edición: 3100 , Miércoles, 2 diciembre 2020
20/03/2010

El choque Israel-EEUU conmociona el tablero de Oriente Próximo

Pedro González
Este mismo domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se embarca para “el viaje a Washington más crucial de los últimos años”. No es probable que sea recibido por el presidente Barack Obama, aún cuando éste haya cancelado su proyectada gira por Asia para dar el impulso final al proyecto estrella de su mandato, la reforma sanitaria, en la que se juega todo su prestigio. Pero, el primer ministro israelí sí tendrá encuentros, que se presumen tormentosos, con todos los altos cargos de la Administración americana. Las relaciones entre Israel y Estados Unidos pasan por el peor momento en 35 años, debido a la actitud de un Netanyahu dispuesto a tensar la cuerda hasta el límite. Que en plena visita del vicepresidente americano, Joe Biden, a Israel, el Gobierno judío anunciara la construcción de 1.600 viviendas en el barrio de Ramat Shlomo de Jerusalén Oriental, fue considerado como un insulto por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, si bien ésta desmentía a continuación las previsiones de quienes auguraban la práctica ruptura de relaciones, cuando estos nexos son “inquebrantables”.

En todo caso, Netanyahu ha puesto en serios aprietos a Estados Unidos, y quizá la mejor muestra la haya ofrecido el general David Petraeus, quién en su comparecencia ante el Senado manifestaba que “el conflicto [árabe-israelí] fomenta el sentimiento antiamericano, debido a la percepción de favoritismo de Estados Unidos hacia Israel. Además también debilita a los regímenes moderados del mundo árabe”.

Antes de recibirle, Hillary Clinton ha conminado a Netanyahu a que le lleve respuestas claras –y se sobreentiende que positivas- sobre tres temas cruciales: anulación de la anunciada construcción de nuevas viviendas en Ramat Shlomo, qué gestos de aproximación va a realizar con los palestinos, y si tiene ó no disposición a negociar sobre las actuales discrepancias, es decir sobre Jerusalén, colonos, refugiados y fronteras. Aunque Netanyahu la llamó en la madrugada del viernes para rebajar la tensión, la señora Clinton le exige algo más que las fintas y evasivas habituales, ya que su jefe, el presidente Obama, no puede permitirse la enemistad frontal de los llamados árabes moderados.

El Baradei, un candidato inesperado en Egipto

Un par de comparecencias en radio y televisión, unas declaraciones en voz alta sobre las preocupaciones que muchos egipcios expresan en voz baja y, de repente, Mohamed El Baradei se encuentra con que muchos compatriotas le dan ya como seguro candidato –y ganador- en las elecciones presidenciales de septiembre de 2011.

El ex director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), considerado intocable en razón de su antiguo cargo y del Premio Nobel de la Paz obtenido en 2005, ha denunciado la corrupción, la incompetencia y la injusticia social “que paralizan Egipto”, colocándose en la posición del hombre sabio al que acudan todos los descontentos del sistema, y especialmente todos los que denuncian las presuntas intenciones del actual presidente egipcio de querer entronizar una dinastía y que le suceda su propio hijo.

Dibujado por numerosas voces de oposición como el hombre que necesita el país para sustituir a Hosni Mubarak, El Baradei ha señalado que solo concurrirá a las elecciones si “son libres y honestas”. No son calificativos lanzados a vuelapluma porque esa expresión se traduce en que, para asegurar su presencia entonces, sería necesaria una revisión constitucional que implique la supresión de los artículos 76 y 77 de la Constitución actual. Tales artículos estipulan que para ser candidato se requiere no solo pertenecer a un partido político con una antigüedad en su representación parlamentaria superior a cinco años, sino también disponer del respaldo de un mínimo de 250 diputados de la Asamblea del Pueblo, del Consejo Consultivo y de los Consejos Regionales, instituciones todas ellas dominadas de manera aplastante por el Partido Nacional Demócrata (PND) del propio Mubarak.  Todo ello constituye un desafío, puesto que si tal revisión constitucional no se produjera, El Baradei podría argüir que eso sería la demostración palpable de la corrupción del régimen.

