edición: 2515 , Lunes, 23 julio 2018
19/01/2012

El buen fútbol vuelve a castigar al Madrid de Mourinho

Antonio Cubero
Parecía que Mourinho, por fin, después de nueve clásicos, había encontrado la tecla con la que desactivar al Barcelona cuando Cristiano Ronaldo batió a Pinto en el minuto 11 de juego. Pero bien pronto se pudo comprobar que la tecla era demasiado zafia y ramplona para que el Real Madrid pudiera soportar el resultado favorable durante el resto del partido despreciando la posesión de la pelota, montando un fortín en las proximidades de su área y a la espera de poder sorprender a su adversario con un contragolpe como así sucedió en el gol de Ronaldo. Y con esta guisa de fútbol paupérrimo y mentalidad de ganar por lo civil o por lo criminal, el buen fútbol y el gusto del Barça por el balón volvieron a castigar anoche al equipo madridista con una derrota que escuece y que le deja al borde de la eliminación de la Copa del Rey merced a los goles de Puyol, en el 48 al cabecear un córner, y Abidal, en el 77, en un pase de la ‘marca Messi’.

El Barça volvió a ser superior al Madrid sin necesidad de tener que ser el mejor Barça de veces anteriores. Ni tampoco que Messi se echara el equipo a la espalda como en otras ocasiones para solventar los partidos a favor con sus genialidades. Ni con experimentos en su alineación con los que intentar despistar a Mourinho. Ni de quitarle la titularidad copera a Pinto. Ni entrar en provocaciones barriobajeras de un jugador como Pepe que tanto daño hacen a la buena imagen del Madrid que Florentino Pérez intenta comprar a golpe de talonario y que en una noche cae en la basura por culpa de un futbolista que a ojos de todo el mundo simula una agresión en la cara y da un pisotón en la mano a Messi cuando éste estaba tendido en el césped.

El Barcelona, simplemente, fue el de siempre en su forma y en su fondo. No tiene el mismo ritmo de pasadas ediciones. Pero le tiene tomada la medida al Madrid. Sabe sacarle todo el jugo hasta convertirlo en un equipo menor que sale a no ser goleado.
Después de tantas broncas con sus enemigos periodistas, la tecla de Mourinho consistió en formar un once con seis hombres para contener y tres para contraatacar. Y por si fuera poco el invento ‘anti Barça’, el técnico luso remendó la defensa con Altintop y Carvalho, y subió a un puesto en el  ‘trivote’ a Pepe. Más músculo que cerebro para un Madrid que fue a menos y el Barcelona a más para humillarlo por sexta vez en la era Guardiola donde más daño hace al madridismo: en el santuario del Bernabéu.

Este Madrid le dura al Barcelona lo que Casillas deja de ser ‘san Iker’. Mourinho ha probado varias fórmulas sin encontrar el resultado apetecido en una temporada y media. No sabe qué hacer frente a Guardiola. Se le va la fuerza por la lengua, pierde los nervios, siempre encuentra una coartada para salir siempre vivo del incendio en el que ha metido al Madrid.  Anoche en el Bernabéu ya se empezó a escuchar un ‘run run’ de una afición --¿pseudoafición?—que piensa que la tecla pueda estar en desenmascarar de una vez por todas a José Mourinho. Quizá su solución esté en Inglaterra donde no está el Barcelona.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...