edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
10/06/2009
Financieras y distribuidoras se hacen con los clientes

El comercio ya financia más consumo que la banca

Al Banco de España le preocupa la morosidad del sector, en el 8%
Juan José González

El empeño de las entidades financieras por continuar cerrando o dosificando con cuentagotas el crédito ha obligado a pequeñas empresas y a particulares  a buscarse la vida, o lo que es lo mismo, a buscar la financiación, el dinero. Y aprovechando la coyuntura han vuelto a hacer acto de aparición, con renovada fuerza y entusiasmo, las empresas de servicios financieros, intermediarias de financiación dispuestas a facilitar la compra a plazos de bienes de consumo, una práctica veterana en nuestro sistema financiero, marginal y hasta en desuso en los últimos años. Hasta que llegó la crisis, la necesidad, o lo que es lo mismo, la falta de liquidez, curiosamente, el origen de la crisis.

Resulta que el pequeño grupo de sociedades que integran este sector, una buena parte de ellas sin auditar, viene restando poco a poco a bancos y cajas un creciente número de clientes y, por tanto, de operaciones que tradicionalmente son cubiertas por las entidades bancarias. A la sombra de la necesidad y al mismo tiempo del mayor peso de la compra aplazada de los bienes de consumo entre los consumidores y las empresas -ha pasado en un año del 77% al 85%- las sociedades de financiación han encontrado un hueco de gol para su negocio, las ventas a plazo de larga y honda tradición en la sociedad española. Y hasta tal punto han vuelto por sus fueros, que la participación de bancos y cajas en la financiación aplazada se ha reducido en los últimos meses hasta el 15%. Una variación debida más que a la agresividad –que en buena lógica sería una buena explicación- de estas sociedades financieras, al efecto que la falta de crédito ha producido en los canales tradicionales de financiación.

Pero la realidad se ha encargado de poner el pero a este tipo de financiación y ya comienzan a preocupar algunos indicadores de actividad. En el sector se reciben diariamente las primeras señales de alarma; la morosidad ha emprendido una carrera que no tiene buena cara y que amenaza con quedarse y además echar raíces. Desde el Banco de España ya vigilan más de cerca el crecimiento de la actividad de las financieras porque en el último año la tasa de morosidad ha crecido hasta el 8%, lo que significa que esta muy por encima de la media que registra la banca y, lo que es aún peor, con fuerte tendencia al alza, “por la fuerte correlación que guardan aumento de morosidad con incremento de desempleo”, señala un experto del sector.

El crédito bancario sigue a la baja, según los datos del Banco de España, y en los primeros meses del año ha caído un 30%. Los particulares siguen sin obtener financiación fácil –y en muchos casos sencillamente no la consiguen- en bancos y cajas, lo que propicia la búsqueda de financiación alternativa. Nada –o casi nada- va a impedir que los consumidores repongan equipamientos del hogar –la mitad de las compras- , adquieran automóviles, motos  o una vivienda. Se recurre a las financieras, siempre más flexibles que bancos o cajas, porque dos de cada cuatro compras de están realizando en la actualidad a través de financiación alternativa, y en la adquisición de de automóviles tres de cada cuatro se hacen a través de las financieras de las propias marcas que, en los últimos tiempos se muestran menos rígidas que antaño aunque en la mayoría de los casos la financiación no bancaria se realiza a tipos cada vez más altos y, en otros con alguna condición que tiene por objetivo cubrir futuras situaciones de morosidad para curarse en salud.

Por si no fuera suficiente la actuación de las sociedades de servicios financieros, que ofrecen además, una amplia gama de posibilidades como la reunificación y reestructuración de préstamos, intermediación de préstamos hipotecarios, cambios de casa o de banco, créditos multidivisa… se han venido a unir a la financiación alternativa las distribuidoras comerciales en el punto de venta, prácticamente la misma operativa pero en productos de consumo doméstico, hogar, etc. En este grupo son cada vez más competitivos las agencias de viajes y los grandes almacenes. Iniciativas pioneras en financiación es la ofrecida desde el pasado mes por El Corte Inglés, que comenzó con un número reducido de productos la financiación sin interés a doce meses del cien por cien de los artículos, y que con el tiempo ha ido extendiendo a multitud de productos de consumo. El pago aplazado sin intereses y con los mismos requisitos de información que para conseguir una tarjeta de compra, ha reducido la demanda de crédito al consumo del hogar en un 67%, un porcentaje que hasta noviembre de 2006 lideraban bancos y cajas.

Las entidades bancarias no parece que vayan a plantear a medio plazo una batalla a las financieras de la distribución por recuperar una clientela a la que estiman en lo que vale pero también en lo que pueden pesar sus deudas, impagados, morosos y fallidos. Clientes que hoy por hoy, sin intereses y en cómodos plazos, con mayor rapidez y flexibilidad, se encuentran cómodamente cautivos entre las paredes de las grandes distribuidoras o centros comerciales, un terreno que Santander-Consumer, Finanzia-BBVA o Cetelem quieren comenzar a reconquistar el próximo ejercicio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...