edición: 3102 , Viernes, 4 diciembre 2020
29/10/2010
El reparto de beneficios de los medianos, entre la espada y la pared

El Comité de Basilea trata de limitar el dividendo a la banca mediana

Hacer caja y reservas para asegurar la solvencia, e incluso sacrificar el pago a los accionistas
Banco Internacional de Pagos
Juan José González

Qué lejos parecen los tiempos en que el Banco de España presionaba al sector bancario, a través de mensajes indirectos –medios de comunicación- pero también directamente a presidentes y consejeros delegados, para que no hicieran ostentación de grandes beneficios, rogándoles que, en la medida de lo posible, fueran comedidos “a la baja” antes que “al alza”. Estas expresiones, formuladas por un director general del banco central español a otro colega de uno de los medianos, provocaron que el mediano en cuestión se retratase con el peor beneficio del segmento. Ahora los tiempos están para otro asunto: para la vigilancia del beneficio distribuible, los dividendos. Desde Cibeles se ha transmitido a los medianos la orden procedente del Comité de Basilea, celoso de la salud financiera de este segmento de entidades, al tiempo que ha advertido que sigue de cerca la evolución de las españolas, como consecuencia de los problemas con el sector inmobiliario.

El citado Comité apunta claramente a que los bancos que no tengan colchón suficiente para mantener un fondo de recursos propios superior al exigido por ley, podrán recibir una recomendación del supervisor local –el Banco de España- para que limiten o, en su caso, interrumpan la distribución de dividendos. Una recomendación muy dura de explicar mientras los resultados salgan de color verde.

Los bancos españoles no son precisamente proclives a reducir el pago de dividendos, y la ‘censura’ del Comité sienta mal en cualquiera de los bancos cotizados. La banca española, tradicionalmente prudente en el reparto de beneficios, esta reduciendo el pago de dividendos a pesar de mantenerse en beneficios. Bankinter y Banesto han reducido el primer dividendo a cuenta por acción del presente ejercicio, siguiendo la pauta de la caída del beneficio, Popular lo mantiene (0,075 € por acción) y se prevé que Sabadell -que lo pagará en diciembre- haga lo mismo y repita el 0,07 € por título.

Las advertencias del Comité de Basilea a los bancos internacionales, han causado sus efectos en los cuatro medianos españoles (Popular, Banesto, Sabadell y Bankinter) que ahora contemplan emular la política de abonos de los dos grandes –Santander y BBVA- con la fórmula del scrip dividend como pago de parte del dividendo en ‘especie’, si bien el Popular y Sabadell ya se han adelantado.

La política de contención de pagos a los accionistas para asegurar la solvencia, se encuentra bajo la vigilancia de los supervisores, los cuales vienen censurando desde principios de año los abonos de dividendos, particularmente en las cuatro entidades medianas españolas. Las fuertes provisiones a las que deben hacer frente en los balances en el presente ejercicio, puede obligar a los cuatro bancos del segmento a reducir al mínimo la distribución del beneficio. Pero los medianos, como no puede ser de otra forma, temen los efectos de una medida que difícilmente sería entendida por inversores y accionistas mientras los resultados fueran positivos.

El Comité de Basilea admite que la presión que tendrán que soportar las cuentas de los bancos en general, y medianos y pequeños en particular, será aún mayor en 2011 y 2012, puesto que no cuentan con una diversificación geográfica de su negocio bancario, una baza, la diversificación, que sí tienen los dos grandes, Santander y BBVA. Que una parte del dividendo se realice bajo la forma de scrip dividend no significa un cambio en el pay out del banco, actualmente en el 50% de media en el sector. Los cuatro medianos no parece que se estén planteando precisamente elevar el porcentaje de beneficio destinado a dividendo para mantenerlo. Más bien puede ocurrir todo lo contrario, que el banco se vea obligado a reducir el pay out, situación en la que probablemente tampoco se produciría ningún abono por beneficios.

Ahora, el peligro para seguir pagando el dividendo no se encuentra únicamente en la capacidad de generar beneficios, sino también en la capacidad de mantener los recursos propios en los niveles mínimos que exige Basilea para el futuro inmediato.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...