edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
16/09/2010

El Bernabéu sí aplaude a este Madrid

Antonio Cubero
Más que en el reencuentro con la historia de la Liga de Campeones de dos grandes, del Real Madrid y el Ajax, el morbo del partido estaba en ver cómo iba a ser la relación entre la grada y Cristiano Ronaldo tras los silbidos del Bernabéu el pasado sábado ante Osasuna. Esa afición que hizo posible que el Real Madrid pagara al Manchester United por su fichaje 98 millones de euros y a él le embolsara ni más ni menos que 9,5 millones por temporada.

Los únicos que tienen los argumentos en su poder para que el público aplauda o silbe son los jugadores. De ahí que cuando un equipo, como anoche el Real Madrid, remata 35 veces a la portería contraria, mantiene la suya invicta, marca dos goles, juega bien y consigue los tres primeros puntos en la liguilla de la Liga de Campeones, los aficionados no tienen más remedio que aplaudir y rendirse a sus jugadores, incluido el propio Ronaldo, muy fallón toda la noche con 12 ocasiones erradas ante la meta holandesa.

El Madrid jugó su mejor partido con Mourinho. Y no hay que desmerecer en absoluto su victoria aunque no hay más remedio que reconocer que enfrente estaba un Ajax al que sólo le queda el nombre y poco más de aquél que maravilló al mundo en la década de los setenta. El equipo blanco realizó un gran partido y sólo la falta de puntería evitó un resultado de escándalo.
 
Un gol en propia puerta de los holandeses abrió el marcador y el Pipa Higuaín cerró el choque tras un gran pase de quien ya está llamado a ser el nuevo ídolo del madridismo, Özil.

Fue una plácida victoria. Sólo un pequeño susto con un tiro de Emanuelson al larguero del portal de Casillas inquietó el ánimo de un Bernabéu que quiso demostrar a Ronaldo que es el equipo el que tiene que hacer cambiar los pitidos por aplausos poniendo sobre el césped el espíritu que tanto ha engrandecido al Real Madrid a lo largo de su historia.
 
Cristiano volvió a estar nefasto para su nivel de crack. No fue silbado anoche porque el soberano Bernabéu le gradeció su pundonor y su mala suerte. Disparó hasta en 12 ocasiones sobre la meta de Stekelenburg, pero el gol se le volvió a negar. Sus miradas a la grada reflejaban el ansia con la que el crack portugués está deseando marcar un gol con el que silenciar las críticas. Pero lo que está claro es que su exasperación le lleva a perder la noción de equipo. Y esto es lo que el Bernabéu no admite.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...