edición: 2977 , Viernes, 29 mayo 2020
27/12/2011
OBSERVATORIO INMOBILIARIO

El comprador de Unnim asumirá casi un 10% de morosidad sobre activos en riesgo

Entre enero y septiembre, los impagos de promotores inmobiliarios incrementaron un 42% los créditos dudosos, hasta 1.444 millones de euros
Juan Carlos Martínez

Los interesados en quedarse con Unnim –el SIP formado por Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu cuyo control asumió el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) el pasado 1 de octubre tras inyectar 568 millones de euros de capital público– ya cuentan con información suficiente para presentar, antes del próximo 13 de enero, una primera oferta no vinculante que les permita tener acceso a la ‘due dilligence’ con la que analizar más a fondo los números de la entidad antes de tomar la decisión final. Después, los que sigan adelante dispondrán de los últimos siete días hábiles de enero para retirarse de la puja o presentar una oferta vinculante. En el cuaderno remitido por el banco de inversiones japonés Nomura se incluye el estado de cuentas al cierre del tercer trimestre de 2011, en el que se viene a certificar que los promotores y, en menor medida, las familias, acumulan ya 1.444 millones impagados de los 17.314 millones que suma la cartera crediticia con que cuenta la entidad.

Es de prever que esa ratio de morosidad de los activos en riesgo sobre el total del crédito, que se situaba en el 8,34% el pasado 30 de septiembre, roce el 10% al final de año. Para cubrirse ante estos impagos, Unnim cuenta con un fondo de provisión por deterioro de 567 millones de euros (coincidente con el importe de la recapitalización efectuada por el FROB) que, si se consideran las garantías reales hipotecarias, equivale a una cobertura de los deudores en mora del 116%.

Si el 31 de diciembre de 2010, el crédito vivo con finalidad promotora y de construcción se elevaba a 3.527 millones de euros –de los que se calificaban como dudosos 615 millones y 535 como subestándar–, nueve meses después ese crédito ha descendido por debajo de los 3.000 millones pero, sin embargo, los dudosos (con tres o más vencimientos impagados) suman ya más de 1.000 millones y los subestándar han rebasado los 500 millones.

Para cubrir el desfase entre las cantidades prestadas y las tasaciones de las garantías que cubrían estos préstamos, Unnim contaba con un Fondo de Pérdida Esperada que quedó consumido el pasado 30 de junio. Razón por la que los 187 millones de euros de dotaciones adicionales realizadas durante el tercer trimestre, junto a los 77 millones de gastos extraordinarios para el proceso de integración de la fusión de las tres cajas, han llevado a contabilizar 107 millones de pérdidas a 30 de septiembre, cuando tres meses antes las ganancias habían sido de 25,4 millones.

Por lo que a la gestión de activos adjudicados se refiere, los responsables de Unnim, con Antoni Abad a la cabeza, han logrado comercializar (vender o alquilar) 1.430 viviendas en los nueve primeros meses del año, por un importe de 348,2 millones de euros, siendo especialmente intensa la actividad desarrollada durante el tercer trimestre, periodo en el que ha logrado ‘colocar’ casi el 45% del total de inmuebles y el 40% de lo facturado, gracias, en buena medida, a la agresiva campaña promocional apoyada en diversas jornadas de puertas abiertas en varias localidades catalanas.

No obstante, este buen balance comercial y un contenido aumento de nuevas entradas se contrapone con un incremento sustancial de los activos encuadrados como  ‘resto de activos inmobiliarios adjudicados’, aquellos que no proceden de crédito a empresas de construcción y promoción inmobiliaria ni a hogares para adquisición de viviendas, cuyo importe se ha ampliamente triplicado en los nueve primeros meses de 2011.

Para quedarse con Unnim el Banco de España, único accionista a través del FROB, busca una entidad con poca presencia en Cataluña y con la suficiente capacidad financiera para acudir a la subasta y cerrar la posterior integración. Ibercaja encaja en ese perfil y ya ha mostrado públicamente su interés en acudir a la subasta, sobre todo ahora que sí existirá el ansiado Esquema de Protección de Activos (EPA) para cubrir futuras pérdidas tras la venta de los activos inmobiliarios más tóxicos. La operación situaría a la entidad resultante con una cifra de negocios en torno a 70.000 millones de euros. Pero habrá que esperar a ver si algún banco u otras cajas, como Unicaja o Kutxabank, deciden entrar finalmente en la puja con la entidad presidida por Amado Franco.

Una protección de activos mucho menos gravosa que la obtenida por el Sabadell en la reciente compra de la CAM, ya que el peso del ladrillo de la caja alicantina es ocho veces superior al que tiene Unnim, cuyo verdadera debilidad radica en unos márgenes financieros y de negocio muy débiles, certificados por un retroceso interanual del 35,6% hasta el 30 de septiembre en cuanto a los márgenes de intereses se refiere.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...