edición: 2739 , Viernes, 14 junio 2019
26/09/2012
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

El comercio extracomunitario mantiene la mejora del saldo comercial

SERVICIO DE ESTUDIOS DE `la CAIXA´*

El buen comportamiento del sector exterior volvió a evitar un mayor desplome de la economía española en el segundo trimestre de 2012. Según estimaciones del Banco de España, la contribución de la demanda externa al crecimiento intertrimestral del producto interior bruto (PIB) fue de 0,8 puntos porcentuales, 6 décimas más que en el trimestre anterior.

Esta mayor aportación se explica por la reducción de las importaciones y la ligera recuperación de las exportaciones.

En este contexto, el déficit comercial acumulado durante los últimos doce meses se redujo, en junio, hasta en el 3,8% del PIB, cerca de 6 puntos porcentuales por debajo del máximo alcanzado en 2008. Destaca la intensa corrección del componente no energético en este periodo que, por primera vez desde 1986, recuperó el terreno positivo y se situó en los 3.321 millones de euros. Las ganancias de competitividad de la economía española y la débil demanda interna son los principales factores que han permitido este ajuste.

En efecto, los distintos indicadores de competitividad han mostrado una clara mejora a lo largo de los últimos años. Así, por ejemplo, los costes laborales unitarios españoles se han reducido un 13,3% más que en el resto de países desarrollados desde 2008. Esta tendencia se ha visto reforzada, más recientemente, por la pérdida de valor del euro frente al resto de divisas internacionales. Ello mantuvo el buen pulso de las exportaciones españolas en junio, que crecieron un 5,1% interanual a pesar de la debilidad de la economía mundial y, más concretamente, de los países de la zona del euro. De hecho, las exportaciones acumuladas durante el primer semestre a los países miembros de la Unión Monetaria, principal destino de los productos españoles, se redujeron un 1,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Un comportamiento que contrasta significativamente con el intenso crecimiento registrado en otras regiones como América Latina, Asia y África, del 15,1%, el 18,1% y el 26,9% respectivamente.

Como muestra el gráfico anterior, aunque el peso del comercio con estas tres regiones es relativamente reducido, su elevada demanda en el primer semestre de 2012 las convirtió en el principal motor de las ventas españolas al exterior. Concretamente, su contribución conjunta alcanzó los 3,5 puntos porcentuales en este periodo. Este crecimiento fue lastrado parcialmente por la aportación negativa de las exportaciones a la zona del euro, de 8 décimas. Un comportamiento que contrasta con el del año pasado, cuando la contribución fue de 5,1 puntos porcentuales.

Por el lado de las importaciones, la debilidad de la demanda interna es el otro factor que favorece la corrección gradual del desequilibrio exterior. Así, en el mes de junio, las importaciones se redujeron por sexto mes consecutivo, con una caída del 1,4% interanual. La fuerte reducción de las importaciones no energéticas, concretamente de automóviles y de bienes de equipo fueron las principales causas.

Esperamos que estos factores de fondo en la corrección del déficit comercial se mantengan a corto y medio plazo. Ello se verá, a su vez, reforzado por nuevos aumentos del superávit de la balanza de servicios cuya cifra, en mayo, repuntó hasta los 36.478 millones de euros. Los positivos datos de turismo publicados recientemente se alinean con esta previsión. En efecto, tras una puntual reducción en abril, el número de turistas extranjeros creció significativamente durante los tres meses siguientes. Concretamente, en julio, el número de visitantes extranjeros aumentó un 4,4% interanual, hasta los 7,7 millones de visitantes, una cifra jamás registrada anteriormente.

Ante esta tesitura, prevemos que el déficit corriente español acelere su senda de corrección el próximo año, hasta situarse en el 0,7% del PIB en 2013. Una cifra que, en caso de alcanzarse, significaría un ajuste del déficit corriente de prácticamente 10 puntos porcentuales desde el máximo registrado en 2008.

Pero esta mejora podría verse debilitada por un deterioro de la balanza de rentas mayor al esperado. En mayo, su déficit acumulado durante los últimos doce meses se situaba en 25.630 millones de euros. A pesar de que ha encadenado tres meses consecutivos a la baja, gracias al descenso del pago de intereses, las tensiones en los mercados de deuda soberana europeos en verano anticipan nuevos deterioros del saldo de rentas.

De hecho, estas turbulencias han modificado sobremanera las fuentes de financiación exterior de la economía española. Como se observa en la cuenta financiera, el recurso al Eurosistema se convirtió en la principal vía de entrada neta de capitales en mayo, con un aumento de 26.759 millones de euros respecto al mes anterior. Ello ha substituido la entrada de capitales a través de otras vías tradicionalmente más importantes, como la inversión en cartera o las inversiones a corto plazo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...