrolera europea, Royal Dutch Shell, anunció ingresos atribuibles a los accionistas libres de ciertas cargas en el segundo trimestre de 1.000 millones de dólares comparado con los 3.800 millones de dólares en el mismo trimestre del año pasado por igual concepto. La caída de los ingresos atribuibles a los accionistas ha sido de un 72%. Aunque Shell da en su información financiera toda una cascada de ingresos atribuibles a los accionistas y algunos de ellos muestran caídas de más del 80%. En cualquier caso, los resultados de la petrolera han quedado muy por debajo de las expectativas del mercado. El consejero delegado de Shell, Ben van Beurden, señaló que “el sector de downstream y el sector integrado de gas contribuyeron con fuerza a los resultados, junto con el programa de auto ayuda de Shell. No obstante los bajos precios del petróleo continuaron como un reto a todo lo largo de la industria, en especial en el upstream”.
Van Beurden defendió la integración del grupo BG como contribución a los ingresos en un esfuerzo por disipar las inquietudes que la operación ha despertado entre los accionistas por la oportunidad del gasto en el contexto de los bajos precios del crudo. Los malos resultados anunciados por Shell se sumaron esta semana a los que difundieron BP, ConocoPhilips y Total estos últimos el mismo día, también con caídas pronunciadas respecto del mismo trimestre el año pasado, pero menos acusadas que las de Shell.

El telón de fondo de los anuncios es la debilidad de los precios del crudo que ahora parecen lastrados por la acumulación de excedentes de productos refinados, especialmente gasolinas y otros combustibles. “Es un desplazamiento de los stocks del crudo a los productos, lo cual pone de relieve que las expectativas de mayor demanda de los consumidores se han frustrado este verano”, señaló una fuente del mercado. El datos de traslado de excedentes es una mala noticia para la actividad de refino que había dado un respiro a las petroleras integradas, por su mayor actividad y mejores márgenes con la caída del precio del crudo.

En especial por el retraso en el acomodo de precios de mercado en los productos refinados. Los resultados de Shell han sido especialmente desalentadores para los accionistas de la empresa porque el segundo trimestre es el primero en el que las cuentas registran la integración total de BG adquirida formalmente en el primer trimestre de este año. La incorporación de BG a Shell implicó un incremento en la producción del 28% hasta los 3,5 millones de barriles diarios equivalentes de petróleo.

Esta mejora de la producción quedó totalmente anulada por los bajos precios del crudo y el gas. El efecto del anuncio de los resultados fue una caída del precio de las acciones de la petrolera del 3,4%. El consenso del mercado para los ingresos a coste corriente de insumos era de 2.200 millones de dólares contra los 1.000 millones obtenidos.

Conviene mirar las cuentas de Shell más en detalle porque en upstream las pérdidas en el primer trimestre fueron de 1.437 millones de dólares y en el segundo de 1.325 millones. Esto indica que el efecto de los ahorros de la empresa no logran reducir las pérdidas de upstream de forma significativa. La estructura de costes de Shell es más alta que la de algunos de sus competidores europeos, como es el caso de Total. La estrategia de las petroleras en las actuales condiciones del mercado consiste en cubrir los costes de la inversión con los ingresos de caja, haciendo caso omiso del pago de dividendos. Pero este esfuerzo no siempre cuadra. A veces es una manta corta que si se la tira para cubrir los hombros deja los pies al descubierto. En el caso de Shell hasta ahora los ahorros no permiten que los ingresos corrientes cubran los gastos de inversión lo cual cuestiona el pago de dividendo en el corto plazo si persiste la caída de los precios del crudo. Desde luego esta no es una situación excepcional, hay varias petroleras integradas que cargan con el mismo problema. El drama de un recorte de dividendo es que socava la captación de recursos para la inversión a través del mercado, por lo tanto encarece la obtención de recursos y por tanto aumenta las cargas financieras. No es que Shell no haga esfuerzos. Sus previsiones son recortar la inversión un 20% para fin de año respecto del gasto combinado de BG y Shell en 2014.

Van Beurden expresó el compromiso de su empresa con la reducción del gasto con el objetivo de poner a la empresa en condiciones de obtener mayor beneficio en un escenario de bajos precios del petróleo. La realidad es que el recorte de la inversión este año será de 29.000 millones de dólares lo que equivale a un 38% de la inversión combinada de BG y Shell en 2014. La empresa aprovechó el anuncio de resultados para comunicar que suspendía el proyecto de una terminal de exportación de gas natural licuado con planta propia de licuefacción en lago Charles en Louisiana en una estrategia de comunicación que pretende resaltar el mensaje de los ahorros para preservar el dividendo.

Entretanto, la adquisición de BG sumado a los bajos precios del crudo y el gas han tenido como efecto aumentar la deuda de la empresa y llevar la ratio de deuda sobre capitalización al 28,1% cerca del límite auto impuesto por la empresa de una ratio del 30% para este concepto. El director financiero de la petrolera señaló que podría alcanzarse ese límite este año. La única forma que tiene la empresa de contrarrestar el aumento de la ratio es reduciendo deuda y para lograrlo en el corto plazo la única salida es la venta de activos. El plan de la empresa para este fin prevé la venta de activos por valor de 30.000 millones de dólares concentrados en el sector upstream. Mientras tanto la empresa anunció que el firme compromiso de pagar 47 centavos de dólar por acción se mantiene en el segundo trimestre. La ecuación al respecto dependerá de un lado de los ahorros y del otro del precio del crudo y del gas. Sobre esta última incógnita se ciernen malas expectativas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...