Lo que hay detrás de la idea de un Fondo Monetario Europeo

Entre las ideas u ocurrencias más debatidas a lo largo de la semana, la de mayor alcance ha sido la que preconiza la creación de un Fondo Monetario Europeo a semejanza del actual FMI. Precisamente, el director general de éste, el francés Dominique Strauss-Khan, calificaba tal proyecto de “distracción intelectual respecto de los urgentes problemas presupuestarios que debe afrontar Grecia”. En su comparecencia ante los eurodiputados del Parlamento Europeo en Bruselas, Strauss-Khan advertía de que la creación de esa nueva institución implicaría, además, la modificación del Tratado de Lisboa que rige la UE.

Wolfgang Schaüble, ministro de Finanzas alemán, piensa por el contrario que la creación de ese fondo regional serviría no solo para ayudar a países confrontados a las mismas dificultades que Grecia sino que también valdría para endurecer la disciplina presupuestaria de los países miembros. En el fondo, parece subyacer la intención de Berlín de que un país pueda ser excluido de la eurozona si no respeta las reglas. La propia canciller Angela Merkel venía a reconocerlo al declarar el pasado miércoles que “sería el último recurso cuando un país no cumpla las condiciones y no modifica su conducta pese a que se le amonesta una vez, y otra, y otra…” Es un serio aviso a España, por mucho que la vicepresidenta Elena Salgado sacara de inmediato todas las mangueras disponibles para apagar el fuego de tales declaraciones. Un incendio atizado en Washington por un congresista republicano, Mark Steven Kirk, que, ante el subcomité financiero de la Cámara de Representantes, llegó a afirmar que la situación española es “cinco veces peor que Grecia”.

Bin Laden sigue liderando el top ten de los fugitivos

Al cumplirse el primer decenio del siglo XXI, el creador y todavía supuesto máximo líder de Al Qaeda sigue encabezando la lista del FBI de Los diez fugitivos más buscados. Lleva en ella desde 1998, al considerársele entonces el máximo responsable de las bombas contra las embajadas de Estados Unidos en Tanzania y Kenia, que causaron más de 200 muertos. Luego sumaría los atentados del 11-S.

La lista del FBI cumple también sesenta años, puesto que fue inaugurada en 1950 por Edward  Hoover a raíz de un artículo del periodista James Donovan, de la agencia News Services, en el que inquiría sobre los diez fugitivos más peligrosos. Thomas James Holden, un asesino a la vieja usanza, fue el primer número 1. Tras asaltar un tren correo y ser detenido y encarcelado, protagonizó diversas evasiones, en el curso de una de las cuales mató a su esposa y a  dos de sus hermanos.

Desde entonces, por el top ten del FBI han pasado 494 prófugos, de los que 463 fueron localizados, aunque no todos ellos detenidos. Osama Bin Laden, de perfil notablemente diferente al del citado Holden,  no es ni mucho menos el que más ha durado en esa lista. El record corresponde a Donald Eugene Webb, convicto del asesinato en 1981 del jefe de la policía de Saxonburg en Pennsilvania. Permaneció 25 años y 10 meses en el top ten y, aunque sigue siendo un fugitivo de la justicia, ya no cumple los requisitos de peligrosidad máxima.

En cuanto a la evolución en la difusión de la lista, se ha pasado de colgar carteles con las fotos de los fugitivos en todas las comisarías de Estados Unidos, a la globalidad de internet con tres millones de visitas, una página en Facebook, un microblog en Twitter y las aplicaciones para móviles. En cuanto a las recompensas, la horquilla va de los cien mil dólares a los 25 millones que se llevarían quienes apresaran a Bin Laden, a quién por cierto el fiscal general norteamericano no cree que nunca se capture vivo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...